Esos pobres muchachos

Hace unos días pasaba con mi familia, con ocasión de ir a una reunión en casa de una amiga, por la Plaza Altamira. Antes mis ojos se hacían presentes algunas banderas cargadas por muchachos que no tendrían mas de 23 años, escuchaba consignas de fraude sobre el proceso electoral, y para colmo unas horas después la quema de basura y cauchos. Esto no me pareció nada extraño, me recordó la época de las guarimbas, y pensé que formaba parte del mismo guión que elección tras elección creaba la oposición para desconocer los resultados.

Algunas horas después, ya en la reunión planificada para conversar sobre la victoria del 7-O, prendimos la televisión, y como parte de esa costumbre masoquista que de vez en cuando nos arrebata la coherencia, decidimos colocar globovisión. Mi intención era observar como seguiría el guión, pensé que escucharía gritos de fraude y excusas lastimosas para justificar la victoria revolucionaria. Pues no fue así, ¡SORPRESA!, quede impactado al escuchar a los tres periodistas del programa nocturno que transmite esa planta televisiva decir por todo el cañón que aceptaban los resultados del CNE, debo reconocer que mi sorpresa fue gigantesca, incluso llegue a sentirme aliviado al pensar por un momento que Chávez había logrado que la oposición mediática entrase por el carril democrático. Este articulo habría quedado aquí si no hubiera visto lo que vino luego, estos mismos personajes empezaron a atacar de manera virulenta a los muchachos de Plaza Altamira, allí vino el descalabro que por momentos logró que pensara de forma positiva sobre tales periodistas. La cuestión no queda allí, vino también una andanada de críticas durísimas de parte de algunos dirigentes de oposición vía redes sociales, medios impresos, programas radiales y televisivos.

Quizás se pregunten, ¿acaso Amorin esta defendiendo a estos pobres muchachos?, pues no. Los señale de forma crítica, me pareció terrible toda esa tontería montada en Altamira, que como les dije antes, me hizo recordar los años de guarimbas y sabotaje. Pues paso a explicar mi punto: ciertamente lo que estos muchachos hicieron estuvo mal, muy mal; pero peor aún fue el reclamo que desde los medios y partidos políticos surgió, y no porque reclamar fuera incorrecto, al contrario. Lo sorprendente del asunto es que desde 1998 han sido esos mismos medios, esos mismos partidos políticos los que los han convencido del fraude. Imagino una parte de la vida de estos muchachos, estar en sus casas desde niños  con la televisión prendida en globovisión viendo a sus moderadores gritar fraude en cada proceso electoral ganado por Hugo Chávez, escuchando a dirigentes de partidos políticos (ahora reunidos en la MUD) vociferar de manera desaforada FRAUDE FRAUDE; TODOS A LA CALLE, ir a la universidad y sentarse en clase a tomar nota de profesores que no hacían otra cosa en clase que ofender al CNE y llenar de dudas los resultados electorales. Pues ahora son estos mismos medios, partidos, dirigentes y demás los que los señalan con el dedo acusador de ser irresponsables. Irresponsables han sido estos medios, partidos y dirigentes que día a día han inoculado su veneno en la mente de esos muchachos, a quienes deberíamos señalar son a estos factores de la oposición venezolana que mediante una campaña malsana que ha durado años realmente convencieron a un grupo de personas que Hugo Chávez no ha ganado ninguna elección, que el CNE es tramposo, y que lo que venia era un comunismo engullidor de niños. En Venezuela se puso en práctica hace muchos años una operación tenebrosa de disociación colectiva contra el pueblo venezolano, que efectivamente afectó a varios cientos que ahora reaccionan de esa manera, no pueden hacerlo de otra forma, deben drenar su frustración por la derrota y la oposición les enseño durante 13 años que esa era la mejor manera de hacerlo.

No vengan ahora a dárselas de santos y santas, cuando su conducta refleja lo contrario; no quieran convertirse en luchadores de la ética y moral cuando eso se les olvido hace rato; no intenten satanizar a unos muchachos que ustedes mismos construyeron mediante su perversa forma de hacer periodismo y política. Si quieren encontrar culpables, medios privados, partidos de oposición y dirigentes de la MUD, véanse al espejo.

 


Jorge Amorín es Comunicador 

[email protected]

@jorgeamorin

Esta nota ha sido leída aproximadamente 5687 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Jorge Amorin


Visite el perfil de Jorge Amorín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




US N /oposicion/a151982.htmlCUS