Venezuela y la derecha paranoica

En las últimas semanas los grandes medios comerciales en distintos países de América Latina han arreciado la propaganda contra el candidato Hugo Chávez Frías. La proximidad de las elecciones presidenciales en Venezuela el 07 de octubre tiene desesperada y angustiada a la derecha cavernaria. Cunde el pánico desde el interior de Caracas, porque todas las encuestas, incluyendo las que realizan los sectores afines a Capriles, indican que Hugo Chávez ganaría las elecciones con una diferencia cercana al 20%.

La consigna que se agitó en las calles venezolanas hace varios lustros ¡Uh ah Chávez no se va!, vuelve a retumbar en los oídos de propios y extraños, dentro y fuera de Venezuela.

Como uno de sus recursos esperanzadores y últimos (?), los enemigos de la revolución bolivariana apostaron este año, a que Chávez fuera derrotado por la enfermedad y estuviera impedido de participar en las elecciones; esperaron “buenas” noticias de cada diagnóstico y tratamiento médico. Pero en todos estos meses tuvieron que tragarse sus odios. Abundaron los articulistas, a los que no les tembló la mano, para desear la muerte del líder bolivariano.  Algunos agoreros y médicos de la cloaca derechista latinoamericana vaticinaron, que le quedaba pocos días de vida. Hoy cuando ven a Chávez, contra viento, calor y lluvia rebasado por multitudes, se vuelven paranoicos. No saben qué hacer; ya han jugado casi todas sus cartas y ninguna les ha dejado buenos réditos, más bien, esas cartas han jugado en su contra. Por ejemplo, pregonar la muerte del presidente, hizo que los seguidores de Chávez se unieran más, para defender sus programas sociales y fortalecer la lucha electoral.

Es de conocimiento internacional que la campaña de la burguesía venezolana encabezada por el señorito Capriles se ha caracterizado por reiteradas calumnias contra el gobierno bolivariano y por el ofrecimiento de engaños. Todo esto se ha estrellado contra un pueblo, que en estos años ha adquirido mayor cultura política y participación democrática; ya no es ese pueblo que solían engañar los Pérez, los Lusinchi y los Calderas.

El candidato de la derecha terminó auto sepultándose, cuando hace unas semanas  develó su programa de gobierno, conocido popularmente como el paquetazo, que aplicaría en los primeros cien días de gobierno si ganara las elecciones. Alabó dichas medidas, como si se tratara de una novedad económica, “ignorando” que, no es sino el mismo plan vetusto y fracasado, que desde los años noventa los gobiernos neoliberales aplicaron en América Latina con resultados sociales y económicos catastróficos. Cuando la prensa lo interrogó, el tipejo no supo dar explicaciones, evidenciando que es un lorito más de los que la oligarquía coloca en la tribuna para que repita las mismas frasecitas de siempre.

El desorientado Capriles queriendo posesionarse como un político moderado, dijo que su gobierno sería similar al de Lula (en Brasil). Al pobrecillo sus asesores no le han informado que Lula hace algunos meses le dijo a Hugo Chávez: “Tu victoria será nuestra victoria”. Como puede verse, el tipo no pesca ni una.

Caído ya en desgracia y con pocas simpatías sociales -incluso algunos partidos políticos han decidido quitarle el apoyo-, la maquinaría mediática internacional sigue publicitándolo, y para eso se valen de todo. Ahí está CNN como la mejor tiranía propagandística al servicio de la caverna venezolana. Creyendo que están ayudando al candidato burgués, han hecho desfilar por su set a los figurines: Vargas Llosa, Andrés Oppenheimer, Álvaro Uribe (al que hay que avisarle que ya no es presidente de Colombia), Carlos Alberto Montaner, entre otros. Para coronar ese set de “estrellas”, sólo falta que por ahí desfile el terrorista Luis Posada Carriles y converse amigablemente con Janiot y del Rincón. ¡Flaco favor que le hacen a Capriles! Prácticamente no hay un solo programa de CNN (Noticias, ‘Choque’ de Opiniones, Cala, Mirador Mundial, Panorama Mundial, Vive el Golf, Notimujer…) en donde no se ataque a Hugo Chávez y se ensalce a Capriles. Así funciona la imparcialidad periodística de CNN.

Un ejemplo de lo que venimos sosteniendo es la reciente “entrevista” en CNN, que Oppenheimer simula hacerle al lechuguino Capriles: “Candidato Henrique Capriles hace pocas semanas Carlos Alberto Montaner, uno de los columnistas y escritores más conocidos, y más reconocidos de América Latina escribió una columna titulada “La trampa que se avecina en Venezuela”, y ahí cita a un asesor político venezolano diciendo que hay dos millones de votantes virtuales, o sea inexistentes en el padrón electoral, y que por lo tanto, el gobierno según él puede distribuirlo a su antojo en la noche de las elecciones ¿Es cierto eso? ¿Puede haber un fraude electrónico?”. La respuesta no importa. Lo que interesa es la forma de hacer periodismo de este publicista. Tres observaciones: Primero, cita a Montaner, un tipo con total descrédito por sus vínculos con la CIA (Agencia Central de Inteligencia); segundo, se trata de un columnista caracterizado por difamar, fantasear e inventar (sus fuentes siempre son “secretas”), y tercero, ya es historia en América Latina, que cada vez que los candidatos de derecha ven próxima su derrota, entonces caen en histeria, y gritan: fraude, fraude. Pero nunca han podido demostrarlo. Hace algunas semanas refiriéndose a las próximas elecciones en Venezuela, Vargas Llosa eructó: “Si las elecciones son libres, va a ganar la oposición” (seguro estaba todavía celebrando su Nobel con champagne).

Como puede verse, la publicidad de la fauna derechista no tiene límites. ¡Chávez los tiene locos!

abr32@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1073 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /oposicion/a150554.htmlC0NON-VE