Allup le metió las cabras dentro el corral a Maduro

El político más poderoso actualmente en Venezuela con prestigio
“descomunal” se llama Henry Ramos Allup, quien sin lanzar ningún
tirito al aire, botó del Parlamento al libertador Simón Bolívar y a
Chávez, no sin antes llamarlos vainas locas y, muerto de risa él mismo
dirigió la ruta que debían seguir y, sin ningún asomo de vergüenza los
lanzó a la calle a ver si el aseo urbano se los llevaba pues, los
espacios de la AN no pueden ser ni bolivariano ni chavista que sin
decreto de guerra a muerte se deshizo de ellos en santa paz no sin
antes expresar: donde estoy yo no están ellos.

Por eso es que algunos dicen que, esperar no desespera y Ramos Allup,
con toda la paciencia del mundo ha comenzado a cobrar por entero lo
que por años había maquinado sin revolución alguna y muy bien sabía
que, algún día las aguas bajarían de su nivel y, lo inesperado
llegaría, porque lo esperado es y, según su álter ego de político
romulero, entregado a las decisiones de la MUD autenticó, la
“condición de imposibilidad” que lo mantiene de boca en boca en
noticia de los medios como un Romeo después de conquistar a su Julieta
parlamentaria.

Que les queda ahora a los otros representantes del pueblo que del lado
de acá actúan como revolucionarios chavistas, aferrarse a las
lamentaciones sin olvidar que alguna vez fueron ellos los que llevaban
el timón del barco legislativo y, posiblemente olvidaron la ruta a
seguir y atragantados de tanto poder no pensaron a futuro y se
aferraron al presente sin pensar que en política todo se vale y, más
cuando los adecos se mantenían vivitos y coleando ensayando con pasos
ágiles de distracción que el quítate tú para ponerme yo siempre es
posible en toda democracia y, más en la democracia venezolana y, que
en como todo juego de ideas se pierde y se gana y, más cuando los
errores son tan seguidos con un presidente bien distraído en mal
perder el tiempo y fajarse en confrontar irrealidades es cuando llegan
los Ramos Allup a meterle las cabras dentro el corral con una mayoría
del pueblo a su favor que todavía espera del presidente Maduro mucho.

Quiérase o no ese fulano que está como presidente de la AN está en el
“deber” de acuerdo a sus políticas de provocación bien trazadas de
antemano actuar, tal cual, lo está haciendo sin importarle las
diferencias que haya entre lo inesperado y lo inesperable y, poner en
ridículo la revolución no es un antojo sino una condición sine qua non
de revolcar tanto al libertador como a Chávez como guías absolutos del
proceso actual venezolano en que el uno se aferró al otro como luz de
su pasión hacia el porvenir de un pueblo que entendiera que el poder
le pertenece como mayoría y, el camino bien trazado a seguir con todas
las dificultades del mundo que nuevamente están al acecho dentro del
“cambio” (que es más de lo mismo) que según la oposición llegó y se
hará por el legislativo.

Decir que Ramos Allup es un “cretino” es despertar la mala intención
de involucrarlo en traspiés de honestidad y, esconder su libertad
autoritaria que lo traducen en odios y rencores de no dejar pasar nada
que esté en la dirección opuesta a su condición de alborotador nada
causal y él no llegó al parlamento a jugar al escondite, sino más
bien, a desmoralizar la paciencia y la astucia de los que basados en
la Constitución quieren asentar la paz en la convivencia de la
justicia social en que pobres ricos, cada uno por su lado deben ser
atendidos por el Estado venezolano, pero más los necesitados que no
gozaban en los gobiernos pasados de ninguna atención social ni de
misiones que atendieran su bienestar social y político.

Lo justo y necesario por lo momentos no es entregarse o, aferrarse a
las vanidades de ser más y mejor venezolano -no señor- ni tampoco dar
lástima cómo si no tuviéramos voz y voto y, si dependemos de 55
diputados en la AN es para que defiendan al país chavista-bolivariano
con el dinamismo de la razón y, de la esperanza trascendente a darle
duro donde les duela a ellos y, afincar nuestro proceso
revolucionario, buscando las soluciones a tanto problema abierto que
nos afecta y, dejar que Ramos Allup se entierre lentamente en su
propio martirio de complicidad con su andanada de desacatos y
tormentos delictuosos que lo bañan y lo configuran como el jalas bolas
que siempre ha sido de las causas injustas en favor de la oligarquía y
de los grandes ladrones y corruptos adecos, luchando por los
milicianos que nunca han tenido ni tendrán.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4474 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /oposicion/a220814.htmlC0NON-VE