Aunque Ud. si lo crea

Si existe la Suapara en el Orinoco

Es una especie de pez  sincuoniforme, o sea que cada cinco día en la semana utiliza un uniforme distinto y habita, según Manuel Rosales,  Ricardo Sánchez, Yongo y Allup , todos PhD  (peligro humano decadente) en las márgenes del Orinoco  aguas abajo, Orinoco río hermoso, Venezuela en ti palpita, como un órgano vital, eh;  los otros  2 días de la semana se viste de chocolate marino y se va por ahí en busca de peces pargos que son sus predilectos para su voraz apetito. En el Orinoco se dan unos peces que se parecen mucho a los pargos y por eso la gente los llama así, por si acaso.

La Suapara no tiene mucha carne y menos espinas. Es decir según  aduce el científico Yongo Dólares, se jacta de ser flaquita porque los gordos no van pal baile. Posee una boca puyua y unos ojos igualitos, es decir puyuos. Es un pez nocturno porque según el paleontólogo Ricardo Sánchez, sale de noche en busca de la aventura, porque en la noche es que goza brincando con su locura, Sapuara, Sapuara, sapu .

La Suapara es de carne blanda, la poca que tiene. Los pecéologos   Blyde y López tuvieron la delicadeza de hacer varios experimentos con ella. Para eso capturaron un ejemplar y se lo llevaron a su letrina, perdón, a su oficina para masajearla, son expertos en eso desde que se conocieron en el Country Club, perdón, analizarla. Después de "projundos análisis" llegaron a la conclusión de que ésta especie no fue creación de la naturaleza para este río; no, fue echada en el Orinoco por  Noé porque olía tan mal que la sacó del arca cuando estuvo por aquí recogiendo especies para que sobrevivieran al apocalipsis ordenado por quien escribió el célebre libro.

Pero creó un hábitat en ese lugar y se multiplicó. Los mismos genios, Gerardo y Leo, explicaron que ésta se multiplicó porque canta y se acompaña y se comporta de una manera rochelera cuando no la están viendo los otros peces.

La Suapara no posee aletas dorsales, ni cola. Se mueve impulsada por una visera que,  tiene enroscada en la cabeza que gira y gira y la mueve por el agua. Es de carácter, opina Yongo, solitaria, porque "siempre está sola" de día, pero de noche se suelta la viscera de la cabeza y se lanza por todo el fondo y el trasfondo del río a buscar amigos y amigas.

La Suapara es una de las especies a la cual los peceólogos ( vocablo del libro personal  de R. Sánchez) Ravell y Ledezma alegan que los tiene locos; no encuentran como descifrarla. Según ellos la Suapara es inquieta, mueve la boca repetidamente, pero aunque ellos son expertos en vocablos pezcíferos, (palabra del filólogo M. Rosales) no han podido descifrar que es lo que dice porque la misma es incoherente.

Una tarde en su oficina cuando la estudiaba, el Científico Allup dijo que la Suapara más bien se parece a la espoleta que un día unos bolcheviques hicieron explotar cerca de su casa, pero les salió el tiro por la culata porque él se aprovechó de esta circunstancia y compuso una canción con la cual se ganó un "grami" en los Ángeles, pero no por la canción, sino porque al cantarla sus dientes postizos se les movían como tirita de aire acondicionado, clak, clak, clak

Pero es cierto; existe la Suapara.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1768 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Ángel V. Rivas


Visite el perfil de Angel V Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /oposicion/a154604.htmlCUS