María Corina Machado no reconoce los resultados electorales i llama perverso al CNE

Impunidad es la falta de castigo,

   esto es, la libertad que un delincuente

   logra de la pena en que ha incurrido

                        Escriche

La impunidad alienta a los malvados,

y hace decaer el espíritu de los buenos

                                                                                                                                                          José María López

     En las páginas de APORREA, leemos el mismo título que lleva este artículo, con una foto mui sonriente de la diputada María Corina Machado, la más oligárquica en las representaciones en la Asamblea Nacional, culta profesional, única en saber o poder conjugar el verbo responsabilidad, i que de paso parece no estar mui enterada del sentido i significado del adjetivo perverso, que, cuando tomamos en cuenta el verbo transitivo pervertir, si una institución es perversa, implica que sus integrantes son pervertidos, que aun considerando una falla del diccionario de la RAE, darle una sola acepción, dice textualmente: pervertido, pervertida, dicho de una persona, significa de costumbres o inclinaciones sexuales que se consideran socialmente, negativas o inmorales. ¿Por qué la escogencia de estos términos, de una supuesta intelectual universitaria i miembro de un parlamento? ¿Por querer insultar gravemente?  No, estimo que es principalmente, por su pobreza de léxico; ha podido escoger otra palabra si realmente pensara con serenidad i conocimientos, mas, fue lo primero que le vino a la mente, de la pequeña parcelita de léxico que guarda consigo. De manera que intuyo que, si esta señora agresiva con carita de yo no fui, en ocasiones, como la de la foto mostrando el dedito entintado, o cara de tranca como decían las abuelas, cuanto está en la AN (especialmente escuchando a Chávez) se le ocurriera leer PLATERO Y YO, EL PRINCIPITO o algunos textos, versos, prosa, etc., de Borges, Juan Ramón Jiménez , Pablo Neruda o García Márquez, tendría que hacerlo con un diccionario a mano, o una persona que sea culta, a su lado. Sin embargo, parece que solamente lee los documentos forjados de la oposición o escucha a Leopoldo Castillo en Globoterror.

    Aclarado este problema respecto al lenguaje, vamos a sus denuncias, solitarias que, debería escribir i firmar (o que se las escriban i ella firma), para introducir en el perverso CNE, donde hai cuatro perversas i un perverso, Vicente Díaz, que es de su tolda de oposición; pero honestamente es uno de los que, junto al candidato derrotado, ha admitido que las elecciones fueron libres, transparente, impecables i un ejemplo para el mundo, confirmando lo que dijo el ex presidente de USA Jimmy Carter, de ser el sistema electoral más avanzado, tecnificado i mejor, del mundo. Empero, María Corina, debería ser como aquella guaracha de María Cristina me quiere gobernar i ella solita, con la credencial de pitiyanqui, refrendada por haber estado en el Salón Oval de la Casa Blanca i haber apretado la mano de Bush, quiere imponer su verdad i demostrar que como dijo esa cosa adicta a los cambures en Chile, todos los que seguimos al simio de Chávez, somos simios triunfadores que comemos bananas gratis. Posiblemente, diciendo todas estas verdades para ella: que la campaña de Capriles no tuvo fallas, pero el problema es que tenemos un sistema electoral, perverso; si las elecciones hubiesen sido limpias i libres, otro hubiera sido el resultado; el domingo no existió ni libertad, ni justicia ni transparencia; está luchando por aquello que les han quitado; en el 2005 ataqué al CNE i lo continuaré haciendo, porque esta órgano ha demostrado una parcialidad con el gobierno; una cosa es la desconfianza en el administrador electoral i otra cosa es la confianza en el voto de los ciudadanos.  De todas estas absurdas acusaciones de niña malcriada, inmadura para la política i desconocedora de la Historia de Venezuela i la Historia Universal, así como leer de filosofía política, le podemos permitir que crea que ha dicho por lo menos medias verdades, lo que me recuerda las coplas de Antonio Machado:

¿Dijiste media verdad?

¡Dirán que mientes dos veces!

Si dices la otra mitad.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1364 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /oposicion/a152031.htmlCUS