El Código Petkoff

Teosceláneas: ¿Qué dijo Teodoro el 27-F?

Siempre ha sido traicionado por su propia verborrea:

El 01 de marzo de 1989, aún con la ciudad oliendo a sangre, Teodoro, desde su curul parlamentario, abrió la boca para responder las acusaciones de agitación social que se le endilgaron a los partidos de izquierda: "La única fuerza política que puede desatar esta movilización popular es el Plan Tinoco". Nada dijo el diputado masista sobre la masacre que en las calles aún cobraba víctimas en los sectores populares.

Ignacio Betancourt, secretario privado de CAP, en un testimonio periodístico en febrero de 1999, contó: “El 28 de febrero de 1989 toda la elite del país se reunió en Miraflores y entendió que debía apoyar el sistema. Por eso creo que no cayó el gobierno, en ese momento (...) La poblada aflojó la reticencia de las cúpulas para materializar acuerdos (...) Cuando regresé a Palacio, CAP todavía le estaba contando a un grupo -recuerdo que estaban Teodoro Petkoff, Andrés Velásquez y Vladimir Gessen- cuáles serían las garantías que se suspenderían. Petkoff decía que el MAS "no apoyaría el acuerdo de suspender garantías, si el Gobierno no aplazaba su paquete fondomonetarista". ¡Que ironía!
Italo del Valle Alliegro, Ministro de la Defensa en 1989. Los políticos y no las FAN deben cargar con muertos del 27-F: ``En el Palacio de Miraflores se presenta una discusión muy larga. Si no recuerdo mal, ahí estaban Leandro Mora, Canache Mata, Eduardo Fernández. También hablé con Teodoro Petkoff esa noche. Yo les decía que no bastaba con que las tropas salieran, sino que la medida debía estar acompañada por un decreto de suspensión de garantías y un toque de queda que se prolongara hasta el jueves, como mínimo”. Teodoro calló. Y fue cómplice de la Pena de Muerte decretada esa noche.
El 15 de junio de 1989, salió desde la Plaza Morelos la Marcha de los Pendejos. Gracias a la licencia otorgada por Arturo Uslar Pietri, el vocablo que define a los hombres cobardes y apocados, inspiró una marcha. Los periódicos registraron que en la Plaza El Venezolano los manifestantes se dividieron en tres ramales: unos fueron a Miraflores, otros al Congreso, y el último, encabezado por las figuras más visibles de la organización: Carlos Tablante, Teodoro Petkoff, Pedro León Zapata, entre otros, fue a dar a la Fiscalía General de la República con un pronunciamiento escrito de la "gente honesta del país", dirigido al entonces fiscal Ramón Escovar Salom. La convocatoria no tuvo mayor concurrencia. En realidad, quienes fueron a marchar fueron los “vivos”; a los pendejos los reprimieron y mataron unos meses antes, el 27-F.

Otra omisión de Teo, a cuenta de vidas inocentes. Lo de El Encanto fue una operación que no estuvo enmarcada dentro de lo que conocemos como el código de honor de los revolucionarios; por lo tanto, evidentemente afectó al resto de los movimientos revolucionarios que estaban combatiendo en ese momento. (...) Si tú eres un comandante de una unidad y alguien dentro de esa unidad comete un error, tú no puedes acudir a la policía para decir: ``Este hombre cometió este error'', y eso fue prácticamente lo que hicieron muchos en ese entonces: señalar con el dedo a los responsables de aquella operación. Para eso existen unos códigos, una ética revolucionaria. Nosotros mismos establecimos contacto- y esto podemos revelarlo ahora, pero no podíamos hacerlo en ese instante-, entre otras personas, con Teodoro Petkoff, y le manifestamos nuestro desacuerdo, pero nunca incurrimos en un absurdo como la delación o señalamiento público contra la operación, tampoco contra el movimiento que la llevó a cabo (...) Douglas Bravo, dirigente político Ejercicio de Memoria. Asalto al tren de El Encanto. Castigar, no divulgar. Julio 1997.

``El anuncio hecho por Teodoro Petkoff en materia cambiaria sobre la libre convertibilidad del tipo de cambio indica que el nuevo ministro de Cordiplan ``aprende rápido'' y que deja atrás los disparates cometidos por el ex titular de Hacienda Luis Raúl Matos Azócar, quien hablaba de liberación parcial, manteniendo controles sobre la cuenta de capitales''. La aseveración corresponde a Miguel Rodríguez. Paquético encontró en Teddy al más fiel exponente del continuismo fondomonetarista, origen del 27-F. Marzo, 1997.

Cuando Petkoff fue candidato a alcalde, empeñado en romper todos los récord de pragmatismo, dijo una frase conmovedora: ``No quiero morir sin haber construido siquiera una alcantarilla''. Y ahora podemos decir que Teddy lo logró. Tiene su alcantarilla: Tal Cual.

“Alexis Rosas, presidente de la Comisión de Medios del Congreso, dijo ayer que la situación de Teodoro Petkoff con los periodistas era algo ``insoportable'' y lo acusó de tratar peor a los comunicadores sociales ``de lo que lo hace la Casa Militar''. El diputado de Patria para Todos dio estas declaraciones al término de una interpelación al General de Brigada Henry Lugo Peña, jefe de la Casa Militar, debido a los señalamientos sobre una excesiva actuación de ese cuerpo armado contra los periodistas. El Universal Noviembre de 1997.

El flamante ministro de Cordiplan, a pesar de su supuesto gentilicio zuliano, se incomodo sobre manera con la agrupación Melody Gaita. Aquel diciembre de 1997, la tamborera “Devuélveme mi carrito” fue un éxito en ventas y radiodifusión. El tema hacia mención al episodio del BMW de Sojo. Petkoff entonces se hacía el musiú, y cuando en el gabinete algún jodedor le preguntaba por la cancioncita, él alardeaba de sólo escuchar la 92.9 FM, emisora juvenil del Grupo 1BC, cuyo eslogan en diciembre reza: “Libre de gaitas”.

¿Enlaces matrimoniales? En cuatro oportunidades: Aurora Martínez, Beatriz Rivera, Mariuska Rivas y, actualmente, Neujim Pastori. Una curiosidad: “Teodoro nunca invitaba a nadie a sus matrimonios”. Estricta intimidad que aplica a otra serie de selectos romances, durante su época dorada en el MAS. También trasciende las fronteras internacionales, a través de su relación con Dalita Navarro, esposa del ex presidente Belisario Betancourt, o con una búlgara que le dejó algo más que un simple recuerdo. Como sea, prohíbe cualquier denigración de esta parte del género humano que le ha brindado siete hijos. Pero permite, acepta y aúpa que en su pasquín se burlen de la hija de Chávez.

Envió a su segunda esposa, Mariuska Rivas (madre de Alejandra y Daniel), como agregada cultural de la Embajada de Venezuela en los Estados Unidos. La carrera diplomática de Mariuska se ha mantenido contra viento y marea, incluso, con Chávez en el poder (su último destino: Santiago de Chile).

En junio de 1997, Teddy premió a su adulador number one, Armando León, a quien designó como nuevo viceministro de Cordiplan. León, desde la Dirección Económica del organismo planificador, fue un factor clave en la elaboración de la Agenda Venezuela. Participó en la misión técnica que negoció con el FMl. Hizo una ``buena llave'' con Petkoff a quien hacía las tareas y hasta le buscaba la ropa a la tintorería.
Una vez que logró controlar y doblegar a los “monjes del Banco Central de Venezuela”, Teddy colocó a su hija Raina Petkoff de Valdivieso como jefa de Cultura y Relaciones Interinstitucionales del ente emisor. Raina se mantuvo en el cargo hasta hace un par de años. Salió del BCV con una jugosa jubilación.

No es un secreto, tras su paso por el Directorio del BCV, Teodoro se hizo de un capital político en dicha institución metiendo allí, además de familiares, amigos. Es así como Teodoro maneja desde Tal Cual a una de sus piezas claves, el miembro del Directorio Armando León, eterno aspirante a Ministro de Finanzas, y a quien el diputado Leopoldo Martínez se le habría atravesado en el camino el 11 de Abril durante la Carmonada. Armando se bate como un “león” para sabotear cuanto objetivo se proponga el Gobierno, fungiendo de corresponsal de Tal Cual en el BCV y así le hace el juego a quienes escondidos en el discurso de la “autonomía” (remember Pdvsa?) quieren mantener al Banco Central como un feudo en manos de políticos y banqueros de la IV. Por cierto, Armandito fue su verdugo en Cordiplan para ejecutar la aerolínea bandera de Venezuela. También Juan Carlos Zapata obtiene de León chismes para su Descifrado.

A propósito de la quiebra de Viasa, estocada final que estuvo en sus manos, Teddy le envió una comunicación al juez Carlos Guía Parra, para “explicarle que su hijo, Teodoro Petkoff Martínez, estaba en peligro en caer en la miseria, que tenía problemas económicos serios, entre otras cosas. De hecho, su desamparado y amado hijo fue el único en cobrar el total de las prestaciones sociales y otros pagos correspondientes a su labor como sobre cargo de la aerolínea. Teodorito, como lo llaman los jala bolas del papá, quien para ese entonces contaba con 35 años de edad, recibió su dinerito y con otros churupitos que le facilitó Teddy, inauguró Sabor de la Costa, una lujosa posada situada en la población de Todasana, parroquia Caruao del Municipio Vargas. El deslave le jodió el negocio, sirva de alivio a cerca de 3.000 trabajadores que aún esperan por sus prestaciones para ir de vacaciones y poder alojarse en alguna posada (así sea de tercera).

En septiembre de 1999, Leopoldo Puchi y Felipe Mujica, la plana mayor del MAS, intentaron hipotecar la casa nacional del partido ubicada en la urbanización La Florida, de Caracas, para cancelar varias urgencias (teléfono, agua, aseo), pero se encontraron con que los papeles de propiedad del inmueble estaban a nombre de Teodoro Petkoff. Es decir, los aportes de la militancia socialista formaban parte del patrimonio de Teo.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4973 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Armando Guerra


Visite el perfil de Armando Guerra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /oposicion/a31236.htmlCUS