Ricardo Koesling, un tipo sincero

El día miércoles de esta semana circuló por diversas redes sociales, así como por la red de medios públicos, una declaración del secretario de finanzas del partido Piedra, Ricardo Koesling (vinculado a Posada Carriles), en la cual éste expresa que sacarán a los chavistas a patadas y a tiros si es necesario y que será uno de los modos de enfrentamiento para los días posteriores al 7 de octubre.

Las declaraciones fueron dadas en el marco de un conflicto interno en su partido, que es reflejo último de una convulsión en la MUD. El secretario general del partido Piedra, Leonardo Chirinos, declaró esta semana que su organización retiraba su apoyo al candidato Capriles Radonski, luego de que fuera tomada esa decisión en el seno de la dirección nacional en una votación a favor por 3 votos. Luego, el día de ayer Koesling declaró que Chirinos había sido expulsado de la organización, mientras que éste se refirió a amenazas violentas por parte del primero.

Pero lo importante son las declaraciones emitidas por Koesling, respecto a su consideración de que a los chavistas hay que sacarlos a tiros, hay que enfrentárseles a plomo limpio. Entre las diversas reacciones se contó con un sector revolucionario que denunciaba estas intenciones explícitas, así como el silencio del comando de campaña del candidato Capriles.

Jorge Veraza, ganador del premio Simón Bolívar al pensamiento crítico, en la entrevista que le realizara William Castillo en el programa tv foro, nos decía algo muy importante. El primer engaño del candidato Capriles Radonski y de la derecha mundial en general, consiste en hacerse pasar por demócratas, vestirse con el traje de la política, cuando en realidad el interés económico que los cohesiona tiene como marco la violencia y no la participación democrática.

Lo vivimos acá durante mucho tiempo, por ejemplo con el golpe de Estado de 2002, en éste cualquier vía política fue abandonada para optar por la muerte hasta de sus propios seguidores, lo vimos durante el paro petrolero, donde por encima de las necesidades vitales de todos los venezolanos se nos sometió a una especie de bloqueo y finalmente apreciamos la euforia y el fascismo encarnado en las guarimbas. Todavía hoy en día nos encontramos con actitudes violentas cotidianamente, tal como el hostigamiento que viven en sectores de la clase media, quienes expresan públicamente su apoyo al proceso bolivariano y al presidente Chávez.

Hay que agradecer los actos de sinceridad como el de Ricardo Koesling, porque nos enseñan el verdadero rostro de la derecha, el fascismo que no debemos olvidar nunca, porque en ningún país ni momento histórico la burguesía ha abandonado los espacios ni perdido intereses económicos sin defenderse violentamente, recordemos Chile, playa Girón o los contras en Nicaragua por poner ejemplos menos inmediatos. Es el pensamiento real que existe en quienes consideran que el pueblo atenta contra su capital, de igual modo que muchos de los seguidores opositores, que en las redes sociales vomitan odio y desprecio, refiriéndose en muchos casos en los mismos términos, la muerte. Véase nada más noticiero digital, o peor aún los comentarios en Noticias 24, que antes se hacían bajo seudónimo y ahora con el perfil de facebook, por ahí con nombre y apellido sin ninguna vergüenza se habla de asesinar chavistas o de que se mueran todos.

El conflicto social sigue estando latente, por lo que no hay que recibir algunas actitudes supuestamente democráticas de la oposición de forma pasiva, detrás de los corderos están los lobos esperando, esos que tienen muy claro que el peo es de clase y que no tienen ningún miedo de “echar tiros” para defender sus tradicionales espacios de poder económico y político. Pero la respuesta a Koesling fue contundente, la de un pueblo que no se deja amedrentar y que cree en la construcción de una sociedad más humana post-capitalista. 

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1445 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a150205.htmlCUS