Primero el paquete...segundo justicia

Uno habla de la derecha con aquella propiedad y destreza que parecemos en otro tiempo ser otro Marx. Como si la derecha siempre tuviera ese topos ( a veces la derecha está en la izquierda) uno habla de ella y la ve tan lejos de nuestra filas como para que el pensamiento fluya inmediatamente y nos anuncie victoriosos. La derecha tiene ventajas siempre por aquello que sus intereses buscan siempre en los menos su razón de ser. La derecha tiene su derecha, por eso siempre aparece su fundamentalismo en unos más que en otros. Pero, la izquierda no está inmunizada contra la derecha, nunca lo ha estado y su descuido es fatal en muchos casos, porque en la izquierda también hay un poco de derecha… que no debe sorprenderse que le llegue su 8 de octubre.

La derecha de la derecha en Venezuela tiene su expresión más fiel en un partido que aprovecho influencias familiares de aquella PDVSA que no le rendía cuentas a nadie para hacerse de unas importantes “donaciones” que hicieron posible su trasmutación de una asociación civil en un partido político: Primero Justicia.

De aquellas donaciones les quedó el “gustico”… y el partido nazi – fascistas de los muchachos justicieros siguió su adicción al dinero fácil, el último caso conocido que no será el último es el del novel diputado (pero diestro en el matraqueo) Juan Carlos Caldera representante electoral de Primero Justicia en el Consejo Nacional Electoral y a quien le había costado tanto mantener su imagen de inmaculado hasta que Henrique – el fiel adorador del Dr. Plinio de Oliveira- lo empujará a ”buscar más”, para después en el más burdo espectáculo cursilero terminara expulsándolo por “utilizar su santo nombre” y poner en peligro la marcha del autobús del progreso, donde los colectores al final del día deben entregar el dinero al chofer.

A todas estas destacan algunos elementos. Por una parte la obediencia ciega a quien se tilda de líder y la sumisión aprendida como la revelada por J.C. Caldera a su líder – esta es la mejor expresión de aquel comics que revelaba el inmenso amor de la gata loca por el ratón Ignacio (a pesar de los golpes siempre la gata amaba ´mas a Ignacio)- . Pero el signo más distintivo de los justicieros y su grito de justicia para ellos es la descomposición moral y ética que a penas a semanas de las elecciones lo convierte en el mejor “sepulcro blanqueado” de todos los tiempos en un acto de delincuencia organizada

No puede olvidarse en su anti historia aquel cheque que le marco su infancia de organización. No puede olvidarse su filia a Tradición, Familia y Propiedad aquella secta que los socializó para el sionismo que les habita y los hace creer semi dioses y que además los hace eximios en el arte de entregar la patria como se revelan en sus planes ocultos de gobierno (son de los que creen que si cierran los ojos nadie los ve) que recoge la más burda patraña neoliberal economicista con la que pretenden subastar al país, obviando el aprendizaje de los venezolanos en materia de política y sobre todo la identificación con la Venezuela socialista y bolivariana con la que el comandante presidente Hugo Chávez Frías y todo aquel y aquella que crean en la vida empiecen a concretar la utopía.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 761 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a150478.htmlCUS