Rupturas y secuencias

La estrategia opositora y la necesidad del avance revolucionario

A los factores de la oposición en Venezuela no les queda más alternativa que continuar con su vieja estrategia de azuzar el miedo entre la población, descalificando de antemano la creación de las comunas como instancias de participación popular y dando por descontada la eliminación inmediata de gobernaciones y alcaldías.

Esto último -sin duda- con la finalidad de conseguir que los mismos seguidores del Presidente Chávez con aspiraciones candidaturales, manipulando su evidente inconsistencia ideológica, hagan algo parecido a lo ocurrido cuando éste planteara hace unos años atrás la reforma constitucional.

De esta forma, se muestra una vez más cómo los grupos opositores a la alternativa revolucionaria bolivariana no perciben las nuevas realidades que vive el país, producto del descontento acumulado durante cuatro décadas consecutivas ante el conjunto de situaciones de corrupción, de ineficiencia, de represión sistemática y de impunidad que caracterizó escandalosamente al régimen puntofijista, siendo éste finalmente deslegitimado por el pueblo al acrecentar los altos índices de abstención registrados en cada elección celebrada.

Han “olvidado” que las mismas no son otra cosa que la posibilidad real de ser el pueblo el artífice de su propio destino a través del ejercicio constante de la democracia participativa, organizándose para ello en consejos comunales y comunas a fin de ejercer directamente el poder, algo que evidentemente no podría lograrse de no producirse un cambio estructural del Estado vigente.

Tal posición de la oposición comprueba que sus intereses son completamente contrarios al interés general de los venezolanos, realzando situaciones del pasado -como la descentralización- que poco o nada tuvieron en cuenta las aspiraciones colectivas de vivir en una sociedad verdaderamente democrática, igualitaria y soberana.

Sin embargo, aún se podría extraer algo positivo de este tipo de ataques opositores, impulsando a los revolucionarios a redoblar esfuerzos, tanto en el aspecto organizativo como en el formativo, tendentes a concretar los lineamientos básicos del proceso revolucionario bolivariano, de manera que haya una transformación positiva del país, con un poder popular protagónico y participativo capaz de asumir las funciones administrativas de un autogobierno, en correspondencia con lo que es (y debe ser) el socialismo revolucionario. En tal sentido, quienes se manifiestan a favor de este proceso de cambios tienen que hacer de los consejos de trabajadores, de los consejos educativos, de los consejos comunales y de las comunas instrumentos revolucionarios para producir la mayor suma de condiciones políticas, económicas, sociales y culturales que tengan por objeto el ejercicio pleno de la soberanía popular.

Por ello, resultan oportunos el debate y los aportes que se puedan hacer a las propuestas de gobierno presentadas por el Presidente Chávez durante la campaña electoral recién finalizada, considerando que las mismas ayudarían a elevar la práctica de la participación entre las bases del chavismo, además de hacerles comprender la necesidad de deslastrarse de aquellos elementos burocrático-representativos tradicionalmente aceptados y naturalizados que tanto alaba la oposición y que en la actualidad ya no tendrían razón de ser al hablarse de socialismo, calidad revolucionaria, protagonismo popular y democracia participativa.-

Maestro ambulante

¡¡¡Rebelde y Revolucionario itinerante!!!
¡¡¡Hasta la Victoria siempre!!!
¡¡¡Luchar hasta vencer!!!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1240 veces.