Capriles, al fin dice una verdad

"El que perdió fui yo. Aquí el pueblo no se sienta derrotado. Ese camino está allí", dijo Henrique Capriles Radonski antes de cerrar su discurso, tomado del Nacional en su versión electrónica (Leonardo Bobbio, 7 de octubre 2012 - 10:53 pm).

Capriles, la MUD, una gran porción de opositores y todos los bolivarianos sabemos que la mayoría de los votos obtenidos no fueron por el liderazgo de Capriles, sino producto del odio incubado en el pueblo contra Chávez; mientras la guerra de cuarta generación hacia su trabajo demoledor sobre las neuronas de millones de venezolanos a través de la mayoría los medios de comunicación privados a nivel nacional e internacional, Capriles se aferraba al mimetismo queriendo parecerse a Chávez, incluso “defendiendo” algunas de sus políticas de mayor impacto, como las misiones sociales. ¿Cuántas mentiras y capriladas insólitas debieron tragarse los integrantes del pueblo opositor? ¿Cuántas manipulaciones de la mayoría de los medios de comunicación privados escritos, radiales, audiovisuales y redes sociales en los ámbitos locales, regionales, nacionales e internacionales? ¿Masacre de los indígenas Yanomami?

Es cierto el pueblo opositor no puede sentirse derrotado, sino engañado, en esta oportunidad por la ultraderecha venezolana con apoyo del neoliberalismo internacional, encabezado por EEUU, sin precedentes en la historia de las elecciones nacionales.

Esa gran verdad expresada por Capriles, en un discurso de manso cordero, al reconocer la victoria del Comandante, será más evidenciada en las elecciones a gobernadores, en donde si bien los votos a Chávez no pasan automáticamente a los candidatos a gobernadores en los estados donde este salió victorioso, no es menos cierto, que los candidatos de la oposición van con un plomo en el ala, además de que una elección de gobernadores no produce la misma emoción y empeño que se coloca en unas elecciones presidenciales de este calibre, ni para Chavistas, ni para la oposición; problema en el que ambas tendencias trabajarán, con la ventaja de que los bolivarianos tenemos un líder y la oposición no lo tiene. Si a Capriles no pudo unir a toda la oposición a que fueran pasajeros del bus del progreso por el país, le será cuesta arriba hacerlo en las elecciones que siguen de Gobernadores y Alcaldes.

El tiempo en su curso inclemente no se detiene, así que los Bolivarianos disponemos de muy poco tiempo para realizar un verdadero análisis situacional de lo acontecido este 7-O, parroquia por parroquia, con miras a las elecciones de gobernadores, estimo que eso no debe consumir más de dos semanas para revisar los resultados, reorganizar las fuerzas, ajustar y mejorar las posiciones de combate, analizar las vulnerabilidades de nuestros candidatos y diseñar una campaña que pasa, entre otras cosas, por detectar y cerrar las brechas de las gestiones bolivarianas locales y regionales, asumiendo una postura autocrítica y un combate firme y decidido contra la burocracia y la corrupción que colma algunos espacios nacionales, locales y regionales.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1539 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /oposicion/a151776.htmlCUS