(Teatro en un acto)

De qué color es la sotana del cura

Sube el telón y aparece un sacerdote frente a un altar y sobre éste una botella de vino sagrado. Mientras un monaguillo está más allá arrodillado frente a un Cristo y un arreglo floral. Los feligreses asistentes a la misa están en silencio. El párroco se aclara la garganta y empieza el sermón:

“Hijos míos, estamos viviendo momentos difíciles. Tenemos que unirnos no sólo los católicos sino los ateos para enfrentar al demonio que día a día anda exhortando a sus hordas para que se violenten y acaben con sus hermanos. Hoy este país no tiene una cabeza que lo dirija, sino por detrás está Satanás, quien le da las directrices y eso tenemos que enfrentarlo, de lo contrario no creemos en Dios, nuestro padre, quien murió por nosotros crucificado, lo cual nos puede pasar a nosotros si no atacamos esta tragedia que le está pasando a esta patria grande y de héroes.

Por eso ante tales atropellos no hay que quedarse callados, hay que gritar, hay que salir a la calle y protestar por sus hijos, quienes pueden ser atrapados por el demonio, quien los quiere adoctrinar y convertirlos en sus vasallos para seguir destruyendo lo que queda de esta tierra bendita.

Es hora hijos míos de apartar el silencio y seguir lo que nos dicta nuestra conciencia ante esta situación demoníaca que está atravesando el país, porque de no hacerlo el Todopoderoso los va a castigar”.

(En esta parte de la obra el Sacerdote calla, se arrodilla y se levanta con tal mala suerte que la botella se cae y se rompe y le cae el vino sobre la sotana blanca. El Cura, se sacude el traje, pero opta por quitárselo y cuando lo hace queda en franela, la cual tiene un letrero timbrado que dice: Chávez vete ya).

La misa se interrumpe, porque varias señoras se levantan de su asiento y hasta una de ellas, le dice a otra: “Yo siempre sospeché que este padre era escuálido”.

Al final todos van saliendo y baja poco a poco el telón, y sobre éste una leyenda que señala que todo parecido con la realidad es pura casualidad.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1605 veces.