Los deavaríos de la oposición

En medio de su impenitente desvarío amplios sectores de la oposición siguen empeñados en transitar el camino antidemocrático. Desarrollan estrategias diferentes y coinciden en reservarse el atajo anti-democrático como alternativa final. Se trata de un juego perverso que unifica a los enemigos de la Patria.

Hoy dicen defender una Constitución Nacional que negaron y violentaron desde un principio. Durante las elecciones presidenciales del 07 de octubre de 2012, desesperados por buscar votos, se auto-proclamaron como representantes de la centro-izquierda en Venezuela. En las elecciones regionales se guiaron por los preceptos neoliberales de una desgastada descentralización matizada con la oferta de privatizaciones regionales y se desbordan en nostalgia pública por la hegemónica presencia del gobierno norteamericano.

Con la desafortunada circunstancia que priva sobre la salud del Presiente Hugo Chávez, salieron a flote las pasiones más perversas del ser humano. La oposición ha demostrado una falta de escrúpulos verdaderamente extraordinaria y en medio del forcejeo por sus intereses particulares todos los grupos opositores añoran (y hasta celebran) la muerte del Comandante Chávez.

Efectivamente, nuestra misérrima oposición ha demostrado que pervive en ese caldo de cultivo, o “chivera política” llamado MUD, donde se han desterrado los principios, las ideas, los valores sociales, el respeto a la condición humana, la solidaridad humana y la decencia para sustituirla por los rumores como orientación política (el runrún pernicioso de Nelson Bocaranda), el improperio, la anécdota, el lucro fácil y la pelea por alcanzar la bendición del gobierno norteamericano.

Ante la circunstancia que vive el país, podemos afirmar que esta oposición inhumana, mentirosa, incoherente y antidemocrática disfruta en medio de sus desvaríos porque todos los grupos que la conforman tienen plena coincidencia en el objetivo de destruir la Revolución Bolivariana para frenar el Proceso de Cambios y Transformación Social como transición hacía una sociedad socialista. Coinciden en su propósito de restaurar el viejo y agotado modelo “puntofijista” que se traduce en exclusión social, derroche de los recursos petroleros, represión, partidismo exacerbado, degradación social, violencia estructural, negación de la participación ciudadana en los asuntos públicos y entrega de los activos de la nación al capital transnacional.

Cuando se advierte y se constata esta desproporcionada verdad que muestra la escena política nacional protagonizada por bufones de la mentira y la persistencia antidemocrática se demuestra que la oposición está sumergida en un atraso histórico con el manifiesto estancamiento y anacronismo de esa vieja estirpe partidista que se quedó rezagada en el pasado convertida en chatarra política. Se reafirma que esta oposición no cree en la Patria porque no cree en su gente.

Estamos seguros que el desvarío de la oposición va a continuar porque ante dos contundentes derrotas electorales se esfuerzan en jugar a la desestabilización del país y disfrutan anunciando por las redes y los medios de comunicación social la pretendida muerte del Comandante Chávez. Fracasaron en su intento por dividir el chavismo y terminaron peleando porque unos apoyaban a Nicolás Maduro y otros a Diosdado Cabello como resultado de una estrategia tan básica que se agotó rápidamente.

Lo que nunca han logrado entender todos los grupos de la oposición es que el chavismo va mas allá de escenario político para convertirse en una inmensa e indestructible fuerza social impregnada de conciencia política y dispuesta a defender su derechos a participar activamente como protagonista de una Patria Nueva.

Jamás entenderán que, ocurra lo que ocurra, la vida personal y política de Hugo Chávez está estrechamente vinculada a los hechos históricos de América Latina de tal manera que resulta imposible arrancarlo de ella y no pretendo ser desproporcionado, no ocupar el lugar de alabarderos de oficio que andan tratando de aprovechar los vericuetos de la oportunidad.

Ni el uso indiscriminado de las redes sociales y los medios de comunicación, ni la desmesurada acción de una oposición que deambula en sus desvaríos ideológicos podrán frenar este proceso de cambios y transformación social porque la Revolución Bolivariana adquirió una dimensión irreversible…

[email protected]
[email protected]
Twitter: @dariomorandy

Esta nota ha sido leída aproximadamente 782 veces.