La oposición viola o destruye hasta lo único casi perfecto del mundo: Las matemáticas

“Las matemáticas parecen constituir

   una facultad de la mente humana

   destinada a compensar la brevedad

   de la vida y la imperfección de los sentidos”.

 Joseph Fourier

      No soi matemático, pero he transitado mucho de sus maravillosos predios. En Lovaina (Bélgica) cuando estudiaba con el maravilloso profesor Jean Ladriére, Cosmología i Filosofía de la Ciencia, cuando ya había estudiado  Lógica Simbólica (Lógica  Matemática) i la misma disciplina con mi inolvidable i formidable maestro, el mexicano Adolfo García Díaz, me tocó por examen final la Teoría de la Relatividad de Einstein, i naturalmente tuve que usar lógica matemática; i antes, sistemas formalizados en esta ciudad, orientado por el profesor Ernesto Battistella, matemático argentino que luego fue mi alumnos en Filosofía. Si no domino las matemáticas, sí conozco de Filosofía de las Matemáticas i en mis clases de Filosofía de la Ciencia, enseñaba su estructura i relación con la realidad, “Qué son las matemáticas i qué no son las matemáticas”, por lo que hablo de su cuasi perfección, pues en el Teorema de Göedel se demuestra la incompletitud de las mismas, i que en el más perfecto sistema axiomático, puede quedar siempre un teorema sin resolver. Empero, las matemáticas nunca mienten. Precisamente sobre este teorema, hizo su tesis doctoral el profesor Ladriére (perdonen que mi computadora, no tiene acento grave) en dos gruesos tomos. (Algo inaccesible para mí). Sin embaro, tengo conocimientos fundamentales i una buena máquina calculadora de 16 dígitos siempre en mi escritorio.

     Hecho este preámbulo explicativo para no ser,  en los números,  un cogido a lazo como Julio Borges cuando habla de cifras, i otros que le rodean (¡Dios mío quién le enseñó aritmética i cálculo a este Julio o a María Corina, además de gramática!), paso a referirme a esa cifra que no es una hipótesis como se ha dicho disparatadamente, sino unos resultados que con elementales matemáticas, indican que son absolutamente imposibles las cifras que ha usado el Comité Electoral de la MUD, encabezada por una señora que debería sentir vergüenza a su edad, por  mentir tanto haciendo el ridículo. Esa señora i sus colaboradores, ya envejecidos para entrarle a las matemáticas, deberían estudiar un poco i leer libros que son verdaderas joyas, como la obra de Carl Sagan, titulada  MILES DE MILLONES,  con los subtítulos de pensamientos de vida y muerte  i  en la antesala del milenio (ediciones grupo Z) 1998, Barcelona, España. Sagan fue un científico, astrónomo i pensador de la NASA, que tiene otras magníficas obras  (comenzando por el COSMOS) i que se ocupó hasta de menudencias interesantísimas al tratar de cifras, especialmente grandes cifras. Por ejemplo demuestra que para decir uno /1/ necesitaríamos un segundo (10°; 1000, mil 17 minutos (10 a la tercera potencia); 1.000.000 un millón (10 a la sexta) 12 días; mil millones (10 a la novena) 32 años; i 1.000.000.000.000, un billón (10 a la doce)  32.000 años. Esto lo cito para que se vea : con las matemáticas hemos experimentado en todo.

      En consecuencia, pendiente de unas elecciones que intencionalmente se programan  (no por el Poder  Electoral  i el CNE, sino la  desunida i alocada mesa de supuesta unidad MUD, omitiendo todos los medios de seguridad), escuché el resultado obtenidos por los cinco aspirantes, a pocas horas del final (adelantado por María “Verbo Responsabilidad” evidentemente, irresponsable). I en la noche, en el formidable programa LA HOJILLA, donde ya Mario Silva i Jorge Amorín nos presentaron unos cálculos claritos que, suponiendo un trabajo preciso en el proceso eleccionario, i sin que se perdieran minutos o segundos en votar, empezando i terminando las mesas de trabajo desde la 8 en punto de la mañana hasta las 4 p.m., i  todas con prórroga hasta las 5 de la tarde, o sean 9 hora continuas,  sin el mínimo inconveniente de retraso como un estornudo, i generalizando un tiempo de 3 minutos (por lo menos vimos que el pordiosero de Pablo Medina i el corrupto de Diego Arria tardaron el primero más de seis minutos i el segundo más de cuatro), obtener no una hipótesis, sino una justa apreciación matemática, concluir que esa cifra de casi tres millones obtenida por la MUD, es IMPOSIBLE i por lo tanto falsa.  Eso es una prueba MATEMÁTICA del FRAUDE, que quiere hacer la oposición rica (la llave Cisneros-Polar) contra los casi fenecidos partidos del pasado cuarto republicano (AD-COPEI), o mejor de la DICTADURA PUNTOFIJISTA. López se salvó de quedar en el suelo i sin el señalamiento de inhabilitado, haciendo un buen matrimonio con i por el dinero de su rico aliado. I el que más gastó en su campaña, con el dinero del pueblo desviado a esos menesteres, fue Pablo Pérez.  Abandonó su mala gestión en la gobernación, viajó que da gusto i su rostro está reflejado en miles de sitios para contemplarse él mismo i mañana decir al menos:  ¡fui candidato presidencial!  i aunque realmente no lo logró, al menos dio un banquete con su narcisismo político. Los cálculos los han repetido varios autores como Luis Semprún  Jurado,  Nicman Evans, Víctor Contreras i muchos otros en Aporrea hasta el respetable Sant Roz, coincidiendo que allí no hubo ese número de electores i votos. De manera que, Sra. Albánes: revise su conciencia i aprenda un poco de números. 7.600 i pico de máquinas escrutadoras, con una votación que no fue perfecta como suponemos en los cálculos, con un40% de mesas que empezaron con retraso, más todos los retrasos parciales que sabemos se presentan en un proceso electoral, cuando más estuvieron alrededor del millón de  escuálidos fascistas i de algunos ejemplares de pueblo sometido por sus necesidades económicas. Luego las televisoras, periódicos, revistas, radios i otros medios, se conectarían con sus homónimos en el exterior, i difundirían la monumental mentira preparatoria para el 7 de octubre diciendo que tienen el 60% del electorado venezolano, cuando la realidad es que estimo no llegan al 20% i la quema de los cuadernos electorales a quien perjudica es ellos mismos, pues indica que no tienen pruebas de nada, sobre el número de votantes i porque además descubrirían traiciones, ventas, amores ocultos i cuanta porquería es de imaginarse en esa Mesa de Infamia, no solamente de  alacranes que empezaran  a clavar sus aguijones, sino que todas la alimañas de los grupos, huelen a excremento, a las cloacas de París o de Roma, tan pintadas en muchas novelas clásicas o en el cine. De todas maneras, son muchos los estúpidos que aplauden.

       Un autor chileno, en un menuda obra de fácil lectura, nos cita o recuerda la frase de Gauss que llamaba a las matemáticas “la reina de las ciencias”, pero aclarando también que una frase conocida como esa, tiene no una contrapartida, sino un cambio admisible: entonces llama a una segunda parte de ésta, “la Reina de las Matemáticas” que se refiere a la teoría de los números, nacida del estudio de los números enteros, i que puede llegar a ser una ciencia mui abstracta,  entre la llamada ciencia pura; sin embargo no deja de estar de cierta manera conectada con la realidad. De esto trataba cuando hablaba en mis clases de qué son o no son las  matemáticas. Las de mui alta abstracción ya no son para el uso común, pero es la matemática que sirve a los adelantos de los últimos siglos, así como la física cuántica ya no es para las mediciones de acuerdo a la física newtoniana en la vida común, pero sigue siendo física de nuestro mundo. Por eso nos toca a los que no somos matemáticos al menos un respeto por los números, las cuatro operaciones fundamentales, la regla de tres, los porcentajes, etc., o no estaríamos en el mundo civilizado. Aquí, Las cuatro operaciones fundamentales han sido violadas o destrozadas en el papel i en las mentes,  i los resultados llevados a ceniza, por lo cual deberían hacer un sepelio en el cual, la Suma Sacerdotisa, sea la señora que presidió la Comisión Electoral de la MUD. Un entierro de números, por demostrar verdades i no servir para dar, buenas razones al Imperio del Norte, porque allá saben las deficiencias matemáticas de los escuálidos i que malgastan sus dólares o van a sus cuentas bancarias. ¡Qué vaina que las matemáticas no mientan!

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2163 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /oposicion/a138605.htmlCUS