Majunche, las encuestas, la cartomancia y el I Ching no mienten

Preocupado por los resultados de las encuestas, dado que no podía creer que el candidato de la derecha saliera mal parado en todas éstas, opté por otras acciones. Especulaba que estos patrones de medición no revelan las verdaderas intenciones de los votantes. Esto se le escuché a un intelectual escuálido quien asevera que la Estadística es una manera científica de mentir. Ante esta intranquilidad me busqué a una sibila, amiga de muchos años, para que me ayudara con algunas predicciones. Ante la ausencia del Majunche, ella me sugirió un acto de trasmutación, es decir, que para la escogencia de las cartas del tarot y las españolas, por un momento tendría que asumir la personalidad del Chocobobo (con el perdón de mi madre). Para eso se valió los mecanismos de la hipnosis. Otra solicitud fue, que debía buscar los “momentos estelares” del referido. Según el I Ching, “todo lo que ocurre en un momento posee inevitablemente la calidad peculiar de ese momento”. Por fortuna, tengo los videos donde el Majunche hace gala de sus inefables actuaciones como candidato presidencial.


Primer video: No pierdo de vista al Chocobobo invadiendo la embajada de Cuba. La sibila me pidió que extrajera la carta española mientras me concentraba mirando al Majunche subiendo por la escalera. Extraje el “rey de copas”. En mi estado hipnótico escuché, después de verla hurgar en los meandros tumultuosos de su mente, las palabras asertivas de la adivinadora. “hombre adinerado, de sexualidad reprimida, algo altanero, probablemente astuto y violento. De carácter dominante y cruel bajo la apariencia de un ser tranquilo y apacible. Un ser de doble juego. Cuidado con dejarse engañar con las palabas de este hombre de palmaria inestabilidad”.


Segundo video: Aparece el Majunche violando los derechos humanos al ex ministro Chacín. Carta escogida, el “cinco de espadas”. Miraba estupefacto a una cáfila de escuálidos golpeando con saña a la víctima. Con certeza la voz continuó: “es un hombre cruel. Tiene dibujado en su rostro el salvajismo, el fracaso y una rotunda derrota. Degradación ante el triunfo de los demás. A su lado observo pillería, calumnia, crueldad y cobardía”.


Tercer video. Asoma el candidato de la derecha escupiendo ante las cámaras que él era un rico empleador. No podía creerlo pero allí estaba la evidencia. Extraje “siete de copas” y siguió el dictamen: “el hombre posee un plan desestabilizador que seguramente fracasará. Veo un intento imprudente de fugarse con lo que no es suyo. Discusiones en reuniones con otros perversos sobre planes maléficos”.


Cuarto video. Aparecen el Majunche y Leopoldo abrazados para acordar el siniestro pacto Capoldo. La sibila apartó las cartas españolas y las cambió por un montón del tarot. Escogí “la templanza invertida”. Observé un mohín de desagrado en el rostro de la pitonisa al expresar: “percibo conflicto de intereses, una combinación nefasta y desgraciada. Discusiones como consecuencia de alianzas maquiavélicas. Advierto, a corto plazo, una separación producto de ambiciones personales y desmedidas. Posible naufrago o algún hundimiento”.


Quinto video. Aflora Chocobobo con un sombrero de campesino colombiano aseverando ser el candidato de la paz. Cierro los ojos y del montón de las cartas del tarot escojo “el ahorcado invertido”. Un mohín pesimista surgió del semblante de la adivina y exclamó: “este hombre se distingue por su arrogancia, hay ansiedad egoísta. Noto resistencia a las influencias espirituales. Sus preocupaciones fundamentales son las cuestiones materiales, los placeres corporales y descuido en los temas intelectuales. Todo su esfuerzo está perdido”.

Sexto video. Distingo al Majunche frente a un grupo de personas en espera de su palabra orientadora. El hombre aparece impávido y mudo sosteniendo con las dos manos el micrófono. Extraigo “la rueda de la fortuna” en expectativa ante la sentencia del heraldo: “serán muy peligrosos los arreglos, los compromisos adquiridos se ven difíciles de evolucionar. Subsistirán muchas dudas, ya que tarde o temprano continuarán aciagas intrigas entre aliados. Tarde o temprano tendrá que escoger la acción acertada sobre un infortunado fallo. Su situación seguirá inestable. Hay temor en la toma de decisiones”.

Séptimo video. Atisbo al Cocobobo rodeado de un grupo de acólitos. El candidato de la derecha permanece indiferente ante las agresiones a una periodista. Cierro los ojos y extraigo “la muerte invertida”. La augur mostrando un guiño de incertidumbre exclamó: “engaños de sus aliados más próximos. Desastre ante resultados inesperados. Intentos de sedición y de acciones políticas como secuela de un seguro fracaso. Anarquía entre sus allegados. Paralización temporal. Tendencia a la inercia con problemas que le afectarán su salud”.


No podía creer que un ser humano pudiera albergar tanta mala leche dentro de su cuerpo, por eso preferí cambiar de artilugios adivinatorios. Observé que mi amiga dentro de su vademécum cargaba el “I Ching” y le pedí que analizáramos algunos hexagramas del famoso “Libro de las Mutaciones”. Todavía estaba poseso de la personalidad del Majunche (con el perdón de mi madre). Tal como sugiere la obra milenaria, debía lanzar al aire, seis veces una moneda. según se procede, para construir los signos. A continuación coloqué un video donde está grabado otro de los “momentos estelares” del Majunche.


Octavo video. Lancé al aire, seis veces, la moneda que me entregó mi amiga. Finalmente la adivina dibujó el signo Meng, representativo de “La necedad juvenil”. La adivina y yo observamos con estupor al candidato adeco-copeyano-injusto frente a un grupo de personas. Arengaba muy ufano que las mujeres de Venezuela van a votar por él porque considerarse un chocolatico dulcito. Cerré los ojos para no influenciar mi amiga con mi mirada. Posteriormente escuché la interpretación del signo: “Estoy en presencia de un hombre débil, inexperto, ambiciona ascender por cualquier vía. Pierde fácilmente su modalidad propia cuando se enfrenta con un hombre de personalidad fuerte y que ocupa un alto cargo. Con frecuencia, en estos casos, imita como un esclavo al hombre fuerte. Se asemeja a la muchacha que abandona y se entrega al toparse con un hombre de personalidad avasallante”.

Noveno video: De nuevo tiro la moneda seis veces. Observo al candidato de la derecha arengando una jerigonza, supongo que era a los militares de la plaza Altamira. Dudé que se dirigiera los de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. La sibila construyó el signo “Po” representativo de “La desintegración”. La interpretación del hexagrama fue: “ese hombre se halla en medio de un mal ambiente, ligado con maléficas relaciones externas. Existe un extraño sentimiento interior de temor frente a un hombre de célebre personalidad. No consigue la paz interior debido a los antagonismos entre sus allegados quienes le entregan informaciones falaces que lo confunden. No tiene criterio propio. En su entonos hay contradicciones y ambiciones personales que lo están llevando hacia una segura frustración”.


No quise seguir escuchando tantas desgracias juntas. Por fortuna, recuperé mi vieja personalidad y le pedí a mi amiga que se retirara. Finalmente me convencí que las encuestas estaban en lo cierto, coincidían con las conjeturas que recién había escuchado. Mientras la taumaturgo se retiraba, en mi somnolencia escuché una voz que sentenciaba: “No es una predicción es una realidad, la derecha más nunca volverá a gobernar este país. Está escrito en las estrellas”.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1258 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a147677.htmlCUS