Oposición y candidato petulantes

    Durante el gobierno del presidente Chávez  la oposición se ha caracterizado por su afán desestabilizador y entrega de su acción política a los intereses extranjeros.  Todo indica que vienen haciendo el mandado para cumplir un recetario que indudablemente atenta contra la paz y la soberanía de nuestro país. No han tenido empacho ni un mínimo de pudor en entregarse  y hacer antesala a la derecha internacional que deambula por el mundo, hambrienta y sedienta de materias primas.

     Si algún calificativo podemos darle a quienes se oponen rabiosamente al gobierno Bolivariano es que vendieron su alma al diablo. Ni más ni menos. Lo vienen demostrando  desde el mismo momento en que pierden las elecciones en l998. Desde ese momento se les metió en la cabeza que el mundo se les había derrumbado. ¡Claro!, se les acabó la manguangua,  el enriquecimiento fácil y veloz. También se les  puso freno a sus métodos represivos para apaciguar las protestas populares que tuvieron como punto culminante y referencial a finales de febrero de l989.

    Ellos insisten en seguir comportándose como los típicos muchachitos malcriados. Casi se convencen que son intocables y que si algo le pasa a alguno de ellos invocan de inmediato a una intervención, salen corriendo a Estados Unidos, a Europa o van con su llanto ante los desprestigiados organismos internacionales defensores de los derechos humanos. Juegan al saboteo y al  fracaso  de la acción gubernamental. A cada rato irrespetan al CNE y su respuesta ante los llamados  de atención es la burla.

     Como el gobierno y pueblo Bolivariano no es “caído de la mata”, sabemos muy bien lo que traen entre manos estos “aguerridos” proimperialistas.  Si bien, ellos están participando en el proceso electoral que culmina el 7-0, su comportamiento indica a todas luces que están chinguitos porque éstas no se realicen. Para ello buscan argumentos y excusas.  Su plan es pretender convertirse en víctimas y para ello seguramente preparan argumentos  contra el mismo CNE, insistiendo en que no los dejan hacer campaña. Al mismo tiempo  cacarean en un supuesto ventajismo de Chávez.

    La verdad es que a la oposición le resulta difícil entender porqué no  calan en la gran mayoría del pueblo venezolano. Ese rechazo  les produce desequilibrio y los convierte en seres rabiosos y amargados. Casi me convenzo que lo que le falta al candidato opositor es decir que esas elecciones del 7-O no van porque  se celebra el día de Nuestra Señora del Rosario, y el CNE  fijó esa fecha porque seguramente esa santa es chavista. De verdad estamos ante una MUD y un candidato que son la petulancia en pasta.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 842 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /oposicion/a147899.htmlCUS