Abogado del diablo

El Golpe Electoral

Madrugando ideas, después de haber visto ciertos pasos que indican marcha atrás antes que –ni siquiera- un paso al frente, y sobre todo, lo ocurrido en el sur, apenas encendiéndose, creo necesaria hacer patente mi lucubración, que en no pocas ocasiones ha dado en la diana, sin tener que ser yo un ducho en materias políticas, aunque sí, vía las corazonadas.

Ha habido un momento de distracción en el lado opositor donde más de uno ha salido con las greñas tiradas. Lo que ocurre ahora en Paraguay, ha detenido mágicamente las “tiranteses” entre los vecinos de patio trasero para andar de carrerita hacia otra estrategia que delata de ortodoxa, aunque este año la reviste de un cariz subliminal: “la permanencia de Chávez en el poder”.

Para esta estrategia no hace falta que el ganador a todas luces tenga el porcentaje que le venga en gana, peor, que lo supere. Para lo que se busca obtener, el poder, los años en él, son ya el acicate que el presidente amasa como su peor carta, más, con la promesa del “no retorno” con que pretende darle matarile de una vez por todas a todo ese amasijo que lo opone.

Para la derecha, fue pésima la idea aquella de haberse retirado de las elecciones parlamentarias a días de ellas. No ahora. El juego que se adelanta otea una actitud macabra que no incluye un solo caucho quemado. Venezuela es el país que mejor tiene defendido su proceso político con comillas o no, defendido a ciegas o no, puesto que es el país con un poder militar al lado de su presidente, con cada vez mayor personalidad y sello armado… el peligro tal cual en Siria. Pero Venezuela tiene un detalle que la desfavorece en estos momentos: las elecciones. Unamos las piezas: Todos están contando con que la oposición desconozca al árbitro; no hace falta, mi hipótesis es que no va haber ninguna votación por parte opositora, pues me huele que no se va a presentar a ellas.

El hecho es que con hacer fuertes movilizaciones hacia donde se vaya a presentar y que en adelante otros truequen las estadísticas de encuestas como lo acaba de hacer el Salazar, está la mitad del trabajo hecho; por ejemplo, presentaciones en Barquisimeto, San Cristóbal, Maturín, Porlamar, etc., y se mueva un buen número de población electoral de manera que las fotografías digan mucho, aunado ello a las “nuevas estadísticas” que pongan al retador si no ganador, por lo menos a puntos de ello, eso basta para desde ya ir limando opinión en los opositores para contrariar al árbitro; tonterías pero que hagan bulto, porque la fotografía hace la mitad del trabajo. A este trabajo se suma la opinión foránea que se oponga a los intereses del gobernante a “perpetuarse”, más con la voluntad del “no retorno” a la parte opositora en las acciones del próximo período, el apoyo militar que se leerá como un “dizque” en defensa de la tranquilidad, cuando a ese mando está un fuerte brazo defensor del mismo presidente, son apenas bocados que se permitirá la extrema derecha –en Venezuela no hay medias tintas opositoras-, para retirarse de la carrera presidencial a días de ella.

La oposición sabe perfectamente que los números no la favorecen y no lo harán a la hora de la magna cita, que la trampa no es el fuerte de esos conteos electrónicos. Pero debe tener en cuenta el lado rojizo que tres auditorías, antes, durante y después del proceso electoral de las mesas, no son avales para nadie que oponga “de otra manera” lo que vive el país. Por lo tanto el primer paso –ojalá me equivoque-, la estrategia está en retirarse antes de los comicios. Repito, este no es aquel momento parlamentario, y creo que las herramientas las tiene por el mango esta oposición a la hora de hacer peso político internacional sobre todo teniendo en cuenta el juego fotográfico de las concentraciones masivas que impondrá al exterior, más en los países y/o estados que tengan grandes intereses porque caiga este proceso (Estados Unidos, El Vaticano, razones les sobran, Reino Unido, por su apoyo incesante en la cuestión malvina, Israel por su apoyo irrestricto al problema palestino y su conexión hermanada con Irán, los países derechistas por la influencia que a todas luces ven injerencista, la comunidad europea…). El retiro vendría desde los opositores que están en el CNE, continuaría con los opositores de la asamblea y jaquearán con los votantes a quienes impondrán sus argumentos, para “dejar” el paso libre a los seguidores de Chávez a que recurran ellos solos a las elecciones, de manera que la cantidad que saque queda fraudulenta ante el mundo. El segundo paso será el hacerse las víctimas e imponer la salida del ministro Rangel de la defensa, pretexto para vociferar al exterior la parcialidad del ente comicial, huelga decir del TSJ, por aceptar un ministro parcializado a favor del presidente. El tercer paso vendría en la imposición de condicionamientos para ir a elecciones, el más importante de ellos: que el candidato Chávez también retire su candidatura, por sus promesas de “acabar con la oposición” para el próximo período gubernamental. En fin, sabotaje más sabotaje, hasta la coronilla electoral.

Lo dejo hasta aquí. Lo que se prepara no es cantar fraude, o sí, cantarlo, pero antes de las elecciones y para ello preparar al rebullicio que llaman unidad en pos de ese golpe. En la OEA, ONU, OTAN y otros platillos, lo que querrán escuchar es de condicionamientos cumplidos, tal cual en Siria, con la salvedad que no recurrirán a franquicias de guerrillas urbanas, sino a invasión propiamente dicha, pues a la mansa oposición habrá que salvarla del salvajismo izquierdista que ha puesto sus garras en el país de los libertadores, y a los libertadores hay que defenderlos. Para ello se prepara el terreno dando que hacer en los otros terrenos, como Paraguay, Bolivia, Argentina, no me extraña que Ecuador, Brasil, etc. Salud amigos donde quiera que se encuentren, del otro lado de estas teclas.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 785 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a145851.htmlCUS