Capriles Radonski

Hay que reconocer que le está echando pichón a la campaña electoral. El candidato es trabajador y voluntarioso. Quizás, como afirma el Presidente Chávez, no lee mucho, ni estudia mucho, pero camina bastante.

La estrategia electoral no es mala, ha concentrado su esfuerzo en municipios pequeños y zonas rurales, sabiendo que su mayor fortaleza la tiene en los grandes centros urbanos. Algo que no debemos subestimar. No habla mucho, ni tiene muchas ideas, pero visita bastantes pueblos… Coloco tres “puntos suspensivos” porque eso es todo lo que tengo que decir del aburrido candidato a la presidencia.

El lector dirá que no es mucho pero no es mi culpa. Si por mí fuera, dejaría el artículo hasta aquí, pero llevo sólo 510 caracteres con espacio y Últimas Noticias me exige escribir 2300 aproximadamente. ¡Qué dilema! Voy a ayudarme un poco, hablando de esa fauna inmoral e inculta petrolera que se llama “Gente del Petróleo” y que concentra buena parte de la publicitada “meritocracia” de la antigua PDVSA.

Hoy, muy activa, luego de la tragedia de Amuay… Hagamos memoria. Recordemos esa nefasta figura que fue Luís Giusti. ¿No era este personaje, él que decía que el país no podía permitir que los precios internacionales del petróleo subieran mucho, porque los grandes países industrializados tendrían un fuerte estímulo para desarrollar fuentes alternas de energía y los venezolanos, como unos idiotas, nos quedaríamos con el petróleo enterado en el subsuelo? ¿Qué pasó con esa brillante y aguda afirmación? ¡El petróleo ha llegado a 150 dólares el barril! ¿Dónde están esas “fuentes alternas de energía” que reemplazarían al petróleo?

En el mismo orden de idea, señalaba el luminoso y perspicaz Giusti, que estos países activarían los llamados “campos marginales”, cuyos costos de producción son elevados, y por lo tanto seguirían “no operativos” con bajos precios del petróleo pero entrarían, en plena producción, ante una eventual, y entonces inconveniente, alza en dichos precios. ¿Qué pasó con esos “campos marginales”?

¡En fin, tremenda meritocracia! volvamos al tema central del artículo. Capriles Radonski sería irremediablemente esclavo de los pactos que la oposición ha hecho con todos estos perversos factores de poder nacionales e internacionales.

¡2313 caracteres!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 872 veces.