El Pentágono condecorará a la oposición

El odio al Presidente Chávez ha reunido y desunido en Venezuela a un minoritario grupo clánico (lo integran seres desgastados de los partidos muertos). Del pasado verdiblanco, del pacto guanábana, sólo quedan guindando algunas siglas maltrechas. Los demagogos que las dirigen aún respiran, gracias a que el narcopentágono les da resuello artificial (léase dólares y smog, anhídrido carbónico).

Eso afecta las neuronas. O hace que las dendritas renuncien a su equilibrio positivo y conviertan al cerebro en un laboratorio de negatividad y pesimismo. Porque es un odio pesimista el que corroe a la oposición: Se dice que los cerebros retorcidos por el odio adeco copeyanisan la subjetividad...

Sin embargo, por muy extraña y abstracta que parezca, la "negatividad noónica" de los opositores los ha convertido en pequeña logia en vías de extinción. Y se extinguen porque su insaciable codicia del poder -durante muchos años- los ha llevado de la tángana callejera a la "unidad" traicionera (treta montada hace poco por el trío Pejota). Craso error político, pero... Si el error enseña, la MUDoposición jamás admitirá sus yerros.

Y mientras la Revolución avanza la MUD yerra (y aterra, porque en plena víspera del 7-O, los puntofijistas se han agredido como paralandros y -en cheque o efectivo- se pelean el botín). Y en ese litigio entre pillos, los adecos se averdosan y los copeyanos se blanquean... Luego vino el desencanto de la militancia blanquiverde y la inevitable diáspora paraopositora. Para contener la estampida, el descolorido Rosales inventó la Parasofía o Pirosofía (filosofía de prófugo inspirada en el "exilio mayamero").

Así, con su fuga paraplatónica el pirósofo se ganó la repulsión maracucha, porque un nuevo tiempo no fue un nuevo aliento sino la mala hora, los últimos quince minutos del puntofijismo (es decir, un enemigo menos para la Revolución Etnoamericana). Porque, de paso, desde su madriguera peruniana, Rosales es la cizaña que más ha puñaleado al clan adecopéyico y sus adverdedisos parasóficos (disculpen tanta redundancia irónica).

Por otra parte, nadie como el paraco pirosófico ha provocado la rabia y el hazmerreír en la escuálida micromilitancia blanquiverde. Ahora el que les da risa es el candi Rapiñoski, sobre todo a Ramos Allup y su clan. Lo patológico es que al saberse prederrotados, la risa se les transforma en repulsión rabiosa y...

Ahora se sabe que Rosales fue la mano peluda que de un puñetazo despaturró a la mesa de la unidad. Por eso ocurrió aquella trifulca en la gallera de los Salas Rômer en Valencia y, según Rapiñoski, éste clan también merece una condecoración (porque Rosales chalequeó la "unidad").

Y es que los del trío Pejota -los tres chiflados- pedirán que su ideólogo y protector (narco Uribe 82) sea por lo menos el padrino del Candi Rapiñoski. Ah, y Rapiñoski exigirá al narcopentágono que condecore a su séquito (porque el flaco tiene su séquito). Veamos:

1-. Los del palagre globomediático merecen un televisor donde sólo pasen programas violentos (como la trifulca valenciana y Bush hablando con Dios para que Israel masacre a Palestina). Eso los haría lúdicamente optimistas (como el Calderita y el papá del candi, cobradores de peaje en efectivo).

2-. Para Ramos Allup el candi pedirá una jaula, para que encierre al cuervo manopelúa...

3-. A Álvarez Paz y Eduardo Fernández les corresponde una caja de gûisqui con agua de babandí, pues la eterna pea les achicharró las neuronas.

4-. A Teodoro hay que premiarlo con el manual "Mampuesto Naranjita" por haberle jodió las prestaciones sociales al proletariado venezolano).

5-. Pablo Medina debe acudir a la Misión Milagro, pues las bolsas escurridas de sus ojos demuestran que alucina porque piensa con los párpados.

6-. Medalla y botón para Pompeyo (Pomplagio Márquez), Miquilena (maquila ajena) y los fugitivos Caremona y Ortega. Para él y los ejemplares de Jurasic Park, el candi pedirá un curso con el ventrílocuo que enseñó a hablar a Lusinchi. Dicho ventrílocuo enseñó a declamar a los golpistas 2002, Carlos Fernández, Ortega y Pollo Ronco (Monseñor Porras).

Pero, como resarcimiento, para el trío Pejota -por haber preferido a narco Uribe 82 como asesor táctico-, el vengativo Ramos Allup recomienda al narcopentágono impartirle al trío Pejota un curso intensivo en finanzas malhabidas, pues las agallas paraqueras de estos viejochamos los ha llevado al colmo de pedir vacuna de campaña (colaboraciones en efectivo) sin partir la cochina. Qué porquería, dijo Julio Boborges, prefiero pedirle a la mami de Leopoldo, y que me condecore Bush. Sin comentarios...


Escritor surmerideño.
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1006 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /oposicion/a151657.htmlCUS