El orgasmo le llegó a la UCV

Quien se iba a imaginar que parte de la comunidad universitaria de la UCV iba a tener una experiencia única este jueves 11 de abril, días previos a las elecciones presidenciales y último día de la campaña electoral, cuando la actriz Norkys Batista presentara la obra titulada “Orgasmos” en el espacio estelar para la “cultura”, el Aula Magna, otrora testigo de grandes eventos culturales y políticos.

La decadencia en la UCV había tentado mostrarse todos estos años de revolución pero este día se decidió a revelarse por completo y se quitó el ropaje… para deleite de algunos y tristeza para muchos.

Los gozosos asistentes, la mayoría del sector opositor de la Caracas, disfrutaron de una obra que estimuló muchas de sus fantasías. Una de ellas, la del triunfo de su galán principal, su candidato, el caprichito, para ese domingo 14 de abril, en las primeras elecciones presidenciales que no iba a estar presente el odiado Chávez. Ahora si estaban seguros del triunfo, no estaría compitiendo con ese personaje que nunca pudieron ganarle. El elegido, el autobusero aquél, no era contrincante para su gallo. Pensaban que esta vez Chávez se había equivocado en su escogencia, y toda esa chusma iba a estar jodida para lo que le venía encima.

Mientras estaban sentados en las butacas “académicas”, su fantasía estaba desarrollándose mientras la voz sensual de la actriz estaba describiendo aquellos momentos previos al orgasmo, aquel punto del no retorno. Sus pensamientos placenteros hacían que el disfrute de las mieles del poder y de su centro, la silla de Miraflores, después de 14 años de ausencia y 11 de la estampida que tuvieron que dar aquel 11 de abril, fuese casi una realidad. Sentían que podían tocar de nuevo las numerosas puertas de Miraflores y sus ministerios, las cuales abiertas, iban a establecer los “negocios” para el “progreso” del país y por supuesto, de sus bolsillos. Ni el viagra había logrado tanto efectos como esa noche… ¡qué maravilla!.

¡Qué momentos señores!, valió la pena estar en este cierre de campaña en el Aula Magna, original, inédito. Por supuesto, esto fue idea de la talentosa, de la “magnifica” Rectora Cecilia al ocurrírsele esta idea tan buena. El público se levantó en aplausos cuando hizo acto de presencia al auditorio la magnífica. Allí tuvo su primero orgasmo mental en un momento delirante, con esta obra de alto nivel cultural, dónde las artes se expresaron en su mayor esplendor. Hubo instantes que la académica pensó que se la comió, este logro la iba a catapultar a un cargo ministerial en el gobierno de su candidato justiciero. Ni a Teodoro pues, se le ocurrió.

Muchos salieron en vilo, cuando terminó la obra con un grito de placer de la artista. Había llegado, llegado al final de su obra. Los satisfechos universitarios caminando entre los pasillos de la UCV, volando entre las nubes, recordando un placer similar vivido eras atrás, cuando tuvieron su primer orgasmo entre sus manos juveniles. Ya preparados para recibir la noticia de su vida aquel 14 de abril…de la ¡conquista de Miraflores!

Pero como todo acto autocomplaciente, como todo acto fantasioso, la realidad se apareció y borró todo vestigio de esa noche sensual y deliciosa del Aula Magna. Llegó ese 14 de abril y cuando oyeron los resultados del CNE al hora nona, sus ojos se abrieron con mayor amplitud que los de su candidato perdedor. Algunos tuvieron hiperventilación, y no precisamente, por otros momentos de clímax que les hizo vivir la amada Norkys.

El anuncio oficial y la celebración en el balcón del pueblo, fueron los detonantes para que estos universitarios mandaran a la mierda a todos sus dirigentes, incluyendo a su magnífica. Todas sus fantasías hechas añicos, al barranco. Se dieron cuenta que lo que vivieron durante toda esta campaña electoral no fue un orgasmo múltiple sino un patético acto de eyaculación precoz…

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3083 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a163274.htmlCUS