Abordo Política Adentro 115

Inquisidores de oposición

Para Elías Pino Iturrieta, el chavismo tiene sitiada a la oposición en un abyecto templete. La oposición sostiene que somos los chavistas los que tenemos que abrir los ojos, porque nuestros líderes y gobernantes están como la canción de Alí Primera, de no dejarnos engañar porque, cuando nos hablan de progreso, nos quedamos flacos y ellos aumentan de peso. La realidad es otra, son ellos los opositores que están flacos de poder político, pero gordos de poder económico, y saben por qué, porque nuestra revolución los beneficia más a ellos a que los propios chavistas.

Cualquier camaleón u opositor, arma un muñeco (fundación, asociación, consejo, comuna, etc.) y con proyectos en manos el gobierno como loco le baja recursos, los cuales nunca llegan a cumplirse los objetivos en las comunidades, por lo general arrancan y se paralizan supuestamente por falta de recursos. Cuando todo el mundo sabe, que no lo cumplen intencionalmente, porque se reparten el 40% a la comisión entre los corruptos del gobierno, otro 40% para los dueños del muñeco montado y sólo un 20% llega a la comunidad. Ah con precios exagerados para justificar el 80% de los recursos desviados.

Este señor Elías Pino, publicó un artículo en el Diario El Universal, titulado: El regreso de la Inquisición” (De tus manos brota lluvia de vida, se lee aludiendo a las gracias dispuestas por el Presidente Chávez), en su introducción textualmente reza: “Mucho se ha hablado del chavismo como religión, como culto puesto al servicio de un individuo a quien se atribuyen milagros que no podemos realizar los mortales comunes y corrientes, pero no se ha insistido en cómo esa novísima fe, en lugar de funcionar con la liberalidad de los tiempos modernos y de buscar la forma de congeniar con la razón que se ha señalado como motor de la historia desde los tiempos de la Ilustración, resucita formas cruentas de imposición que remontan a la época del Santo Oficio. No tiene otro camino la flamante basílica, pues solo una credulidad sin límites es capaz de caer en las redes de un rito sin deidad ni doctrina consistentes; pero de la dificultad que tiene de imponerse a través de una evangelización apacible, de un sermón que respete a quienes nos negamos a visitar las naves de su templo, está provocando una segregación susceptible de llegar hasta la atrocidad…”

O sea que excelsa la divinidad terrenal de nuestro Presidente Chávez, cuando nosotros los chavistas, sabemos que es un ser humano común y corriente, que su único propósito político es la entrega con toda sus fuerzas, con todo su corazón con todo su espíritu a la segunda causa independentista para que gocemos de esa preciosa libertad patria, que no seamos diplomáticamente colonizamos nunca más por potencia extranjera alguna. Verdaderamente Chávez los tiene loco, no hay ningún líder opositor que apruebe el certificado de salud mental.

En otro párrafo señala el sr. Elías lo siguiente: (sic) “…Se sabe cómo funcionó el Santo Oficio de la Inquisición en los tiempos del absolutismo, o desde el Medioevo hasta principios del siglo XIX. Fue una maquinaria para el resguardo de la ortodoxia católica, a través de la cual se buscó el castigo de las ovejas descarriadas que se alejaban de la confesión verdadera por incitación de Satanás. Bastaba una simple sospecha, o una denuncia sin fundamento que se hacía en sigilo y de manera irresponsable, o el cultivo de una amistad con gente extraña, o una comida exótica en el menú familiar, o apenas una frase mal usada en el ámbito privado, para que cualquier persona bautizada recibiese la visita de un comisario que lo conduciría a inenarrables penalidades por el simple hecho de ser o parecer distinto, apenas por salirse del carril, aunque el desvío se hubiera realizado sin ostentación y sin faltar a las leyes civiles…”

Saquen ustedes sus propias conclusiones, ahora nosotros los chavistas somos inquisidores de los opositores. Hasta donde hemos llegado. Pronto saldrán diciendo que Chávez es un Hitler pacífico, que tiene hacer la raza perfecta con la sociedad perfecta. Bueno cada loco con su tema. Lo que sí es cierto, que ya los líderes opositores no nos engañan más, el pueblo tiene abierto los ojos, y si vamos a nuevas elecciones presidenciales, que por cierto, el pueblo así lo quiere, para que nuestro máximo líder nacional Hugo Chávez, pase a la retaguardia, descanse, guarde reposo, se convierta en un consejero, como lo es Fidel para Raul. Hasta la próxima entrega.

[email protected]









Esta nota ha sido leída aproximadamente 719 veces.