Letra Desatada

Tormentos opositores

Hay tres cosas que atormentan a la oposición. El uso de las cadenas, el rostro digitalizado de Bolívar y el ingreso de Venezuela al Mercosur. Si estuviéramos en 2009 no importara mucho. Pero estamos en campaña y cualquier cosa que haga el Presidente es considerado campaña. Es Presidente y es candidato. Para quienes lo apoyamos es fácil diferenciarlo. Para quienes no lo apoyan, todo es campaña y se quejan más que un camión de cochinos. ¿Dónde la verdad? Veamos.

Cadenas. La gran mayoría de los medios de comunicación apoyan al “flaquito”. En Altagracia de Orituco, en Guárico, por ejemplo, llegan diariamente seis periódicos, de los cuales dos son pro gobierno. Esa relación se repite en todos los “altagracias” de Venezuela. Es una relación desigual, desproporcionada, ventajista, grosera que ya pasó de una década. En esos medios usted encontrará inmisericordemente estos términos asociados a Chávez: promueve la violencia, castrense, abuso de poder, cáncer, enfermo, usa fondos del Estado para campaña, mentiroso, autoritario, guerrerista. En cambio con referencia al “flaquito” encuentra estos: joven político, progreso, dice la verdad, candidato de la unidad, hay un camino, por un futuro mejor, el bus del progreso. Haga el ejercicio, agarre la primera página de hoy de El Nacional y lo verá. Chávez “arremete contra”. Capriles “declara sobre”.

Mercosur. Como la derecha es igual en todas partes (ignorante y torpe), al golpe de Estado en Paraguay le salió el Mercosur por la culata. No encuentran qué hacer con eso. Los senadores derechistas paraguayos tenían años impidiendo el ingreso de Venezuela al Mercado Común del Sur. Y miren que paradojas, la vida te da sorpresas. Hoy, la oposición apátrida venezolana le dice no al Mercosur, con tanta vehemencia pitiyanqui como hace años le dijeron que sí al Alca. Son los mismos.

Bolívar. De este tema dicen que lo “dibujaron” igualito a Francisco Pacheco, lo cual es un problema sólo para ellos. Que es afrodescendiente. Que tiene una verruga detrás de la oreja, que no se ve pero que ahí está. Que para qué sirve eso. Que con eso no se controla la inflación. Que, que, que… ¿Qué tiene que ver el culo con las pestañas? Se burlan de las científicas lideresas de la investigación, irrespetan su integridad y sus conocimientos, ponen en duda su profesionalismo… Hacen lo que siempre han hecho: atropellan, insultan, agreden, humillan.

Sí, estamos en campaña. ¿Se vale todo? No. Para eso hay un árbitro. Pero, ¿podrían hacernos la caridad de dejar de ser tan quejosos? Son los “correveydile” de los partidos ante el CNE. Dejen a ese hombre quieto, porque ya casi extrañamos a Ezequiel Zamora. Hagan su campaña, que del otro lado se respeta la libertad de expresión sin hacer tanto puchero. Bolívar, Mercosur y las cadenas son políticas de Estado, dictadas por el jefe de Estado. ¿O será que quieren que le cedan esas decisiones al “flaquito”? Es por una duda que tengo, como diría Hernández Montoya. Sigamos.

[email protected]
TWITTER: @MERCEDESCHACIN

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1213 veces.