Chávez ya trascendió la muerte: Son millones

Ya no le rendimos honores a Colón

Bien lo expresó Chávez en alguna oportunidad: “Ya no le rendimos honores a Colón”. Y no es simple retórica. El empuje de la revolución Bolivariana ha abierto el sentido común y el camino transformador hacia la constitución de una conciencia ciudadana, anticolonialista. Ya Chávez trascendió la muerte. Sus acciones abrieron una rendija en medio de un mundo desvalijado por el capitalismo, que marca un derrotero revolucionario, que pese a sus naturales debilidades, es irreversible.

Raya en la ignorancia y en un desmedido afán de poder la miserable insistencia de quienes le desean la muerte a Chávez y continúan presionando para que se produzca una situación de desestabilización en el país. Un hombre como él, ya no morirá. Trascendió brechas generacionales, cruzó caminos insondables, atravesó el umbral de lo imposible en un planeta desigual, colonizado, dominado en su gran mayoría por la mano imperialista. Por eso es que la oposición carroñera de este país no volverá: Por bestia.

El respaldo mundial ha sido sustantivo; la posición bolivariana de las Fuerzas Armadas del país, contundente; el dictamen de las instancias y poderes públicos, (a los que corresponde dirimir el caso de Chávez por vía legal) absolutamente claro y definitivo. Y el respaldo fundamental que es el del pueblo, ha sido más que reiterativo y firme. Les guste o no, opositores, que han procurado artimañas para aprovechar esta coyuntura política, simplemente olvídenlo: “Uh, ah, Chávez no se va”. Si bien el Presidente es un mortal, no está previsto que se vaya en lo inmediato, ni por esa vía.

Una vez oí a un diputado Psuvista relatar que su hijo pequeño, en aquel entonces de unos 6 años, le preguntó: Papá, ¿qué es un revolucionario? Él le replicó: ¿Qué crees tu qué es? Su respuesta fue magistral: “Chávez y sus amigos” (refiriéndose a Evo, Correa, Kirchner, entre otros).

Una se pregunta ¿Cómo un niño de tan corta edad razona de modo impresionante ante un concepto tan profundo, mientras tanta gente adulta es incapaz de hacerlo? Ya varios especialistas de diferentes materias lo han venido explicando; pero más allá de las patologías, está el tema moral.

Si una gran mayoría de la población se define como católica y cristiana, ¿Dónde están expresados los fundamentos básicos de la iglesia primitiva, comunitaria, comunal, doliente de los que sufren, promovida por el mismo Jesucristo? En esta hora aciaga para Chávez, en reiteradas oportunidades, muchos ’fariseos’ han dicho y escrito monstruosas frases, llenas de irrespeto, de odio y de crueldad.

¿Qué propósito tiene seguir propiciando el odio y el terror en la gente, por parte de algunos opositores, medios y representantes eclesiásticos? Es imprudente jugar con el sentimiento de las mayorías.

Después de estos 14 años de resistir los embates más profundos, sobrevenidos de una patria moribunda que se levantó y hoy luce robustecida, Chávez no morirá jamás, así les arda el resto de la vida a enemigos y adversarios. Pase lo que pase, ya esta patria no le rinde “honores a Colón”. Y pase lo que pase, Chávez no es él solo. Chávez es un pueblo, pero además: Es Evo, Correa, Cristina, Fidel…en fin, es que él ya no es él: son millones.

[email protected]

*Periodista

Esta nota ha sido leída aproximadamente 839 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a157399.htmlCUS