Bajó la bandera y subió a fifí

Mientras ustedes deducen para acertar respecto a quién hizo la gracia, hay que apartar las hilaridades que nos ocasionan los morisqueteros. Más si se trata de una “gracia” al estilo Carmona cuando intentó desaparecer de la faz de la tierra al Presidente de los pobres y de la sufrida clase media, como lo es Hugo Chávez Frías, para lo cual pretendió obnubilar a nuestro Simón Bolívar al bajarlo de su sitio de honor y meterlo en un cuarto obscuro de manera que no se percatara de la “hazaña” del traidor.

Desde entonces Venezuela y todos los venezolanos y venezolanas hemos sido restregados con las morisquetas de un mal payaso que la ha cogido con los símbolos patrios desde que sus “maestros” de la antipatria se burlaron de la bandera del Precursor, cuando flamearon un trapo negro con los símbolos de un país extranjero que no por esto, dejan de ser respetados también por los verdaderos patriotas.

Ahora el gracioso pastor de Fifí, así llamado el can con todo y caro perfume, se ha dedicado a sustituir la bandera venezolana para “prestigiar” sus actos públicos con la imagen de su adorado hijo de perra, como fue el caso único que presentó en el “lleno” de la Avenida Bolívar de Caracas. No se dio cuenta, el candidato de los ricos que mientras espabiló para devolver a su mimado Fifi a las manos enguantadas de la cargandera, los 15 mil indecisos que, circunstancial y aparentemente convencidos por los bien pagados asesores, dejaron la Avenida Bolívar para regresar a sus regiones después de ver, con sus propios ojos, aquella pantomima contra la Bandera Nacional.

Allá, en la avenida mas ancha, pero menos larga de Caracas, quedaron, soportando al viroloco lingüista, 185 mil personas entre godos capitalistas y aspirantes a serlo, aburridos pero resignados ante el fiasco que les resultó el niño mimado de mamá y pagado con creces por papá. Ciento ochenta y cinco mil de tres millones de millonarios que, a “regaña dientes”, están respaldado al susodicho en la extinta “Mesa de la Unidad Democrática” (MUD) de Agustín Aveledo y de la dueña del biombo tramposo, según William Ojeda, por quien este tercerizado por la edad votaría si aun, vivera en Petare.

Al candidato de los ricos (o de una parte de ellos) lo tienen embelesado los medios de comunicación empresariales (nos duele incluir a “El Nacional”). Globovisión con Federico Ravell el de la pajita en la oreja, para que el viroloco siga en su manía del imperdible. Es que el candidato de la Clinton lo espera en la bajada. Así las cámaras de Globoterror, por ordenes de Castillo, alias “matacura” y segundón de Ravell, rasean las imágenes de los concentrados para que parezcan una masa millonaria y compacta. Lo que no es difícil para demostrar lo contrario desde las alturas. Pero hay algo mas contundente: tres personas por metro cuadrado que, hasta que aguanten, se oxigenen y aireen entre si.

Por esta ultima “lógica” despachemos al candidato de los multimillonarios, que en Venezuela no pasan de tres millones, incluidos los que no gastan pólvora en zamuro. Conocemos la longitud de la Av. Bolívar de Caracas. Y desde la tarima, donde el viroloco bajó la bandera y subió a Fifí, hasta el Museo de Los Niños no hay más de dos kilómetros, los que multiplicados por 40 metros de ancho, igualan 80 mil cuadritos. Meta 3 sufrientes en cada cuadrito y formará una masa humana de 240 mil cabezas. Lo que quiere decir que el majunche dijo las pendejadas que vociferó ante un público esmirriado de los hombres millonarios que hay en Venezuela. No decimos de las mujeres porque el sistema capitalista nos impondría a las viudas. Y no sería justo, si las mujeres son las menos que meten la mano donde están las propiedades que fueron de los desposeídos. Y si el viroloco, en su adiós definitivo, no llenó la Av. Bolívar que le quedó grande, Hugo Chávez la llenará hasta el Jardín Botánico; San Agustín Norte y Sur, media Av. Lecuna; media México y sus transversales, con 800 mil revolucionarios y revolucionarias. ¡Que viva Chávez! Y con Chávez, la paz.

Patria, Socialismo o barbarie. Venceremos!

*[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 964 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /oposicion/a151443.htmlCUS