Laureano Márquez y Emilio Lovera se la comieron…

El comiquita de Laureano se ha cansado de escribir artículos, guiones, y actuar en monólogos teatrales donde se burla constantemente de nuestros libertadores, hasta el punto de convertirlos en lo peor, y el retrógrado de Lovera por su parte ha grabado innumerables discos donde destroza moralmente al libertador Simón Bolívar, tanto el como sus colegas Laureano, y el Conde, se han escudado en un supuesto humor para disociar a la colectividad, hasta el punto que renieguen de nuestros libertadores.

Se debe reconocer que estos degenerados han logrado su trabajo, o sea, han venido deformando a la sociedad con su incultura, y su irrespeto por nuestros símbolos y nuestros héroes.

¿Será que a esto se le puede llamar libertad? ¿Será que esto es cultura? ¿Será que esto es jocosidad latina? ¡Por favor! Esto es una ofensa constante a nuestros valores, ideales, principios, se nos ha tratado de hacer olvidar que somos un pueblo de libertadores donde la moral y la ética fueron y deben ser las bases fundamentales de nuestro destino y porvenir.

El trabajo de estos operadores del imperio ha sido excelentísimo, que hoy se nos ha formado para reírnos del dolor y el sufrimiento del hermano, del vecino, del camarada. Esto no es picardía caribeña, esto es sencillamente una conducta aprendida que se resume en la frase “sálvese quien pueda”

En días pasados caminaba por la popular redoma de Petare y me quedé sorprendido, al acercarme a un puesto de ventas de CD. Se encontraba sonando un disco del enfermo de Emilio, donde degradaba como se le daba la gana a Simón Bolívar y alrededor un grupo grande de transeúntes que se detenía a escuchar y a reír ovacionando las estupideces que decía este apátrida en su grabación.

Ahora bien. ¿Cómo se puede entender que suceda esto en esta zona, con la anuencia de todos? Es sencillito: estos vendedores, sin darse cuenta, están siendo utilizados por intereses foráneos para hacer que esas personas irrespeten nuestra historia.

Pero ayer fue lo peor. Abordé el metro en la estación de Capitolio y al sentarme, noté que venían, seis jóvenes. Ninguno llegaba a los 18 años. Bueno. En todo el trayecto gritaban a viva voz todo tipo de improperios contra Chávez y Maduro. Pero lo que me pareció mas importante, fue que la mayoría de las burlas que estos muchachos vociferaban, eran prácticamente textuales de las grabaciones de estos comiquitas, lo que significa que realmente esta clase de humor negro sí ha penetrado en la población, pero peor, con el agravante de que los más contaminados han sido los jóvenes y adolecentes.

Todo el trayecto fue un discurso interminable de burlas a Chávez, Maduro, Evo Morales y Bolívar. Cualquiera podría pensar que estos jóvenes estaban siendo pagados para desarrollar este show. Sin embargo seria importante analizar, ¿a quién estaban imitando? ¿Al conde y a Emilio? Esto nos indica que su incultura ha calado en esa población.

Mi mayor asombro fue que se quedaron en la estación de Petare. ¿Cómo se puede entender esto? Petare es una zona donde habita gran parte de la población que ha sido históricamente excluida y explotada y extrañamente muchos de sus jóvenes piensan así. Es sencillo. El humor negro, la música derrapada y los largo metrajes provenientes de Colombia y USA han sido los educadores de nuestros niños.

Si el Estado limita su acción al desarrollo de actividades culturales, será imposible revertir todo el daño que estos monstruos han hecho. Estos elementos tienen el control de la plataforma del cine, la televisión, la radio. Aceptémoslo. Se debe frenar la venta de este material, tanto de audio como audiovisuales.

Abogo por la elaboración urgente de una ley o resolución donde se regule el expendio de todas estas publicaciones que incitan al irrespeto, al embarazo precoz, la prostitución y la pérdida de nuestro espíritu patriota. Señores ¡Estamos en emergencia! ¡Están dañando a nuestros jóvenes

No olvidemos lo que decía el Comandante: seamos radicales. ¿Qué nos importa lo que digan los gringos? que si el Conde del Guácharo, Emilio Lovera o Laureano Márquez se quedan sin poder pagar todos los lujos que poseen, gracias al daño causado en nuestra sociedad? Pues que se vayan a Miami. Allá tienen quien se ría de sus estúpidas morisquetas.

¡Camaradas! Reconozcamos que estos enfermos se la han comido y han cumplido su misión: son unas lacras. Pero bien. ¿Será que dejaremos que sigan envenenando al pueblo argumentando que son cultores, o artistas? Pues no. Estos nefastos deben ser neutralizados. Y que comprendan de una vez que ya no somos los mismos ignorantes que nos reíamos de nuestra propia realidad.

Tomamos la decisión de ser libre y eso se respeta. Así que se olviden que volverán a tener el control de nuestro país. Más nunca volverán.

Que viva Chávez, Carajo. Maduro Presidente.

Hasta la Victoria siempre. Viviremos y Venceremos.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7458 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a163345.htmlCUS