Capriles, con pandilleros busca formar la “liga de la libertad”

De candidato presidencial a candidato para gobernador de Miranda, no puede vivir sin la politiquería, Capriles pide ahora que todos salgan a votar porque lo que quiere el gobierno es dejarle sin gobernación para que no pueda seguir luchando contra Chávez; este tipo piensa como pandillero, está formando grupos contra revolucionarios para conspiraciones criminales y grandes asociaciones de negocios para explotar al público en el acto mismo del servicio.

Capriles no tiene otra forma de pagar la campaña presidencial, al menos, como gobernador puede devolver algo de dinero a esa maquinaria de la mesa reunida por el interés de rapiña, la orden es recuperar algo de dinero malgastado con Capriles; los partidos políticos de la oposición con la loca de Corina Machado gritando fraude sin que nadie la escuche, debe unir a los empresarios privado, corporaciones, compañías, banqueros, con una sola meta asaltar las gobernaciones como pandillas.

Hay honor entre esos ladrones porque una banda de delincuentes tiene un interés común por lo que representa a sus miembros, el interés de recuperar desde las gobernaciones un porcentaje del dinero invertido en la campaña de Capriles, ese el sello de fraternidad de estos pandilleros asaltando los espacios públicos y al público.

Esta la “liga de la libertad”, cada vez que participan en algo empobrecen las aspiraciones de la triste burguesía que ya no puede patrocinar el uso de la fuerza porque no la tienen, de aquí que su actividad política era disimular la mesa de la unidad con frases idealistas.

Las sociedades burguesas y a la oposición no se las podría llamar sociedades porque no llenan los requisitos ideales del concepto de sociedad, porque, en parte, ese concepto de sociedad se ha elaborado sin ideales, motivo por el que les resulta inútil competir en una campaña política porque como clase no tiene ninguna relación con los hechos en donde vive la mayoría de la población que los sostiene como un todo unido.

Capriles hizo mucho daño a la oposición, ahora, espera nuevamente utilizar la fuerza de la contra revolución sin darse cuenta que su acción y reacción son iguales pero con el van en direcciones opuestas porque no entiende que esa fuerza a usar, sugerida desde el exterior, provoca una reacción de fuerza del lado triunfador y como no tiene inteligencia su acción pandillera no tiene cabida aquí.

Además es una fuerza ciega y necia que arroja toda la responsabilidad a los medios de comunicación de la oposición para efectuar cambios sociales. Es ridículo porque no solo incitan a la defensa del gobierno sino que proporcionan mayor justificación de la que se pudiera tener para pasar a una ofensiva radical.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3053 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a153696.htmlCUS