El hipócrita y torpe liderazgo de la MUD

Tenemos, sin duda alguna un liderazgo opositor que impresiona por su tenacidad de ir siempre y sin pausa alguna contra la corriente, pero que no logra avanzar hacia su objetivo de acabar con el chavismo ni un milímetro. Pero lo más grave que se advierte en ello es que por momentos pareciera que una luz roja se les enciende para decirles que por allí no van las cosas, que deben modificar, por lo tanto, esa estrategia y deciden, en consecuencia, adoptar tibias posturas intentando reexaminarla, pero que va, ni un ápice avanzan con otra visión, vuelven de nuevo a retomarla y en cada nueva oportunidad que reinician el mismo rumbo, observamos que le incorporan un mayor empeño en proseguirlo, sin cambio alguno…

Hay que recordar esos muchos momentos vividos en estos últimos 14 años, al menos los de mayor trascendencia para que veamos que lo que hoy están tratando de hacer para desestabilizar es toda una tremenda loquera y más allá de eso una repudiable conducta ciudadana.

Los partidos tradicionales y pequeñas organizaciones de la más rancia derecha se opusieron de modo feroz al planteamiento que Chávez ofreció en su campaña de 1998 de refundar la República sobre la base de convocar al pueblo a un proceso constituyente y fue así, para no entrar en los detalles que mostraron a una oposición vuelta un ocho ante esa convocatoria, como se dice en criollo, que no encontraba cómo enfrentar ese planteamiento del Comandante que había calado ya en la población mayoritaria y sin mayores reflexiones y dando volteretas buscando alguna fórmula para enfrentarse a esa proposición del militar rebelde, terminó, en extraño consenso, apoyando como su candidato contendor a Salas Roomer, echando a un lado y de modo -inclusive- bochornoso, las precandidaturas, en una primera fase, la del caudillo adeco de Monagas, Alfaro Ucero y, luego, la de la bella Irene Saez.

Llegó diciembre de 1998 y ganó Chávez la presidencia con el 56,20% de los votos, frente a 39,97% que obtuvo Henrique Salas Römer (3.673.685 votos contra 2.613.161). Primera derrota.

De inmediato se llamó a constituyente, son elegidos por votación popular los integrantes de la Asamblea Constituyente y seis meses después, en diciembre de 1999, es aprobada la Carta Magna con el 71,78% de los votos contra el 28,22% que se opuso. Si revisamos la prensa de la época, veremos que ese mismo liderazgo que adversó a Chávez en 1998 llevó a cabo, en perfecta sintonía con los grandes medios de comunicación del país, quienes al parecer eran quienes les dictaban las pautas, una monumental campaña para que el pueblo votara por el NO en ese referéndum aprobatorio constitucional. Segunda derrota.

Llegamos a finales del año 2001, protestas de todo calibre contra el gobierno de parte de los sectores políticos que habían sido responsables directos de la tragedia que le significó al país 40 años del Pacto de Punto Fijo (1959/98), en cuya larga etapa la entrega del país a los intereses transnacionales de los Estados Unidos fue total, así como su soberanía dejada en las manos del State Departament, los partidos Ad, Copey y adláteres, las federaciones de comerciantes e industriales, el alto Clero de la Iglesia Católica y un ciento de organizaciones de la llamada “sociedad civil”, integrada, en su mayoría, por una clase media que había saboreado y sido cómplice instrumental de la burocracia que permitió que perdiéramos nuestra soberanía y que nos robaran nuestras riquezas, mientras la pobreza estructural sobre pasaba el 60% y la extrema era superior al 25%, inició una bárbara y incansable guerra mediática para desestabilizar y buscar por esa vía la caída del gobierno.

Y es así como iniciado el mes de abril/02, se arrecia la arremetida y aparecen los diablos por todos los rincones de la patria. Huelgas aquí y más allá, hasta que finalmente, convencidos sus promotores y dirigentes que había llegado la hora cero, marchan a Miraflores a dar la última batalla, como lo tituló el diario El Nacional en su edición especial del día 11 de abril. Franco tiradores montados en edificios cercanos al Palacio de Miraflores disparan a diestra y siniestra y son asesinados con tiros en la cabeza numerosas personas de ambos lados, chavistas y opositores. Es bueno recordarlo que para ese momento la dirigencia opositora en su totalidad se había retirado, una parte a su guaridas y los más encumbrados de ella a las plantas televisoras esperando el desenlace….

Un ciento de altos mandos militares hacen preso al Presidente Chávez en el propio Miraflores. Lo secuestran y luego de un ruleteo por Fuerte Tiuna y la Base Naval de Mamo, finalmente lo retienen para fusilarlo en la isla de la Orchila.

Acá en Caracas, mientras tanto, los medios de comunicación solamente se dedicaron a transmitir comiquitas mientras los conjurados en alianza estrecha con el liderazgo de la vieja República, adecos, copeyanos, dirigentes de partidos como Primero Justicia y otros grupos apuntalados en ONGs financiadas desde el exterior, optan por designar como nuevo presidente provisional de la República, alegando la renuncia de Chávez que para ese entonces permanecía secuestrado en la referida isla, a Pedro Carmona Estanga, quien para ese momento detentaba la presidencia de Fedecámaras.

Carmona Estanga el día 12 de abril/02 asume la presidencia y se auto juramenta él mismo, colocando su mano, no sabemos sobre qué libro, quizás era una recopilación empastada de gacetas oficiales, le anuncia al país (cito): “Yo, Pedro Carmona Estanga, en mi condición de Presidente de la República de Venezuela, juro ante Dios Topoderoso, ante la patria y ante todos los venezolanos reestablecer la efectiva vigencia de la Constitución de la República de Venezuela de 1999 como norma fundamental de nuestro ordenamiento jurídico y restituir el Estado de Derecho, la gobernabilidad y la garantía del ejercicio de las libertades ciudadanas, así como al respecto a la vida, la justicia, la igualdad, la solidaridad y la responsabilidad social.”

Terminada la muy corta juramentación, de inmediato Carmona le ordena a su nuevo Procurador, el Dr. Daniel Romero, leer el Acta de constitución del Gobierno de Transición Democrática y Unidad Nacional que nos es otra cosa que un asqueroso mamotreto que dejó sin efecto la Constitución Bolivariana de 1999, dado que le otorgó a él la facultad de dictar los actos de efectos generales que sean necesarios para la consolidación del nuevo gobierno, de suspender de sus cargos, como efecto lo dispuso en ese mismo acto, a los diputados titulares y suplentes a la Asamblea Nacional, al igual que lo hizo con respecto de los titulares de los demás poderes del Estado, es decir las máximas autoridades del Tribunal Supremo de Justicia, del Poder Moral, integrado por el Fiscal General, el Contralor General y el Defensor del Pueblo, así como los del Consejo Supremo Electoral.

Al pie de página indico la página en la web donde aparece el Decreto referido y el Acta de Juramentación para quien quiera leerlos y así refrescar la memoria (2).

El resto de la historia hasta llegar a nuestros días es larga y no creo que haga falta recordarla. Solamente que esa derrota de abril/02 no la asimiló la oposición y de nuevo retoma equivalente estrategia a finales del mismo año por vía de llamar a una huelga general indefinida, que trae como consecuencias mayores la paralización casi de manera íntegra de la industria petrolera, lo cual le generó al país pérdidas mil millonarias, así como tragedias inenarrables de todo calibre, hasta que una vez más repite su rotundo fracaso ante un pueblo resteado con su revolución y el gobierno de nuevo, con una paciencia increíble de parte de su jefe mayor, Chávez, restablece la autoridad y la paz. El país prosigue su marcha y desde entonces se han realizado 12 elecciones, de las cuales once, las ha ganado por amplia ventaja el chavismo.

Hoy, conocido como fue el dictamen del Tribunal Supremo de Justicia (3), mediante el cual deja aclarada la situación de la juramentación del presidente Chávez, debido a su enfermedad y a su proceso de restablecimiento, en cumplimiento de sus competencias constitucionales, reaparece esa misma oposición que se opuso en 1998 no sólo a que el país se refundara a través de que el pueblo se diera una nueva Constitución, sino que lideró una feroz y brutal campaña para que la misma no la aprobara el pueblo en el referéndum de diciembre de 1999 y que, además, durante el golpe de Estado de abril/02, la dictadura que instauró por 48 horas bajo la conducción de Carmona Estanga la abolió, como ya lo dijimos, de un sólo plumazo, venga ahora a intentar de nuevo a amenazarnos con incendiar el país bajo el alegato de que la sentencia de su más alto tribunal de justicia ha roto el hilo constitucional.

¡Tanta hipocresía y tanta falsedad ha llegado ya a extremos inadmisibles…!

Es que ni su potencial aliado, la OEA le ha hecho el menor caso. Leamos a su Secretario General Insulza (3)

Qué Dios perdone a esos señores líderes opositores y ojalá tengan la capacidad de reflexionar y de rectificar si es que de nuevo se les enciende la luz roja para decirles que no sigan actuando con tanta torpeza, pues ya el pueblo no está dispuesto a calárselos y por los vientos que soplan, ni muchas de las personas que hasta la fecha los ha venido siguiendo, creyendo que algo tenían en el cerebro…

Hacer clic o copiar y pegar en un buscador:
(1) Pedro Carmona Estanga, Acta de constitución del Gobierno de ...

(2) Juramentación del Presidente reelecto puede ser efectuada en una oportunidad posterior al 10 de enero de 2013 ante el TSJ
(3) La OEA "respeta" la situación en Venezuela y no tiene peticiones ...


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1226 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a157450.htmlCUS