Al Comandante Chávez por ahora

¿Quién es el depositario del Poder en el Chavismo?

Los líderes más parlanchines de la oposición política venezolana han entrado nuevamente en pánico extremo, andan locos, dando bandazos con una torpeza magistral. Han sido incapaces de comprender en catorce años, de dónde viene el poder en el chavismo. Con una mentalidad cada vez más tosca andan inventándose una pugna entre Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, entre militares y civiles, entre pro cubanos y anti fidelistas. Se han enredado a tal extremo en sus propias invenciones que en la confusión contradictoria resultan, como en las reyertas de borrachos, dándose pescozadas entre ellos mismos.

Lo más resaltante del absurdo es el artificio de la pugna por el poder que ellos mismos padecen en su seno. Son impotentes para entender que existen valores superiores a la simple ocupación de posiciones. Se han inventado facciones de derecha y de izquierda dentro del chavismo y creen que con eso basta para echar a pelear a dos líderes formados en la lucha por el ideal de una nueva concepción política. Esta interpretación obtusa, desnuda la pobreza que los anima y deja ver las entretelas de su miseria y mezquindad. En su afán por simular ser eficientes estrategas ante el patrón del norte que les inspira, les financia y les reclama resultados, pretenden con pujo débil dividir las fuerzas del PSUV mediante tretas ingenuas, para ver si alguien muerde el anzuelo tal y como reza el catecismo manido de adecos y copeyanos.

Otra de las inspiraciones dignas de mejor destino es el supuesto enfrentamiento entre civiles y militares dentro del chavismo o de un espantajo llamado “partido militar”, además de escarbar con la pezuña la existencia de una facción de militares disidentes. Estos desesperos febriles, convulsos, van dejándolos sudorosos, exhaustos, deshilachados, con apenas escasas fuerzas inservibles para mantener la mesa de dos patas que a pocas vueltas quedará con una sola y remendada.

La ausencia temporal del Presidente Chávez les ocasiona esta comezón que los carcome colocándolos al borde de la loquera haciéndolos ver más torpes de lo que son. Chávez los tiene locos definitivamente. El irrespeto vulgar a la condición humana de la persona enferma ha hecho ver de qué materiales desechables están hechos, sin darse cuenta de que cada torpeza en este aspecto los hunde más en la miseria. No entienden que la condición humana no se manipula y quien ose transgredir esta norma de ética elemental, paga muy caro por inmoral. Tanto desacierto los ha vuelto más miopes, casi ciegos, para ver y entender de dónde proviene el poder hegemónico del chavismo.

La Historia de los pueblos en lucha genera en medio del fragor, el conductor, el líder que va adelante señalando el camino del combate. El Comandante Chávez ha auscultado los sentimientos de su pueblo, ha interpretado sus angustias, ha traducido sus desvelos para convertir todo eso en organización hegemónica del pueblo soberano. No conocen en la oposición estos idiomas o se hacen los musiúes como si no fuera con ellos. En los medios de incomunicación nacionales y extranjeros se mencionan toda clase de disparates pero ni por equivocación reconocen que es con el pueblo con quien tienen que consultar.

El Chavismo concentra en síntesis de siglos de luchas, sufrimientos y frustraciones la fuerza insuperable del pueblo organizado. Ese es el origen, fuente y principio del movimiento liderado, canalizado por Hugo Chávez y un grupo de civiles y militares. Es el pueblo el detentador del poder soberano. La campaña tenaz para integrar las diferentes formas de organización social ha ido integrando el núcleo de la fuerza vigorosa del chavismo. El crecimiento continuado de los niveles de conciencia política ha ido perfeccionando las organizaciones y la calidad de la lucha en un movimiento dialéctico que se alimenta a sí mismo. Es una necedad pretender localizar en tal o cual factor circunstancial la fuente del poder político del chavismo. La Fuerza Armada Nacional es el pueblo en armas.

El Comandante Chávez, con claridad meridiana ha sabido conducir las necesidades históricas del pueblo y este ha aprobado no solo su gestión, su programa, sino su sensibilidad social y su espíritu de entrega a la causa popular. Este es el detalle que vuelve loca a la oposición y que los hace buscar en baratijas lo que es demasiado trascendente para la historia de la patria. Es la lucha de clases en transición hacia un modelo diferente, es la hegemonía de los explotados hacia el socialismo y esto los espanta en grado superlativo porque esa sí es la esencia del poder. ¿Podrán las mañas de la oposición desviar el camino trazado? Es imposible pensar siquiera que el pueblo pueda traicionar al líder porque sería traicionarse a sí mismo. Los opositores oportunistas seguirán manoseando su miseria, su quimera. Dan lástima.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 716 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a157132.htmlCUS