Maria Corina en Globoterror

La vocera del Departamento de Estado en Venezuela, y la más conspicua representante de la oligarquía caraqueña, en el seno de la oposición, habló a la audiencia de “Globoterror” en la tarde de este jueves 11 de octubre. Al contrario de los más connotados dirigentes de ese sector de venezolanos, quienes han aceptado su derrota de manera consciente, ella sigue en su empeño de que fueron a las elecciones en franca desventaja, debido a los atropellos del Gobierno, que les ha arrebatado sus propiedades, sus vehículos, sus casas, sus prestaciones; que han sido hostigados, perseguidos, amenazados por militantes rojos, por funcionarios del Estado, quienes a su vez, votaron amedrentados por el candidato-Presidente. Además, considera un abuso y un ventajismo inaudito lo prolongado y continuo de las cadenas gubernamentales, aparte de la persecución a los medios independientes, a sus periodistas, a los empresarios, que lo único que hacen es informar con todo lujo de imparcialidad. De manera que esos medios: El Nazi-onal, El Universal, Tal Cual, La Verdad, Versión Final, Globoterror y los centenares de medios impresos, audiovisuales y radiofónicos de Venezuela, e internacionalmente como CNN, Univisión, Miami Herald, Washington Post, en EE.UU.; El País y ABC de España, el Tiempo de Bogotá y centenares de otros medios del exterior que demonizan, satanizan, con campañas de terror, el ensayo democrático de Venezuela. Sólo dicen -objetivamente- la verdad, nada más que la verdad.

La vocera del Departamento de Estado se hace “la sueca” y quiere pasar por equilibrada y demócrata, al ignorar, en sus catilinarias, esos hechos. Y es que para ella no existió el golpe de Estado de abril 2002 (fue un “vacío de poder”); el sabotaje petrolero, las muertes ordenadas por los comisarios de la Policía Metropolitana el 11 y 12 de abril; las guarimbas, el asedio a la Embajada cubana (y con él, al país en cuestión); la violación a los derechos humanos de: Rodríguez Chacín, Tarek William Saab, Ronald Blanco La Cruz; el intento de magnicidio, el Decreto de Terror de Carmona “el Brevísimo”…

Y es más osada aún: se atreve a exigir impunidad para estos asesinos, y denomina exiliados, en lugar de evasores o prófugos de la justicia, a las decenas de criminales y terroristas que huyeron del país.

María Corina (Maricori, familiarmente) habla de estarse preparando para la transición, una acción que, según ella, está respaldada por la mayoría de los venezolanos: 6.499.000 son más que 8.137.000, donde el escenario que vivimos el 7 de octubre será, en un modelo diseñado por ella, ampliamente superado por procesos que serán ejemplo de respeto, de tolerancia, de amplitud, de respeto para todos, sin un CNE parcializado, que no se preste para toda clase de “marramucias”. La Venezuela utópica, pues. En esa Venezuela de María Corina, la Venezuela de la dignidad, todos los venezolanos serán iguales, los pobres, la clase media, los ricos, los negros, los mestizos. Sin decirlo, califica a los directores del CNE de malandros.

Habló de profundizar, ampliar y fortalecer la unidad de la oposición en todo momento. Volvió a denunciar el sistema electoral como perverso.

Como una EXCELSA POLITÓLOGA, se atrevió a auscultar el pensamiento de todos los venezolanos, los de la izquierda, los del centro, los de la derecha, negros, zambos, arios, caucásicos, funcionarios de los cuerpos policiales, el chichero y el colector del autobús, los efectivos del Plan República, los prosaicos dirigentes de Fedecámaras, los Amos del Valle. El país más igualitario del mundo, pues. Habló mucho, de lo humano y lo divino. Y, por supuesto, comentó las llamadas de los televidentes que se comunicaron por teléfono. Y tuvo respuesta para todo y para todos. Lo referido, respecto de una mesa, a un elector, a un miembro de mesa, a un testigo, lo hizo extensivo para todo el universo de electores, mesas, testigos, en toda Venezuela.

Ante el llamado a la paz de un televidente, respondió que el responsable de la violencia es el Presidente de la República por su lenguaje ofensivo y prosaico, además de protector de los delincuentes procesados para quienes reclamó, al mismo tiempo que respeto a su dignidad, el más ejemplar de los castigos y las más severas de las penas. Conminó al Presidente, además, a respetar a todos los venezolanos, a quienes ofende cada vez que habla.

Sin embargo, a lo largo de la entrevista, su lenguaje fue de violencia, incluso, cuando se permitió aconsejar al Presidente sobre la manera de gobernar. Así no se gobierne, lea el Manual del Perfecto Presidente que escribió George W. Bush, casi que le espetó. El Presidente, en su fuero interno, dirá: “María Corina me quiere gobernar, y yo le sigo, le sigo la corriente…”



[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2896 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a152064.htmlCUS