Se desmorona Capriles

Si hubo algo que a la oposición le cayó como un tobo de agua fue cuando organismos e instituciones internacionales señalaron que Venezuela era un país pionero en felicidad. Un logro posible en la Revolución que ha sabido brindar atención a las mayorías, en especial a aquellos que nunca fueron tomados en cuenta por gobiernos indolentes. Y esto se debe que para la democracia socialista del presidente Hugo Chávez, la inclusión es una bandera que ha sido izada en todas las políticas y gestiones de gobierno en todos sus ámbitos.

La accesibilidad de los colectivos a participar en las políticas de estado ha creado un verdadero bloque hegemónico del poder popular donde los roles protagónicos y participativos han ofrecido nuevas modalidades de empleo real, de inclusión social y de transformación hacia un modelo de país más equitativo de justicia social.

Es por eso que hay que estar afianzado que sólo en revolución podremos seguir cosechando logros maravillosos que garanticen la solución de todos los problema que hemos heredado del desorden de país que crearon en la cuarta república y que aún con todo el esfuerzo revolucionarios se arrastran taras sociales como la pobreza a la cual se le ha dado un duro golpe en este gobierno que cada día baja los índices y que está  comprometido a seguir disminuyendo este dolor social que antes del 98 había alejado al 84 por ciento de la población a los accesos primarios de las riquezas de un país petrolero y milmillonario.

Es por ello que da tristeza cuando un venezolano como Capriles Radonski pretende manipular a las mayorías con un discurso torpe, engañoso, pleno de mentiras, donde usa algunas palabras generales como “progreso” y “bienestar”, cuando en realidad sus planes obedecen a libretos oscuros del Imperio norteamericano y grupos minúsculos de burgueses apátridas que tiene sus intereses particulares.

Vergüenza dio su somero discurso el día de su inscripción en el CNE, donde apenas pudo hablar  escasos siete minutos circundando una serie de incoherencias, vacios y manipulaciones cursi que sólo calan en aquellas pobres mentes que han sido manipuladas por los medios privados para atacar este proceso de transformación social del pueblo venezolano y que lidera el comandante y presidente Hugo Chávez Frías.

La campaña no ha empezado oficialmente, las fuerzas chavistas aún no han prendido las turbinas. Nuestro candidato, el candidato de la patria Chávez, no ha empezado una campaña de amor y verdad que se avecina y, por el otro lado, vemos un Capriles Radonski desgastado, que empieza a desmoronarse, una imagen deteriorada que cada día se desdibuja del mapa político porque sus mentiras no las quiere el pueblo por apátridas y traidoras a los verdaderos compromisos con todos y todas los venezolanos, quienes cada día soñamos con un patria más justa y digna, una democracia socialista que sirva de modelo mundial o de referencia internacional para la liberación de los pueblos que han sido oprimidos por un modelo capitalista devastador y malvado que cada día oprime y ahoga a los pobres del mundo.

Cada día el gobierno revolucionario va consolidando las misiones como vía expedita e idónea para pulverizar la pobreza en Venezuela, es por eso que el venidero 07 de octubre todos saldremos a votar por el candidato de la patria, el candidato del pueblo, el candidato del corazón de los venezolanos, el candidato del amor, el candidato de la felicidad Hugo Chávez Frías.

*Diputado AN


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2107 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a145384.htmlCUS