Oposición busca los votos en el chavismo

La campaña electoral oficialmente no se ha iniciado y todo parece indicar que el chavismo debe  recomponer la dirección que se requiere para asegurar el triunfo a la gobernación del Estado, ante la estrategia de la oposición de mantener la votación del siete de octubre y pescar los votos que necesita para ganar dentro del chavismo.

Es cierto que el presidente Chávez ganó en todos los municipios del Estado, también lo es que la oposición ha venido incrementando significativamente sus votos, incluso en mayor porcentaje que el chavismo, por eso resulta contradictorio que se crucen los resultados electorales del 2008 con el 2012 y se afirme que el PSUV creció en más de cien mil votos, cuando el cruce debe hacerse primeramente con las elecciones presidenciales del 2006 para determinar con exactitud su proporción y luego los resultados del 2006 con las elecciones regionales del 2008,  deducciones que permitirán un referencial sobre el comportamiento de los electores cuando se trata de elecciones presidenciales y regionales, entre otras consideraciones.

Es oportuno precisar que el chavismo gana las elecciones regionales en el 2008 con una escasa diferencia ante una oposición divida, ahora se presenta unificada, con el mismo candidato, quien por cierto no termina de deslindarse de las bases del chavismo, donde tiene aceptación, razón que fundamenta su actual discurso dirigido a conquistar más de los 30 mil votos que en el 2008 se fueron a las tarjetas de la oposición ante la imposición del actual gobernador como candidato.

El otro elemento que debe atenderse con prontitud es la matriz de opinión sobre las cualidades del gobernador-candidato y de su gestión de gobierno, proyectada desde las bases del PSUV y de las instituciones del gobierno. Lo que se dice es negativo y ya estamos a dos semanas de la designación del candidato, es decir, el efecto reacción negativa por la nominación ya debe haberse superado, no obstante, debe evaluarse para precisar sobre ello y evitar que tales consideraciones se transformen en determinaciones fijas, difícil de hacer cambiar antes del 16 de diciembre.

Es una modestia decir que el Comando Carabobo en Barinas fue eficiente, la gente salió  a votar por el extraordinario esfuerzo del líder-presidente Chávez y la correspondencia de las mayorías  con quien mejor responde a sus intereses. No se puede asumir una posición acrítica  ante un escenario tan contradictorio tanto en lo interno del PSUV como en el gobierno regional y los municipales.

La matriz de opinión negativa sobre el actual gobernador-candidato tiene que ser motivo de atención y preocupación de las fuerzas políticas que apoyan al presidente Chávez. No se puede vacilar al respecto y menos ante la estrategia debelada de la oposición, quienes saben que resulta difícil crecer dentro de la oposición y por ello deben buscar la diferencia en el chavismo.

Es una aventura asegurar que el comportamiento de los electores el próximo 16 de diciembre, será el mismo del siete de octubre, basta revisar los anteriores procesos para dudar de tal apreciación. Al cruzar los resultados electorales presidenciales con los regionales, observamos que el comportamiento de los electores es diametralmente diferente. Votar por el presidente de la República nunca será igual que elegir a gobernador alguno. Además de ello, el liderazgo del presidente Chávez es indiscutible así como es intransferible.

Por otro lado, la dirección política que hemos observado en los últimos días se han encargado de desanimar y desalentar a la bases chavistas. No fueron capaces ni siquiera de organizar una caravana para celebrar el triunfo del líder presidente, por el contrario, intentaron parar la celebración del pueblo humilde, quienes tomaron sus barrios y las avenidas de la ciudad de Barinas con su carga de alegría en motos, bicicletas y destartalados vehículos.

Nada conveniente por ahora, es la cacería de brujas que se ha observado en las últimas horas de parte de los "lideres" que están al lado del profe, quien por cierto ha repetido los dimes y diretes, ha llegado a amenazar algunos con levantar informes a la Dirección Nacional del PSUV, todo ello como consecuencia de la falta de un auténtico liderazgo dentro del chavismo regional, capaz de entender la situación del momento, que no es otra que sumar todas las voluntades con miras a ganar las elecciones próximas antes que ofrecer o amenazar con descartar candidaturas municipales, para eso queda suficiente tiempo.

Se impone que el chavismo desarrolle toda una estrategia que permita conservar el mayor porcentaje de los votos obtenidos el pasado 7 de octubre, le corresponde al candidato recomponer, políticamente,  lo que se ha desarticulado en los últimos cuatro años, reconocer los liderazgos locales, democratizar el PSUV para los que no tienen opción de pisar las pasillos de la gobernación o la residencia de gobernadores e iniciar inmediatamente una campaña electoral de alto contenido ideológico antes que las tradicionales ofertas gubernamentales.

Por último, insisto en la Dirección porque ello engloba el comportamiento humano, la actitud, la motivación, el liderazgo, es la que le impregna el deseo de ser y de hacer las cosas bien, para que los planes que conjugan los objetivos (ganar las elecciones regionales) se ejecuten satisfactoriamente y por consiguiente los resultados sean idénticos a los objetivos fijados desde el mismo día que fue designado candidato el actual gobernador.  

Viene a lugar la fabula de "el rey está desnudo" y no debe esperarse que las voces de la calle lo griten, ante la reverencia, sumisión y genuflexión e intereses ocultos del equipo que acompaña "al profe".


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 917 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /oposicion/a153024.htmlCUS