El bocón de Ramos Allup traicionó a los adecos por $300 mil y un viajecito por Ibiza

Tan valiente y vulgar para insultar al presidente Chávez, tan gritón y prepotente este hijo de Betancourt que ahora tan bajo ha caído; al final los lechuguinos y petimetres le dieron una patada por el trasero y lo mandaron a hacer gárgaras.

Pero lo más deprimente ha sido en el estado de indefensión en que dejó a los adecos, que en todas partes los sifrinos de Primero Justicia los humillan, escupen y abofetean.

A este bocón de Ramos Allup, lo callaron con $300 mil y un viajecito por Ibiza. También le dieron, en un delicadillo estuche, un reloj Casio con una de esas pilas que dura 50 años (aunque a él no le hace falta tanto tiempo).

Este arreglo se acordó poco antes de las llamadas elecciones Primarias, cuando su candidato Pablo Pérez comenzó a perder fuelle en el exterior. En una reunión concertada en Nueva York, con representantes de la USAID, a la que asistió Capriles Randonsky, Antonio Ledezma, Ramos Allup, Armando Briquet, Pablo Pérez, Leopoldo López, Omar Barboza, Julio Borges, Ramón Guillermo Aveledo y Teresa Albanes, se determinó que el gobernador de Miranda era quien reunía las mejores condiciones para enfrentar a Chávez, y que todos los demás precandidatos, sin chistar, debían acogerse a esta decisión que emanaba de un staff de expertos de la Freedon House Fundation.

Que los dólares disponibles para esa campaña sólo serían para Capriles y punto.

Lo de “no chistar” fue algo determinante, que iba dirigido a Ramos Allup, quien enmudeció al oír que los precandidatos, así como los mejores soportes de los partidos y sus asesores principales recibirían una justa compensación por todo el trabajo realizado, y que después del 7 de octubre se le entregaría un bono cuyo monto sería especificado en su debido momento.

Se fue muy claro en la necesidad de que ninguna diferencia o crítica debía ventilarse a través de los medios de comunicación. Se repartieron varios cheques, Ramos Allup cogió el suyo y se metió en el baño para ver si lo que se le entregaba realmente valoraba su gran trabajo a favor de la democracia. Vio que eran sólo 300 mil dólares, y con cierto mohín de resignación lo dobló y guardó en su cartera. Más tarde, con lánguida mirada y una voz agónica, informó a Ramón Guillermo Aveledo que él se consideraba licenciado, dado de baja, y que no le quedaba entonces representar ningún papel en el escenario político nacional por lo cual le debían costear unas vacaciones para España, donde tiene amigos y relativos.

Ramón Guillermo Aveledo quedó en hacer gestiones ante la Dirección para asuntos Latinoamericanos de la misma Freedon House Fundation, y se le ofreció que para el pasado mes de julio se le entregaría un pasaje para Ibiza para él y toda su familia.

Y fue así como este rabioso carcamán, el de la espoleta, el que se cansó de llamar cobarde, tirano y asesino a Chávez, desapareció del mundo político nuestro, y dejó que los sifrinos inmundos de Primero Justicia maltratasen y ultrajasen a como les viniese en gana a los pobres dirigentes de AD.

Qué pobres nísperos tenías Ramos Allup, muy dignos por cierto de tus padres putativos Carlos Andrés Pérez y Rómulo Betancourt.

RIP.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3250 veces.

José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.