Maromeros y payasos

     Alguna dirigencia en su  decisión coyuntural ha calificado  los procesos electorales de circo y en consecuencia han  llamado  a la abstención o a votar nulo. En el caso venezolano, mucho antes que finalizara el siglo XX,  en esta decisión  no dudamos que había una carga de  contradicciones que oscilaban  entre el principismo paralizante y el atrevimiento a  participar en lo que también se ha llamado  elecciones burguesas o  el juego de la de la democracia representativa.

       Ante un avasallante bipartidismo que se alternaba en el poder, la izquierda venezolana de esos años  vivió tal experiencia para de manera tímida y paulatinamente desembocar en la necesidad de buscar la calle. Cuestión que no fue nada fácil y que indudablemente se encuentra con el advenimiento de Hugo Chávez a la palestra política. Eso sí, con un discurso directo, sin temores y accesible. De reivindicación y rescate de la identidad.

     En concreto hablamos de antes y después de Chávez. Esto, indudablemente duele a esa (aquella) dirigencia que muy a pesar de su discurso frio y distante (disfrazado de dialéctico) prefirió no entender el nuevo liderazgo y los cambios que el mismo pueblo exigió siempre. Ellos, en clara demostración de sus limitaciones, prefirieron asumir posiciones de derecha y, en consecuencia, ser hoy el hazme reir  de nuestro pueblo que sí está a tono  y es protagonista de primera línea de la Revolución Bolivariana.

     Resulta que los discursos, por vacíos e inconsistentes se caen a pedazos. Cierto aquello que la mentira tiene patas cortas. En el caso concreto del candidato de la oposición es exagerado el mensaje tramposo y embaucador.¿ Cómo se le puede creer a quien ayer mismo (2002) persiguió y humilló revolucionarios, que allanó residencias y luego cuando asume la gobernación de Miranda  acosa y desaloja de sus espacios  a los misioneros de Barrio Adentro, Rivas y Sucre entre otras? ¿Qué se puede esperar de este reaccionario y ultraderechista cuya práctica guarimbera y desestabilizadora raya en el fascismo?

     Lo peorcito de la dirigencia de la derecha  todavía está aupando esta candidatura del caos y del salto atrás...o al vacío. Aunque  los deslindes y desaveniencias son notorios, el venezolano con cuatro dedos de frente, por muy antichavista que sea, está obligado a pensar en el futuro de su familia y el destino de la patria. De Lima, W. Ojeda y Escarrá, entre otros, ya aruñaron el disfraz  de este lobo  que aparenta ser ovejita. En todo caso, en los próximos días la talanquera se quedará pequeña y quienes se queden  se seguirán comportando como maromeros y payasos de un circo en ruinas y sin gracia. ¡Que lástima!

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 811 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /oposicion/a150697.htmlCUS