Decálogo de discurso y campaña de Capriles Radonski

Corolario de pautas, manejadas así desde los laboratorios políticos de la MUD, a los fines de articular la estrategia política, mediática y de campaña, por la reconquista del poder político y la consagración de nuestra hegemonía, severamente afectada por Chávez y la revolución bolivariana. En atención a nuestro candidato Enrique Capriles Radonski y su estrategia de campaña, de esta manera, podremos enajenar, como lo hemos hecho de manera sistemática, el imaginario colectivo, confundiendo, manipulando y manejando las aspiraciones sociales a expensas de nuestros objetivos. Nuestros amos financistas del capital extranjero y nacional, nos han llamado a dar un golpe definitivo al chavismo. He aquí, algunas estrategias para hacerlo.

1.- Lo importante es hablar mal de Chávez. Hay que criticar a Chávez y culparlo de todo. Hay que plantear la idea de que sacando a Chávez, todo se va a solucionar. Las gobernaciones y alcaldías opositoras, deben tapar su corrupción y mala gestión diciendo que no funcionan por culpa de Chávez. Nuestros seguidores en CORPOELEC, deben sabotear todo lo posible para culpar a Chávez. Debemos desaparecer el papel toillet, la harina, el aceite, todo, ahorita que vienen elecciones. Hay que hacer de todo lo que está en responsabilidad nuestra y de nuestro sector privado aliado, para generar malestar social. Nuestros medios deben afincar la estrategia.

2.- Es necesario ocultar los logros de Chávez. Hay que decir que no se ha logrado nada. Si de Misiones o logros sociales se trata, hay que decir que lo haremos mejor. Es necesario hacer olvidar a la gente que hemos criticado dura y hasta injustamente las Misiones durante años. Diremos que las vamos a mejorar.

3.- Nunca hay que mencionar, las medidas de gobierno y propuestas que analistas y voceros de FEDECAMARAS hacen por Globovisión y que forman parte de nuestro equipo de campaña y serán nuestro equipo de Gobierno. Aunque hemos dicho varias cosas, debemos negarlas y evadirlas en discursos y entrevistas. El candidato no debe repetir, lo que sus asesores y compañeros de partido, ya han dicho en TV, que queremos liberar precios de la cesta básica, liberar el dólar, devolver tierras expropiadas, desregular la banca, privatizar la infraestructura del Estado, dejar a PDVSA al capital privado y privatizar lo que el chavismo nacionalizó, como la CANTV, el Banco de Venezuela, Lácteos Los Andes, etc.

4.- Siempre hay que hablar insistentemente de que HAY UN CAMINO. Repetir incesantemente la palabra PROGRESO, aunque nunca expliquemos el “como”, ni admitamos públicamente que no sabemos de otra estrategia distinta a la que nos ha planteado FEDECAMARAS. A ellos no hay que ni nombrarlos. Simplemente repitamos eso, sin dar detalles, sin hablar de una estrategia de desarrollo bien definida. Solo hay que repetir AUTOBÚS DEL PROGRESO, sin explicar concretamente de que se trata eso, como línea programática y metodología del desarrollo. Debemos hacerle creer a los taxistas, buhoneros, amas de casa y similares, que todo será distinto, que van a “progresar” y podrán ser ricos votando por nosotros.

5.- Es bueno proyectar una imagen de hombre humilde del candidato. Nunca hay que difundir en medios referencias biográficas, ni contar anécdotas personales. Queda prohibido repetir que Capriles Radonski es rico de cuna, y es amo de la Cadena Capriles de medios de comunicación, y que su familia es dueña de la franquicia CINEX, y 8 de las más grandes inmobiliarias y constructoras del país. Los medios deben ocultar siempre los nexos del candidato con la secta NeoNazi “Tradición Familia y Propiedad”, hay que ocultar que fue diputado copeyano por el Zulia sin haber vivído allá y hay que borrar del recuerdo las imágenes del candidato asaltando la Embajada de Cuba y persiguiendo con la policía de Baruta a funcionarios públicos en el golpe de 2002. Hay que proyectarlo como humilde, sencillo y pacífico. Que es un líder que quiere unirnos, y que si el gana, los chavistas van a desaparecer del espectro público y todo estará en paz.

6.- Hay que enunciar que el proyecto de país, con Capriles, es un proyecto nuevo. Esto, pese a que no hay ninguna novedad ideológica y conceptual, que de cuenta de un cambio de sistema económico y de sociedad. No hay que admitir, que defendemos el proyecto de la ideología más arcaica y atrasada, que es el capitalismo. No hay que hacer públicamente loas al capitalismo. De hecho, más bien hay que dar la imagen de ser “Progresista”, para así asociar la palabra “Progreso”, con las ideas de la izquierda. Digamos que Capriles quiere ser como Lula, pese a que Lula apoye abiertamente la campaña de Chávez. Debemos confundir a la gente. Hay que parecer de izquierda y confundir a los incautos. De esta manera, el candidato no tendrá la imagen Adeca-Copeyana de todos los que conformamos su entorno.

7.- No hay que escatimar palabra alguna en hacer cualquier tipo de promesa por insólita que parezca. Hay que proyectar la idea, de que el candidato es un líder que no teme prometer cualquier cosa por imposible que parezca, para dar la impresión de que es un hombre sincero y comprometido en su corazón con lo que dice. Ya el candidato ha dicho que acabará con la delincuencia, el problema carcelario, el tráfico vehicular y el desempleo en un año. Debe ir más allá, debe prometer más. No importa que no tenga explicaciones de cómo lograrlo, no importa que no de detalles, no importa que no de estrategias programáticas concretas. Simplemente debe prometerlo. La demagogia siempre nos ha funcionado. Es lo que mejor sabemos hacer.

8.- Debemos atraer a los jóvenes, debemos poner a Chávez como un viejo incapaz. Debemos vender la idea, de que nuestro candidato es un hombre capaz de resolver todo, pese al abandono y desastre del estado Miranda. Debemos hacerlo caminar muchos kilómetros por todo el país, y tapar el hecho de que Chávez tiene 14 años haciéndolo, trabajando sin vacaciones y conoce y ha asumido problemas que van más allá de su labor Presidencial. Hay que poner a Chávez como un viejo enfermo, que se va a morir. Hay que burlarse de su salud, hay que presentarla como un hecho noticioso, truculento, morboso, para generar angustia. Hay que negar la mentalidad joven y dinámica de Chávez. Debemos lavarle la cara a Capriles y negar la verdad de que es un joven con la vieja mentalidad.

9.- Es necesario ocultar nuestra agenda internacional. Debemos ocultar nuestra política petrolera, subordinada al interés gringo que son nuestros principales financiadores. Hay que poner los acuerdos internacionales de Chávez, como regalos al extranjero. Que los médicos cubanos, las viviendas chinas, los tractores bielorrusos y las plantas procesadoras de harina iraníes, etc, no existen. Hay que negar que EEUU era nuestro casi único cliente petrolero y se llevaban millones de barriles al día a precios subsidiados y con regalías al 1%. Digamos que la política petrolera y la agenda exterior chavista es un desastre y punto. Manipulemos y tergiversemos todo. Hay que mentir. Que nadie se entere que hay 7 sistemas de metros y trenes en plena construcción, fabricas de tecnología, vehículos, satélites, entre muchas otras cosas, por apoyo internacional. Tampoco hay que admitir que EEUU son nuestros aliados. No hay que ni nombrarlos. Solo debemos decir que queremos relaciones pacíficas con ellos, pese a que estén sedientos de saquear nuestra reserva petrolera que es la más grande del planeta.

10.- Las encuestadoras que siempre trabajaron para nosotros, ahora dan resultados en nuestra contra. Sabemos que son confiables. Nosotros mismos las hemos contratado. Pero hay que negar sus resultados. Digamos que se vendieron a Chávez, pese a que sus estudios sean contratados por Polar y Procter and Gamble. Hay que negar que el mismo Bank of América, en New York, pronosticó una victoria aplastante de Chávez. Hay que negar el histórico de acierto de esas encuestadoras. De hecho, hay que llamar a encuestadoras que son de la propiedad de algunos de nuestros dirigentes para que publiquen un supuesto “empate técnico”. De otra manera, no será posible cantar fraude, pese a que el sistema electoral es virtualmente invulnerable. Cantaremos fraude. Taparemos nuestra incapacidad política diciendo que nos robaron las elecciones. Haremos un escándalo internacional y pediremos ayuda para que nos intervengan. Nuestros medios ya están preparados. La Embajada norteamericana ya nos da el apoyo. Ya tenemos paramilitares armados listos para hacer correr la sangre y culpar a Chávez. No importa que tengamos que crear un estado de conmoción, ni que generemos confrontaciones violentas a escala nacional, ni que generemos otra ruptura y coyuntura de fragmentación social. Ya hemos dado golpes y paros. Sabemos hacerlo. Nuestro objetivo, es la reconquista total del poder político. Estamos listos. HAY UN CAMINO. Y el nuestro, es este camino.


Colectivo de Acción Revolucionaria

Correo: [email protected]

Twitter: @FRANCO_VIELMA

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1144 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a147101.htmlCUS