Sindéresis

Entre Teodoro y Poleo

Las contradicciones de la oposición no pueden ser tan dramáticamente expresadas como tan vehementemente lo hacen Teodoro y Poleo. Y además de la pugnacidad visceral que demuestran los susodichos editorialistas de la oposición, marcan los extremos más pugnaces que Teodoro en la neo derecha y Poleo en el conservatismo tradicional mas enconado, han venido personificando. Teodoro ex militante de la izquierda exquisita, con varias incursiones en los ámbitos guerrilleros, más de imaginación que de monte y fusil, y experto no se sabe como, en fugas desde cárceles bien celadas por los gobiernos de turno de los viejos partidos, y después también, de lograr algunos favores personales que lo llevaron hasta posiciones ministeriales no muy gratas al recuerdo popular , fue a parar a los rincones de la oligarquía que suele guardar esto con disimulo, entre los trebejos que a su paso se van consiguiendo.

Al momento no se sabe si Teodoro pueda tener en este lúgubre momento de su vida política, algún ser que pueda corresponder con él, alguna afinidad a sus posiciones marchitas.

Ahora bien, lo que mas marca la diferencia entre Teodoro y Poleo es que éste último ha militado siempre en la corriente derechista y jamás, en bravía lealtad a los conceptos que defiende ha disentido a profundidad de su ideal conservador.

Poleo es franco en sus posiciones.

Las piensa, las escribe y las practica. Hay quienes piensan que es el diseñador de aquella leyenda que convencía hasta a la misma izquierda venezolana, que sólo tenían el 5% electoral y que jamás podrían alcanzar victoria electoral alguna. Solo Chávez unos treinta años después pudo descabezar tal afrenta.

Teodoro, en sus reminiscencias mas escondidas, se remontará a ese instante, y es probable que el peso de esa afrenta no le de apertura para tragar a Poleo. Por eso no se intiman.

Lo que si es cierto es que Poleo y Teodoro van por las bandas extremas en la acalambrada autopista que diseñó la MUD a Capriles con destino a Miraflores. Ambos despepitados entre las más elucubrantes contradicciones, tendrán entonces que congeniar este próximo 7 de Octubre por la noche, cuando tengan que atenuar en Capriles, el porrazo que los números electorales le asienten.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2424 veces.