Ni es chicha ni limonada

En la República Bolivariana de Venezuela, tenemos una oposición que no se cansa de mentir siguen especulando, en una supuesta libertad, que en sus gobiernos ellos la profundizaron, libertad que solo fue una fabula de ilusiones y su democracia una mentira. Este fue un pueblo despojado, explotado y hambriento de ideas, solo pedía justicia, justicia que nunca llegaba frente aquel descenso de la historia.

Ellos tienen la esperanza de volver a gobernar a nuestro país para continuar rugiendo y ladrando como lo hicieron durante cuarenta años en los gobiernos de la 1V. República, pero al fin se le oculto el sol y siguen gozando del derecho de alzar su voz para insultar y calumniar al Presidente Chávez, a los miembros de nuestras fuerzas armas y a un pueblo que ama su revolución.

Ellos no se han convencido que son agrupaciones híbridas que surgieron de abajo, del fondo de todas las escorias de viejos y minúsculos partidos con dirigentes y tendencias que brotaron de la sombra, grupos genéricos que han salido de la nada, que no saben quienes son, de donde vienen ni a donde van.

Ellos son sombra de horror, todo lo fermentan y producen veneno de odio contra esta revolución bolivariana y contra el mismo pueblo que se encontraba el once de abril en el Palacio de Miraflores defendiendo a su Presidente Constitucional, quien les hizo saltar las pupilas al ver segadas sus esperanza de arrebatarle la cinta presidencial, del único líder de la República Bolivariana de Venezuela.

Hoy esta dirigencia “MAJUNCHE” tiene su personificación siniestra en un hombre que no es chicha ni limonada en este revuelto mar de la política venezolana.

No deslumbra ningún espacio de tranquilidad, solo se le ve alzar su frente ceñuda y triste, como un desnudo promontorio, como un arrecife peligroso que busca romper la nave de la República.

Este candidato no representa una causa sino un delito, quien el once de abril de 2 002 se convirtió en verdugo. Hoy no puede tener aureola, solo la virtud da luz, el crimen no tiene fulgores.

Para la burguesía, solo son ciudadanos los ricos y los ilustrados, el pueblo no significa nada, solo tiene el derecho de contribuir y sufrir, en esos gobiernos, no tuvo oportunidad de participar para conformar sus autoridades.

Estos hombres que alimentaron un pasado tenebroso de explotación contra nuestro pueblo, hoy no tiene coraje en mirar de frente la obra de gobierno realizada por el presidente Chávez. No tiene ningún parangón con lo realizado por ellos en la 1V. República. Ellos jamás lo reconocerán, porque son egoísta, carecen de sentimientos humanos, solo son lo que siempre han sido, engañadores de oficio, por esa razón mas nunca volverán a gobernar la patria de Simón Bolívar

El país se pregunta? ¿Qué actitud tomará esta oposición apátrida?, en presencia de la derrota que le infligirá el pueblo venezolano el 7 de octubre.

Hasta el día de hoy, esta oposición continúa vomitando larvas de ambición que brotan en el estercolero del ridículo, que soplan con viento de persecución y derrota.

Hoy los agitadores de la MUD, andan en convulsiones violentas, en un acecho continuo con intención de rendir la capacidad de nuestro pueblo para sacar provecho a la candidatura de l MAJUNCHE, andan desesperados porque la aristocracia de este país ha visto degradados sus privilegios por la audacia del comandante Chávez que implanto en nuestro país.

Patria socialista. Viviremos y venceremos

. [email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 881 veces.

Juan Rafael Rangel Ortiz


Visite el perfil de Juan Rafael Rangel Ortiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.