El bocón de Ramos Allup traicionó a los adecos por $300 mil y un viajecito por Ibiza

Tan valiente y vulgar para insultar al presidente Chávez, tan gritón y prepotente este hijo de Betancourt que ahora tan bajo ha caído; al final los lechuguinos y petimetres le dieron una patada por el trasero y lo mandaron a hacer gárgaras.

Pero lo más deprimente ha sido en el estado de indefensión en que dejó a los adecos, que en todas partes los sifrinos de Primero Justicia los humillan, escupen y abofetean.

A este bocón de Ramos Allup, lo callaron con $300 mil y un viajecito por Ibiza. También le dieron, en un delicadillo estuche, un reloj Casio con una de esas pilas que dura 50 años (aunque a él no le hace falta tanto tiempo).

Este arreglo se acordó poco antes de las llamadas elecciones Primarias, cuando su candidato Pablo Pérez comenzó a perder fuelle en el exterior. En una reunión concertada en Nueva York, con representantes de la USAID, a la que asistió Capriles Randonsky, Antonio Ledezma, Ramos Allup, Armando Briquet, Pablo Pérez, Leopoldo López, Omar Barboza, Julio Borges, Ramón Guillermo Aveledo y Teresa Albanes, se determinó que el gobernador de Miranda era quien reunía las mejores condiciones para enfrentar a Chávez, y que todos los demás precandidatos, sin chistar, debían acogerse a esta decisión que emanaba de un staff de expertos de la Freedon House Fundation.

Que los dólares disponibles para esa campaña sólo serían para Capriles y punto.

Lo de “no chistar” fue algo determinante, que iba dirigido a Ramos Allup, quien enmudeció al oír que los precandidatos, así como los mejores soportes de los partidos y sus asesores principales recibirían una justa compensación por todo el trabajo realizado, y que después del 7 de octubre se le entregaría un bono cuyo monto sería especificado en su debido momento.

Se fue muy claro en la necesidad de que ninguna diferencia o crítica debía ventilarse a través de los medios de comunicación. Se repartieron varios cheques, Ramos Allup cogió el suyo y se metió en el baño para ver si lo que se le entregaba realmente valoraba su gran trabajo a favor de la democracia. Vio que eran sólo 300 mil dólares, y con cierto mohín de resignación lo dobló y guardó en su cartera. Más tarde, con lánguida mirada y una voz agónica, informó a Ramón Guillermo Aveledo que él se consideraba licenciado, dado de baja, y que no le quedaba entonces representar ningún papel en el escenario político nacional por lo cual le debían costear unas vacaciones para España, donde tiene amigos y relativos.

Ramón Guillermo Aveledo quedó en hacer gestiones ante la Dirección para asuntos Latinoamericanos de la misma Freedon House Fundation, y se le ofreció que para el pasado mes de julio se le entregaría un pasaje para Ibiza para él y toda su familia.

Y fue así como este rabioso carcamán, el de la espoleta, el que se cansó de llamar cobarde, tirano y asesino a Chávez, desapareció del mundo político nuestro, y dejó que los sifrinos inmundos de Primero Justicia maltratasen y ultrajasen a como les viniese en gana a los pobres dirigentes de AD.

Qué pobres nísperos tenías Ramos Allup, muy dignos por cierto de tus padres putativos Carlos Andrés Pérez y Rómulo Betancourt.

RIP.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3330 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /oposicion/a148938.htmlCUS