¡Eh Capriles: un aguinaldito por favor!

Este año que va a finalizar pronto nos va a dejar pelando económicamente, no hay plata ni nada que dar y, el desastre es tal que no hay santo que no esté involucrado de tanto ruego milagroso y, hasta san Benito que comparte el pan con los zulianos y, quien más ayudó a Manuel Rosales como gobernador y, después a Pablo Pérez, no nos quiere meter su mano amiga acá en Miranda.

Es decir, no tenemos dinero para pagar los aguinaldos de los trabajadores de la gobernación de Miranda, por lo que en el mes de diciembre, la navidad y fin de año, será rojo-rojito, en que no comerán hallacas ni pan de jamón ni pernil de cochino y, los carajitos y carajitas como descendientes directos de aquéllos, tampoco tendrán juguetes, si acaso una cainamita y, eso por la revolución.

Todo ello viene al caso, porque lo que nos envió el gobierno nacional o Central, como recursos asignados que no es ninguna dádiva de Chávez, sino que nos pertenece legalmente, sólo servirá para tapar los huecos fiscales corrientes y algunas brechas recurrentes que todavía existen desde el gobierno de Diosdado y, por más que hagamos ajustes no nos da para cancelar la bonificación de fin de año que, son los aguinaldos a nuestros empleados –expresó Capriles, bajo un sollozo de humildad.

Y, ahora quién será el salvador de este incómodo desatino que tiene al estado Miranda en un aprieto de apuros en lo que puede ser un salto al vacío y, que, además no es culpa de su actual administración y, menos de Capriles que estuvo fuera del estado en campaña política nacional y, tampoco por los vientos que soplan, pensamos y creemos que por ser, Elías Jauja, candidato a la gobernación tenga que ponerse a recoger colaboración alguna a ver si completa lo que falta y, más bien, puede y debe hacer una simple llamadita a Miraflores y, con ello se pondría a valer como buen mirandino y, futuro aspirante a esa gobernación –manifestó Capriles.

Sabemos que el ex candidato Capriles y los trabajadores de ese estado se lo van agradecer, pero sólo eso que para más no alcanza la levadura y, esos gestos dios los toma en cuenta –diría: Urosa Savino.

Y como la masa en la gobernación de Miranda no está para bollos en plena campaña electoral y, Capriles anda más enredado que un mecate y, no encuentra que más mentiras meterles a los mirandinos a lo mejor se llega hasta Curiepe a sacudirse un ensalmado de tambor descalzo, porque por los vientos que soplan -éste no da para más- ni la clase media lo quiere y, en el Clavo la cosa está que arde de tanto ofrecimiento junto y, ahora ofrece más.

Y a los empleados y trabajadores de uno y otro sexo no les queda otro camino que comenzar desde ya a pedir: un aguinaldito por favor. Y Capriles muerto de risa, jugando a hacer política.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 977 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a153848.htmlCUS