Columna Cayendo y Corriendo

¿Por qué le llegó la "hora loca" a la oposición?

Porque fueron a la Asamblea Nacional, y se salieron cuando pensaban que el vicepresidente Nicolas Maduro iba a usurpar el puesto de Chávez, dando el discurso de la Memoria y Cuenta. Pero después que ya se habían salido, resulta que Maduro no iba a dar ningún discurso, sino sólo un punto de información para anunciar que Elías Jaua sería el nuevo Canciller de la República.

Porque cuando Jaua fue nombrado Canciller, armaron un alboroto, diciendo que el vicepresidente Maduro no podía nombrar a Jaua en su nuevo cargo, pues eso sólo lo podía hacer el presidente de la República. Resulta que, al otro día, salió la Gaceta Oficial en la cual aparecía, deslumbrante, la ya célebre rabo e' cochino de Hugo Chávez, firmando el nombramiento.

Porque una vez que salió publicada la, tan esperada Gaceta, dijeron que eso no lo había firmado Chávez. Y exigieron que el Presidente diera una "fe de vida" pues ésa, si acaso, era una firma electrónica. Una vez que se les explicó que, incluso siendo una firma electrónica, tenía completa validez jurídica, pues dijeron que irían a la OEA.

Porque hicieron la campaña del siglo, anunciando que la OEA los recibiría y les daría la razón internacionalmente. Malas noticias. Insulza aclaró que ya había recibido a Aveledo en Chile, y no tenía más nada que hablar con él. Inmediatamente acusaron a la OEA de ser comandada por Fidel y estar al servicio del comunismo venezolano.

Porque, a través de los Estados Unidos, mandaron al Embajador panameño en la mismísima OEA, Guillermo Cochez, a arremeter duramente contra Chávez y Venezuela. Toda la oposición salió entonces en bloque a canonizar dicho embajador y enjuiciar mediáticamente a Roy Chaderton. Pero, sorpresa: pocas horas después, el presidente panameño Martinelli, llamaba al gobierno venezolano para pedirle disculpas y botar inmediatamente al embajador.

Porque, en fin, no le quedaba a la oposición otra solución que tomar las calles: la fecha ideal para ellos sería el 23 de enero. Pero no contaron con que durante esa misma fecha, el chavismo también manifestaria públicamente. Entonces, viendo una vez más cómo les crecían los enanos de su circo mediático, arrugaron y ya no marcharían, sino que se "concentrarían" en el "este del este", por miedo a las hordas.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3195 veces.