Trincheras de Ideas

De la corrupción de Primero (In) Justicia a la campaña anticubana (I)

Hay una indiscutible guerra sucia que la organización fascista y ultra derechista Primero (In) Justicia le ha desatado al gobierno bolivariano y en particular al presidente Hugo Chávez. A veces es una guerra de baja intensidad, otras de abierto enfrentamiento como ahora. Pero ese grupo ultra derechista, xenófobo cuando le conviene a los intereses del gobierno norteamericano, de allí su extremista y miserable campaña contra Cuba, de hacer ver que la hermana Isla antillana “oprime” a Venezuela llegando a la ridiculez de afirmar que es una nación “colonialista”. Ni los muchachos bobolongos, monguitos que estaban “encadenados” frente a la sede de la OEA en el Este de la ciudad, los mismos que cumplieron la orden de cometer el exabrupto de quemar la bandera de Cuba, gravísimo error político que seguramente pagarán con la cárcel porque esto es un delito que tipifica nuestra ley. Después se fueron de picnic en los alrededores de la Embajada Cubana a agredir ancianos y quitarle los marcapasos para que mueran. Bueno esas marionetas –que de política no saben ni papa–tampoco creen ese bodrio de que Cuba es colonialista. Por supuesto dentro de esa estrategia de propaganda negra contra Cuba está la mano del mercenario J. J. Rendón, su sello se ve claro.

Los laboratorios de guerra pútrida de PJ no han escatimado en lanzar sucesivas matrices de opinión contra la Revolución Cubana, su líder fundamental, el comandante Fidel Castro y el presidente Raúl Castro. La presencia necesaria de nuestro presidente en la perla antillana reponiéndose aceleradamente de sus graves males, es el pretexto para levantar las banderas anticomunistas propias de la guerra fría que desde 1946 impulsó en el mundo entero cada uno de los gobiernos norteamericanos en su afán por controlar el mundo.

¿Qué buscan los imperialistas yanquis y su cipayos, los fascistas del grupúsculo de Radonski, Borges, Briquet, Mardoc y la pléyade de corrompidos in justicieros levantando las banderas del anti comunismo, el anti cubanismo y anti bolivarianismo?

Es evidente que esa política va dirigida a una enormemente alicaída, decepcionada y desmoralizada clase media que odia a Chávez y a la Revolución Bolivariana pero que ya no cree en ese estafador liderazgo. Eso explica la presencia de los gafitos que se “encadenan” ante las oficinas de la OEA o frente a la Embajada de Cuba, y cuando les dan la orden, sin pensarlo, sin razonarlo, se lanzar, como loros, a repetir barbaridades contra Cuba y sus líderes, y llegan a la barbaridad de quemar la sagrada bandera de una nación soberana sin medir las consecuencias de ese vil acto de barbarie política y sus protestar frente a la Embajada. Por otro lado busca fortalecer el proyecto subversivo, golpista que desde el pasado año está montado y en marcha. Como no pueden calentar la calle porque su “masa” no les responde, hay que inventar algo y piensan que el anti comunismo y el anti cubanismo –adobado con la excrecencia xenófoba, anti cubana del pillo conspirador de Capriles Radonski– les calza perfecto como anillo a sus regordetes dedos. A eso se suma la nueva bandera de señalar como un “paquetazo” a la devaluación del bolívar. Si algún sector no tiene moral para decir semejante barbaridad es la ultra derecha oposicionista que ensangrentó a Venezuela con un paquetazo neoliberal que produjo más de 5 mil venezolanos asesinados por el gobierno de CAP, el Ejército, la Disip y la PM.

Por supuesto los choros fascistas cuentan con los no menos viles medios de (in) comunicación privados, canales como Globoterror, Televén, el Nazional y otras cloacas que se dicen periódicos como El Nuevo País, El Universal, Tal Cual, etc. Piensan que eso les servirá para su estrategia. Incluso durante el debate en el parlamento, el rábula de Julio Borges –sobre quién cayeron, para refrescar, viejos señalamientos de corrupción, dixi cheques de Pdvsa– andaba –dentro de la gravedad de la tensa sesión– se la pasó sacando un cartelito atacando a Cuba. ¿No es Borges el jefe de los in justicieros, no debía más bien estar atento a las gravísimas acusaciones de corrupción que contra dos altos dirigentes de su partido se estaban haciendo? Parecía un muñeco de cuerda rodando de aquí para allá, a veces soplaba algo en aquel concierto opositor que estaba mandando mensajes de texto, echando chistes, dándole la espalda a los oradores. ¿Por qué no defendió a sus compañeros? Atrás, en un rincón, con cara de bobo, el diputado muerto, execrado, Caldera, asombrado veía morir políticamente –como lo está él– a sus dos colegas ahogados por aquel chaparrón de denuncias y el jefe del partido ni se inmutaba ni defendía, en ese espacio fundamental, a sus socios de lides, lo suyo era decir, o mostrar, que Cuba es una nación colonialista o que “Venezuela no es Cuba”, ¡que descubrimiento!

Pero en aquella sesión del 6 de febrero sin dudas marcó un hito en la política, un partido –más bien una franquicia mercantil– que nació de un hecho de corrupción –dinero sustraído de Pdvsa– y así ha continuado todos estos años, una verdadera espiral de corrupción, entreguismo, mercenarismo, sectarismo, anti patria y anti pueblo. Todo el apoyo del imperio es en este momento para Primero (In) Justicia, ese grupo fascista es su vanguardia contra la Revolución Venezolana, en él tiene cifradas todas sus esperanzas conspiradoras y subversivas.
Para entender nuestros señalamientos baste ver la historia de PJ estos 14 años de revolución, la conducta mendaz, vil, canallesca de sus líderes, aquellos jóvenes que como Radonski y López se estrenaron en sectas satánicas y se entrenaron en el culto a la violencia, baste ver sus primeros pininos en la Asamblea Nacional que nació después de aprobada la Constitución Bolivariana –contra la que ellos votaron NO y trataron de execrar, incluso la eliminaron el 12 de abril de 2002 junto al pillastre de Carmona Estanga y los generales mafiosos–. ¿Qué barbaridades no cometieron en la AN que hasta la irrespetaron llevando una manada de cochinos y el brujo Circe Borges creyó que los animalitos eran los antiguos copeyanos que Chávez les había echado una maldición –remember la Odisea– y que al soltarlos en aquel recinto, después de ensuciarlo con sus deposiciones y miedo, volverían nuevamente a su forma humana. Claro, la superchería, la brujería, el satanismo y el peor pensamiento hitleriano fue la opima donde bebieron los herederos de la oligarquía en función política, en un partido que más se parecía al originario Copei de los 40, donde los militantes del Dr. Caldera no dudaron en darle una paliza a Leoncio Martínez LEO por hacerle una tímidas críticas humoristas al hombre que durante su primer gobierno desapareció Noel Rodríguez, brutalmente asesinado por los sicarios de la DIM. También hay una remembranza al Copei de Luis Herrera y el asesinato de los guerrilleros inermes en Cantaura.

([email protected]) (Con Chávez, la revolución bolivariana y socialista, todo) (Libertad para los 5 héroes cubanos presos injustamente en la cárceles norteamericanas).

Esta nota ha sido leída aproximadamente 820 veces.