¿María Corina nació en Nirgua?

Cuando muchacho, en la Nirgua de mis recuerdos, existieron tres personajes que su sola presencia hacía temblar a cualquier de los corajudos niños del pueblo: Martina, "la patona", la "loca" Luisa y la "anima sola". Al crecer, despuntar la adolescencia, desaparecian los temores y los más irreverentes se mofaban de los personajes. La señora Martina, rechoncha, leprosa, impresionante, con un gigantesco linfedema con verrugas y todo en su pierna derecha, produlto de alguna filariasis o de multiples erisipelas, según decían. El volumen y el peso la obligaban a arrastrarse con gestos de dolor para poder caminar. Quizás para alejar a los despiadados muchachos que de ella se burlaban, expresaba sonidos, que evocaban los estertosos quejidos de un toro de lidia. Se pudiera decir que representaba un fracaso del sistema de salud, y por ende poíltico de la época (decada del 50).

No menos impresionante era la "loca" Luisa. Siempre vestida de negro. un larga pañoleta envolvia su cabeza, microcéfala, que cuando venteaba, los extremos de la pañoleta parecian grandes mariposas nocturnas, agitadas. Su cara, poblada de arrugas, con ojos exoftalmicos, nariz larga, aplanada y aguileña, la boca, con labio superior breve pero el inferior era exageradamente pronunciado. Pescuezo largo. Muy alta, a pesar de su joroba edorsal: manos huesudas, de largos dedos y uñas ennegrecidas, utilizaba alpargatas negras tambien que no ocultaban los deformados dedos de sus pies. El largo vestido bordeaba sus tobillos. Cada quien tenia una teoria de por qué la señora Luisa había enloquecido. Muchas historias se entrecruzaban y no poca gente le daba algo de comer o alguna moneda para evitar ser el blanco de sus extrañisimas maldiciones. Grandes y jovenes le tenian cierto miedo. Cuando algún desalmado adolescente, a no menos de una cuadra de distancia le gritaba: "loca Luisa", "loca Luisa", arrancaba a correr, para evitar ser alcanzado, pero las maldiciones de Luisa se oian en todo el pueblo y algunos campos cercanos. De nuevo, la ausencia de una politica de salud, eternizaba la deplorable situación de esa paciente psiquiatrica.

Pero la que sin duda lograba impresionar a todos era "la anima sola", por el misterio de su origen social, la ausencia de certeza de su equilibrio o desequilibrio mental, por su curiosa forma de vestir, a veces de blanco, otras de lila o beige claro en finas telas. De cutis terso, peinada hacia atras y de moño recogidillo. Sus manos parecian de condesa, nunca habian lavado nada y lo más sorprendente era la caida del pie cuando se sentaba. Desde la rodilla (bajo su falda), que nunca mostró hasta los dedos de los pies (tambien ocultos por la zapatillas), eran una sola linea recta. Detalle que en opinión de algunos viejos entendidos era un detalle determinante para no dudar de su origen oligarquico o noble. Lo cierto es que no escuhaba ni oia a nadie. Sólo hablaba y repetía cosas sin sentido. Cuando le daba la gana hablaba del infierno y de los demonios, en ese momento ni gesticulaba, de facies cadaverica, y creo, que de ahí el temor hacia ella de quienes creian en el demonio. La inmensa mayoria la ignoraba. Podias encontrarla en cualquier parte. Nunca supe que pasó con esa desdichada mujer.

Hace unos dias, mientras atendía una paciente, tambien de Nirgua y medio contemporanea conmigo, en el consultorio, ella, tremendamente taquilálica, pezcó mi atención con una suerte de argumentos sobre la reencarnación. Yo continue trabajando en el más absoluto silencio. Al no escuchar ninguna respuesta mia...será que Usted duda de lo que le digo? me increpó. Bueno..yo.. Me lo imaginé, que dudaría. Pero no le parece sorprendente el parecido que tiene la "anima sola" con Maria Corina Machado?

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2815 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a147480.htmlCUS