"A Nicolás Maduro hay que tumbarlo ya"

Es un titular descarnado, pero es exactamente esa la orden que han dado a las marionetas opositoras de Venezuela desde el norte, organismos internacionales como el FMI y todos los países del mundo interesados en que nuestro país no siga siendo una referencia política y social para el mundo. Todos ellos saben que Maduro es tan peligroso como el mismo Chávez, que su gestión tiene la orientación del socialismo Bolivariano que tanto le carcome la mente a los gringos y que hasta ahora no han podido dar al traste con su desarrollo. Que la visión de país que tiene Nicolás lo llevaría a repetir la presidencia cuantas veces quiera y hasta presentar candidaturas socialistas alternativas como las de Elías Jahua, Jorge Rodríguez y Jorge Arreaza, sin el menor peligro de perder la continuidad revolucionaria.

Por todo eso y más es que la canalla internacional esta cayendo en el desespero de ver como saca de la presidencia a como dé lugar al compañero Maduro. Por supuesto, son extremadamente peligrosos y no repararan en moral o ética alguna para tratar de sacarlo de allí al costo que sea. Saben que el tiempo apremia y que cada día de presidencia del “autobusero” es un espacio más que pierden, que es la hora de sacarlo o todo estará perdido para siempre para el capitalismo y el fascismo en Venezuela.

Saben que sacar a Maduro por cualquiera de sus métodos o vías, generaría un gigantesco desorden social y político en el país, que sería el caldo de cultivo ideal para la intervención de las ratas yanquis en la patria de Bolívar.

El primero que tiene que tener las alertas a su máximo nivel es el propio gobierno. No puede correr el riesgo de dejarse sorprender de ninguna forma o manera. En segundo lugar hay que, a través de hablarle, escribirle y toda forma de comunicación que sea necesaria, hacerle llegar las alertas a todo el pueblo. Y no exagero si digo que deberíamos estar planteándonos hasta la lucha armada desde los barrios. Los pata en el suelo tenemos la mala costumbre de que nos gusta morir por la patria.

Vamos Nicolás, pie firme, mente clara y corazón patriota. Estamos en las horas de las definiciones. Llego el momento de vencer o morir, pero necesario es vencer. No podemos vacilar ante nada. No podemos dejarnos provocar por la escoria política de la Asamblea Nacional, ni por una persona que tiene signos claros de enajenación mental como Caprichito. Todos ellos solo son el caballo de Troya de los verdaderos enemigos del pueblo de Venezuela.

Ya por fin la realidad les enseñara que el Chavismo no se acababa matando a Chávez, ni sacando a Maduro. Que es como decía Ali: Si al pueblo lo pisan por un lado por el otro se levanta. Y pelearemos cuantas veces quieran y en cualquier escenario. Estamos resueltos a seguir teniendo Patria. VIVA CHAVEZ, VIVA MADURO, VIVA VENEZUELA.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 12456 veces.