Memorias de un escuálido en decadencia

Zamuros

¡Somos zamuros! Coño, qué pena con nosotros mismos. Se incendia la refinería de Amuay y salimos, sin esperar investigaciones ni un carajo, y decimos que eso es culpa del dictador, que la Pdvsa vieja era mucho mejor, que ojala se hubiesen muerto todos, que falta de manteniendo, que ahí nadie sabe un carajo de nada.

Lo he venido diciendo desde siempre: tenemos que reconocer las vainas. Nada nos hubiese costado sacar un remitido dándole nuestras palabras de condolencia a los familiares y amigos de los fallecidos en esa tragedia, y lo firmaba desde Embajada Radonski  hasta Fracaso Petkoff, pero no, salimos desaforados a insultar a todo el que se nos ponga por delante, y sin saber que al mismo tiempo estábamos insultando a los trabajadores petroleros porque los estábamos llamando incompetentes y otro montón de cosas. Y lo peor es que nadie sale a decir “paren los insultos que tienen por twitter, por televisión, por radio, por prensa”, nadie dice un carajo. Así no llegamos a ninguna parte porque derramamos odio por todos lados. Uno no debe olvidar que nosotros participamos en un paro petrolero donde el país perdió más de veinte mil millones de dólares y nadie asume ese peo. Nosotros, que éramos los papaupas de esa vieja Pdvsa, también tenemos que reconocer nuestros errores, pero no, qué bolas, ni un guante para jugar béisbol le dimos nunca a un carajito para que se divirtiera. Y ahora creamos una organización que se llama Gente del Petróleo cuando todo el mundo sabe que ahora la vaina es al revés, es decir Petróleo de la Gente, así lo impuso el dictador y así se está haciendo.

Pareciera que nosotros creemos que ese pueblo es bolsa, que se olvidó del paro ese del que estoy hablando, cuando tenían que hacer colas en las estaciones de servicio por dos y tres días para echar gasolina, y cuando le tirábamos monedas a los que se quedaron en la industria trabajando y los llamábamos esquiroles. Coño, si no ratificamos, este camino de odio nos va a llevar a la más terrible derrota. Por eso es que Embajada Radonski no quiere hablar de pasado, porque sabe que el pasado lo jode bastante, porque aquí está prohibido olvidar ese montón de vainas que hemos hecho nosotros y que los chavistas las recuerdan clarito. Abandonamos la industria porque le creímos a Luis Giusti, quien dijo que si nosotros nos parábamos el dictador se caía. Y todavía hay bolsas que le siguen creyendo a Giusti y siguen diciendo que ese sí es un gerente, qué bolas.

Vamos a rectificar y a dejar de ser zamuros, que muchos de nosotros han muerto y los chavistas no han salido a hacer fiesta por ninguna parte. El papá de Margot me dijo: “Hoy no voy a tirar la puerta del cuarto, porque estoy de luto, Roberto”. Y así se hace.

Hoy no me canta Margot.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4105 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 [email protected]      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /oposicion/a149355.htmlCUS