La cerviz gacha de Capriles

En la mayoría de las especies, los machos con pretensiones de líderes, cuando son derrotados, reconocen ese resultado inclinando la cerviz; es una pose de indiscutible sumisión ante quien, siendo el más fuerte, se ha ganado el derecho de conducir al grupo. Y ello tiene una razón de ser: preservar la especie, garantizar que los descendientes adquieran tal carácter genético. Ese gen casi perdido en los humanos se manifestó en Capriles con una elocuencia casi dramática y lastimera, ante la presencia del líder Nicolás Maduro durante la reunión del Consejo Federal de Gobierno; su gen recesivo le hizo inclinar su cerviz, aunque él pretendió hacer creer en un desaire al Vicepresidente.

Otra forma de reconocimiento de debilidad frente el líder dominante es la huida. Y eso fue lo que hizo el sector más fascista de la ultraderecha en la Asamblea Nacional durante la sesión ordinaria del 15 de enero y, de nuevo, frente al líder Nicolás Maduro ¡No se cansan de cometer errores! Con rostros iracundos, impotentes, pétreos; pasos temblorosos y andar zigzagueante emprendieron, sin ninguna vergüenza ante sus propios electores y el país que los veía, una huida parecida a la del 12 y 13 de abril de 2002. Frente a mí pasaron bufando el engendro entre la Bella y la Bestia ¿Quién será?, los voceros de FEDECAMARAS, millonarios vividores de la renta petrolera y hasta advenedizos que nada tienen y nada que buscar en ese grupo. Otros se quedaron; unos porque consideran que no deben abandonar el espacio natural brindado por la democracia bolivariana, otros, como el caso de Primero Justicia, para inútil, torpe y fallidamente sabotear la sesión mediante burdo show. En algún momento pensé que alguno iba a tener las esféricas bien puestas para subir y expresar su arrechera. No señor, poca valentía para eso, no tenían conejillo de india que lo hiciera.

Ambos momentos, aunado a la suspensión de la reunión de Insulza (OEA) con la MUD en Washington, me atrevo a predecirlo, es la derrota anticipada de la movilización que están convocando para el 23 de enero; otra torpeza más porque permitirá evidenciar la escuálida fuerza que tienen frente a la hermosísima movilización que haremos las fuerzas trabajadoras y revolucionarias de la Patria. Esa misma debilidad los hace peligrosos; su desespero lo encarnan Leopoldo López y el engendro entre la Bella y la Bestia. Andan desesperados buscando uno o varios muertos porque no saben cómo rendir cuentas a sus financistas mayameros, exvenezolanos y excubanos de más baja calaña, no encuentran la justificación para promover la intervención de sus amos, quienes por cierto, ya asoman la necesidad de diálogo con el gobierno venezolano. ¡Fascistas: Están quedando solos!

Así como en otros momentos extraordinarios ocurridos en los últimos 14 años, este tipo de circunstancia viene fortaleciendo la conciencia y claridad del pueblo sobre el camino que nos indicó el Líder Bolivariano y Latinoamericano Hugo Chávez: la construcción de las bases espirituales y materiales para la edificación de la sociedad socialista. Uno siente esa convicción cuando roza los cuerpos de pueblo en las movilizaciones, cuando vibramos al compás de las unísonas y armoniosas consignas “El pueblo unido jamás será vencido”, “Alerta, alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina”. Cuidado fascistas, oigan al pueblo.

*Diputado AN/PSUV Portuguesa

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1137 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a157668.htmlCUS