Requiescant in Pace (RIP), Juan

Que vaina te has echado Juan, tan joven y con esa carrera política que comenzaba a prometer y por esos pinches 40.000 bolos ya has pasado a la historia. Pero a la historia negra del soborno y de la compra de políticos por empresarios y de cómo en muchos casos la política se coloca al servicio de intereses mezquinos y oscuros.

Quien sabe si en el mal llamado ejercicio libre de la profesión de abogado hubieses logrado más éxito y en vez de truncarte hoy, antes de los 40 años, tu carrera estarías deslumbrándonos en litigios y aplicando tus cualidades en la interpretación de leyes y códigos. Pero no Juan, tuvo que picarte ese bendito gusano que te fue arrastrando hasta llevarte adonde estás, al foso.

Quién lo hubiese creído, tu, uno de esos “muchachos” con tanto futuro por delante y que vengas a echarlo por la borda así no más. Ya te imaginábamos como burgomestre representando esta lucha por la “libertad y democracia”.

Te has sepultado Juan, tus compañeros de partido “afligidos” pero muy dignos todos asisten a tus exequias, te convierten en cadáver político y te desechan porque la sociedad no les perdonaría que después de haber sido un “consecuente” denunciante de la corrupción gubernamental, junto a la derecha que no ceja de acusar a los políticos bolivarianos de corruptos, te hayas vendido por tan poco.

Juan la derecha está llena de corruptos, pero sabes Juan, ninguno tan “ingenuo” como tú mismo te autocalificaste. Quizás sea verdaderamente eso lo imperdonable en tu caso. No te condenan y te separan y te entierran por haber recibido fondos para la campaña, si no por salir a reconocer esa vaina que debiste negar hasta la muerte. Además de haberte dejado grabar y de estar nombrando al candidato así como así y de las posibilidades de un encuentro, que vainas Juan, sólo a ti te podía pasar esa vaina. Algo hace tiempo que no cuadra contigo en la derecha, seguramente era esa supuesta ingenuidad que proclamas ahora. Pensándolo bien hasta tu nombre Juan no cuadra con la derecha.

No viste Juan como tu candidato te sacó el trasero en minutos, y como un verdadero “estadista” según, los sesudos analistas, se desmarcó de un corrupto como tú para dar al país ejemplo de honorabilidad y honradez. Como vas a cometer esa debilidad de ayudar a financiarle su campaña de un modo que la sociedad reprueba, pero el error verdadero es cómo vas a caer en eso de salir a decir que sí, que recibiste financiamiento de ese empresario chavista así como así, pudiste negarlo hasta el cadalso, pero no Juan, parece que creías en serio esa entelequia de la honestidad y la honradez que la derecha proclama a los cuatro vientos.

Acaso no viste como tu jefe, perdón exjefe, muy a tu propio pesar, después de haber asediado una Embajada y haber casi propiciado la muerte de diplomáticos (mujeres y niños incluidos) por turbas de locos y locas, siempre negó todo, a pesar de los videos y grabaciones que lo inculparon. Que mal aprendiz de político derechista resultaste Juan, mira que ejemplos has tenidos a montón durante todo este tiempo. Podías haber ido hasta la cárcel por “acusaciones injustas del régimen”, por “persecución del régimen”, etc., pero salir a decir casi toda la verdad así como así, que pendejada, cómo si la derecha no estuviese dispuesta a responder que ese es un montaje del G2 cubano con ayuda de ex agente de la KGB y vaya ud. a saber cuánta cosa más. Pero no, tenías que salir a “autoincriminarte” que pendejo fuiste, quizás en otra vida, vuelvas a tener la oportunidad de aliarte con políticos de la derecha y este karma de hoy te ayude a superar esa ingenuidad que te llevo a la tumba, R.I.P, Juan.

Carlos Luna.
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1000 veces.