El odio

Con motivo de la enfermedad del presidente Chávez, se ha desatado en el país, todo tipo de especulaciones, comentarios, chismes rumores y vaticinios. Tanto de Chavistas como de opositores.

Es notable, a la vez que preocupante, la vulgar, abierta y despiadada manera en que desde el lado opositor, se desea la muerte al presidente y se celebra su enfermedad.

En el ámbito del twiter, se pueden leer toda clase de maldiciones, deseos de muerte, comentarios sobre funerales y reproches sobre si se ha hecho mal o muy mal gobierno.

En las emisoras de radio, no se habla de otra cosa, pero el tono que dan los entrevistados en los medios opositores, es por demás, aparte de lamentable, muy cargado de odio.

¿Por qué tanto odio? ¿De donde viene?

Analizando objetivamente la dinámica actual de esta Venezuela bolivariana y socialista, y haciendo comparaciones con la Venezuela atrasada, desigual austera y pesimista del pasado, la Venezuela de la cuarta pues, llego a la conclusión, algunos dirán que descubrí el agua tibia, de que la razón de ser de todo ese odio y desaprobación, mana desde los medios de comunicación de oposición.

Así de sencillo, así de claro. Es mas que evidente que Hugo Chávez, desde su muy recordado “Por Ahora”, no ha hecho otra cosa que aplanar desigualdades, pisar callos, destetar sanguijuelas y poner fin a muchísimas conchupancias, selló los desagües por donde se derramaba la riquezas del país y un sin fin de cosas mas, pero, lo mas notable, lo mas importante y se puede decir que lo mas loable, fue que despertó al pueblo y con el, despertó la conciencia.

Es eso, solo eso, lo que no le perdona la oligarquía venezolana a Hugo Chávez. Esa oligarquia dueña de muchos y poderosos “medios de comunicación” con los cuales ha venido inoculando el odio en una parte de la población venezolana, a través de la manipulación, la mentira, la calumnia, el engaño y otros viles y rastreros artificios.

Al enseñarle al pueblo, que es el dueño del poder, que es quien debe ejercerlo, al mostrarle al soberano, que tiene herramientas poderosísimas como la participación y las leyes constituyentes, Hugo Chávez le abrió los ojos al pueblo venezolano y le dio a entender, que el pueblo, el soberano, es el dueño de su destino y modelador de su propio porvenir, con lo cual, el mismo, se hace inmune al atraso, a las desigualdades, a la pobreza, y a todos los males que hoy aquejan a los pueblos oprimidos por el capitalismo.

Algo está mas que claro, de continuar con su línea editorial y con la creación de matrices de opinión, los medios de oposición lograran la meta que se trazaron desde un principio, que no es otra que la derrota de la revolución, por la vía de la derrota mental de todos los venezolanos, primero en el ámbito de las ideas, ya que un sector ha sido inoculado con la idea de que socialismo es atraso, dictadura y tiranía, y luego en el campo de los hechos con la colocación sistemática de elementos de oposición en posiciones claves en instituciones del estado, algo que viene ocurriendo desde el mismo comienzo de la revolución. Ejemplos hay muchos y citaré solo algunos como el Banco de Venezuela, Mobilnet, Corpoelec entre otros, donde personas abiertamente opositoras, ocupan cargos de gerencia, dirección y jefaturas, lo cual, quien lo puede negar, es aprovechado para, disimuladamente, y como quien no quiere la cosa, se retrasa una firmita por aquí, se aplaza la aplicación de una política socialista por allá, o se engaveta un proyectito mas acá, con la consecuente molestia de un conglomerado y el daño subsiguiente a la revolución. ¡A alguien le suena familiar?

Por estas breves razones y por las muchísimas más que aun existen, es necesario tomar acciones contundentes, decisivas, trascendentes que despejen el horizonte y contribuyan con la salud mental de TODOS los venezolanos, y esas acciones, deben pasar por la no renovación de concesión a Globovision, próxima a caducar, y la revisión de licencias y concesiones de otras medios cuya línea y contenidos son exclusivamente destinadas a ejercer oposición y a crear matrices de opinión.

Pienso que por la salud mental de todos y en previsión de hechos de violencia que se puedan desatar por la tensión y rabia generados por estos “medios” en un reducido sector de la población, y la saturación y previsible agotamiento de la paciencia y la tolerancia del resto de la población, esas empresas de comunicación deben ser puestas fuera de la denominación de “medios de comunicación” y proceder en consecuencia según su nivel de culpabilidad en lo que a todas luces son violaciones a las leyes de la republica. De lo contrario, todas las mentiras que a diario desde ellas se emiten, se convertirán en grandes verdades.


[email protected]

@cabezaroja2310

Esta nota ha sido leída aproximadamente 820 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a158410.htmlCUS