El “Truchimán” electorero

UNO

¿Qué no se ha dicho y escrito sobre el candidato de la derecha? Va desde un concepto peyorativo manjunchista ya popularizado hasta forjador de documentos. Un delincuente venido a candidato cuyo prontuario deja mucho que desear. La trácala y la mentira es su norte. Un ciego que se niega a ver y un mudo a quien ya se le conoce el discurso lleno de pereza mental. Un sordo que no oye. En fin un pobre candidato que el Libertador llamaría un verdadero “Truchimán” --Así calificaba el gran Simón Bolívar a aquellas personas quienes les faltaba la moral y la ética. Casandro y Truchimán, llamó en más de una oportunidad al General Francisco de Paula Santander. En cierta ocasión se excusó con uno de sus generales del Estado mayor (El coronel Wilson) por haberlo calificado como tal, según lo narra Gabriel García Márquez en el “General y su laberinto” -- Truchimán significa bellaco, aprovechado, bribón, pícaro, tunante, indeseable. Mejor retrato no podríamos conseguir para este truculento candidato, cuya carrera política ha sido construida sobre un pedestal de billetes.

DOS

Quien mejor lo ha definido en sus escritos es el periodista José Vicente Rangel quien ha expresado lo siguiente sobre este triste personaje: “Ante las limitaciones que presenta la candidatura de Henrique Capriles, desde el Comando Venezuela plantean rediseñar la campaña y mensajes proselitistas del candidato de la derecha para orientarlos hacia temas concretos en el área. Rangel también ha señalado: “que pretende evitar definiciones de carácter ideológicos y rehuir el debate en ese terreno, de lo contrario "tendría que defender el capitalismo y la experiencia de la cuarta República". El truchimán y su comando de campaña han decidido dirigirse a sectores pequeños, obviando realizar concentraciones grandes por el poco poder de convocatoria que ha demostrado hasta el presente. Un solo factor mantiene como estrategia electoral que no es otro que la violencia y la virulencia que mantiene contra los periodistas de los medios públicos de información.

TRES

En realidad ha sido muy difícil para Capriles Radonski penetrar o acceder a los sectores populares sin que no lleve implícita la violencia y la demagogia. El lugar común es el pan de cada día en los pocos mensajes triviales que logra hilvanar. Sufre el candidato de incontinencia verbal. Pretender vender la imagen de un gobernante eficiente, cuando todo el país sabe la ineficiencia que ha demostrado al frente de la gobernación de Miranda. Si bien ya no habla de mejorar las misiones, niega todo lo relacionado con los logros que ha alzado el gobierno de Chávez en su combate continuo contra la miseria y la pobreza. Sus mensajes sobre la violencia se caen por su propio peso, cuando los mirandinos la viven cotidianamente en el estado más violento del país donde fue electo gobernador.

CUATRO

A medida que se acercan las elecciones del 7 de octubre, el “truchimán” luce desesperado, confundido y totalmente perdido. Su comando de campaña evita que lea las encuestas. La avalancha de votos marcha inexorablemente hacia las filas patrióticas y su candidato. Esto no es triunfalismo – Aunque hay que tener cuidado de practicarlo—

Es una realidad que cada día que pasa se hace muy evidente. José Vicente también ha denunciado una reunión con representantes de la Embajada de Estado Unidos en Caracas: “Los directivos de la encuestadora explicaron que sus resultados arrojaban un margen ampliamente a favor de Chávez, a lo que los funcionarios estadounidenses manifestaron prever "un escenario diferente, con un resultado cerrado, y que confían en las supuestas potencialidades de Capriles para cerrar la brecha existente" Entre los datos curiosos de esta conversación está que los funcionarios se mostraron interesados sobre la posibilidad de la disminución de la brecha a partir de la "ocurrencia de un evento extraordinario". Lo que llama la atención es el poco interés que ha despertado en los sectores del gobierno estas denuncias de JVR, sobre todo lo relacionado con los “eventos especiales que se están preparados y la prevención de un escenario diferente, con un resultado cerrado” Ojo pelado, comandante. Mantenerse alerta aconseja esta denuncia. Del imperio puede esperarse cualquier cosa. Así lo ha demostrado la actuación del águila calva del imperio en los acontecimientos donde han participado. Cubiertos o encubiertos, los escrúpulos sobran.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 887 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Antonio Fernández Lunardi


Visite el perfil de Antonio Fernández Lunardi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /oposicion/a147476.htmlCUS