Electoral y políticamente Capriles se estancó

El ex candidato presidencial de la Mesa de la Unidad (MUD) Henrique Capriles Radonski electoralmente encontró un “techo” que desde 2008 no llega a los 600 mil votos y que hace presumir un futuro no muy prometedor en política.

Aún cuando, ciertamente, ganó las elecciones en Miranda y repite como gobernador, los numeritos indican que “la joya de la corona” como ahora la derecha califica a la región, poco a poco evoluciona hacia un socialismo inminente.

En las elecciones regionales de 2008, Capriles obtuvo 583.795 votos (53,11%), contra 506.753 (46,10%) de Diosdado Cabello.

En esta oportunidad, el también ex presidente de la Cámara de Diputados en 1999, fue electo gobernador con 582.305 votos (51,94%), es decir, 1.490 votos menos que en 2008.

Desde esta perspectiva la oferta socialista representada en Elías Jaua, no puede considerarse “perdedora”, pues registró una votación de 534.937 sufragios (47,71%), es decir, un incremento de 28.184 votos con relación a 2008. Jaua, quien por primera vez participa en el juego electoral, le llegó cerca a su contendor, pese a que éste acumula casi un año de campaña electoral.

Según los resultados del Consejo Nacional Electoral, el Psuv se impuso como primera fuerza política en Miranda, con 463.588, registrando un leve incremento de casi 10 mil votos, por encima de Primero de Justicia que se alza con el segundo lugar tras obtener 283.964 sufragios.

AD y Copei, palo abajo en su rodada, decrecieron el primero en más de 10 mil votos y el segundo en más de 25 mil, probablemente capitalizados por el partido de Leopoldo López, Voluntad Popular, que recogió una cosecha de 78.848 votos, superando a Un Nuevo Tiempo, organización que este año perdió la “C” de “Contigo”, acuñada por el ex gobernador de Zulia y ex candidato presidencial, Manuel Rosales, hoy prófugo de la justicia venezolana.

Además, el Consejo Legislativo de Miranda ahora es dominado por el chavismo, con ocho de los 15 diputados (siete nominales y uno por lista). No fue entonces una victoria perfecta para la oposición.

De modo que Capriles Radonski y el pueblo opositor mirandino deben estar sacando estas mismas cuentas, pensando con temor en las elecciones de alcaldes y concejales.

Sin duda el golpe de suerte fue la abstención pese a que el CNE estableció la participación en 58,36%. El ente electoral esperaba 1.993.236 electores y fueron escrutados 1.157.845. El día de las elecciones parecía que la maquinaria opositora no funcionaría, pero en la tarde se activó con creces en un estado donde sus habitantes conocen bien el valor utilitario del voto. La oposición dura sumó más.

Podemos decir que el chavismo “rompió el celofán” en Miranda y estos resultados demuestran que si se profundiza el trabajo político, es probable que al cierre del ciclo comicial de alcaldes y concejales, Capriles quede flotando solitario sobre un mar mayoritariamente socialista.

[email protected]

@luisanaC16

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1019 veces.