Dos alas de un cuerpo que se expresa a través de valores relacionados con la libertad, la igualdad y la justicia

Saber y trabajo para construir la Patria Socialista

“El Sistema Económico Socialista Comunal, es la única manera de vencer la pobreza, de vencer la miseria y de lograr la mayor suma de felicidad social posible para el pueblo” HUGO Chávez FRÍAS.

A la  Revolución Bolivariana de Venezuela se le plantea un nuevo reto, alcanzar la sincronía de dos factores EL SABER Y EL TRABAJO, los cuales son determinantes para la construcción de la sociedad socialista bolivariana y con ello la existencia de la cultura de la solidaridad, la justicia social, la igualdad, el desarrollo humano y el predominio del amor en la familia, la comunidad y la patria.

Ese nuevo reto es asumido por el comandante presidente Hugo Chávez Frías ya que hoy es prioritario y fundamental unir la educación integral al trabajo como valor esencial del hombre y la mujer en el proceso y dinámica social, esto exige al ser humano adquirir los conocimientos necesarios que nos proporciona la ciencia y la tecnología a fin de abordar con éxito el proceso productivo de bienes que satisfagan las demandas de la población en alimentos, vestidos, calzados, viviendas, medicinas, equipos médicos, transporte, recreación y educación.

Para lograr este propósito se nos plantea, dentro de la Revolución venezolana, la necesidad de erradicar en la llamada etapa transitoria del proceso, los comportamientos y actitudes que van en contravía de los sagrados objetivos de la revolución socialista y bolivariana, tales como el reforzamiento de proyectos inspirados en el individualismo por encima de la inversión que fortalezca la propiedad social directa comunal, el financiamiento a organizaciones sin madurez para la gestión colectiva y el dominio de factores y saberes productivos, así como la existencia de una contraloría social incapaz de evitar errores y desvíos administrativos.

Es importante asumir con sentido autocrítico los problemas de nuestra realidad en lo que respecta  a la marcha de la Economía Comunal, ya que las tareas de los próximos días, semanas, meses y años, nos obligan a entender que tenemos que producir y distribuir desde el ámbito comunal. La crisis del capitalismo nos demuestra que la producción de bienes y servicios concentrados en la gran industria monopólica y de las corporaciones, no resuelven el abastecimiento de la población y no son eficientes para el desarrollo social y económico de los pueblos.

Hoy debemos avanzar en la ruta del valor trabajo como cultura edificadora e incluyente de toda la población en el esfuerzo de crear riqueza social – comunal, entendiendo que es inútil un discurso socialista divorciado del trabajo creador y no es posible el trabajo eficiente y con calidad revolucionaria sin la incorporación de la ciencia, la técnica y la tecnología adecuada, es decir aquella que no sustituye al ser humano en el proceso productivo y que sólo debe aplicarse para evitar los riesgos físicos, mentales o morales contra la dignidad humana; siendo importante su utilización para la disminución del tiempo de labor a fin de incorporar más personas a la producción y permitir el uso del tiempo libre para la actividad social comunal, la recreación familiar, el arte, la cultura, el deporte y tantas otras aspiraciones orientadas al crecimiento humano.

En la Economía Comunal no existe la explotación humana ni el trabajo asalariado, no hay patrón, la conducción es sin jerarquías y todos los comuneros laborantes tienen un rol definido. La toma de decisiones es el resultado de la Asamblea de ciudadanos y ciudadanas con estricto cumplimiento por parte de quienes integran los organismos contemplados en las Leyes del Poder Popular - Comunal.

El Saber  y el Trabajo son dos alas de un cuerpo que se expresa a través de valores relacionados con la libertad, la igualdad y la justicia ya que nuestra educación debe ser liberadora y comprometida con la conciencia del deber social. Educación con sentido social cuyo objetivo es la aplicación del conocimiento en el trabajo orientado a proporcionar los bienes y servicios que la sociedad necesita, dentro de una justa distribución donde deben desaparecer los conceptos “mercancía” y “plusvalía” propios de la lógica de explotación capitalista.

Bienvenida la “Gran Misión Saber y Trabajo”, entendiendo ésta como respuesta al derecho humano de estar ocupado en el proceso productivo para así participar en la generación de riqueza social y recibir de la sociedad los bienes y servicios para el sostenimiento y desarrollo de la familia, a través del aporte económico correspondiente y de los servicios integrales del estado nacional, regional, municipal y comunal.

Objetivos como el planteado requieren del establecimiento de una nueva cultura, el Socialismo, al cual no llegaremos a través de mantener las políticas, consignas y prácticas que defienden la tesis de aprovechar la “transitoriedad del proceso”, para privilegiar el modo de producción capitalista. El Che Guevara enfatizo que “El Socialismo no podemos construirlo con las armas melladas del Capitalismo”.

El Socialismo hay que construirlo con teoría y práctica socialista, desarrollando la cultura socialista y no imitando a los canales de televisión que para captar sintonía basan su programación con basuras cargadas de violencia, maltrato a la dignidad humana, valoración de héroes sociales negativos (Mafiosos, acaparadores, tramposos, especuladores), incentivando la importancia del tener elementos materiales (consumismo) como lo más importante de la vida, a costa del ser como valor humano, todo ello con el argumento de que eso es lo que quiere el pueblo y por tanto defienden “La sintonía - Reiting” como el centro de su negocio.

Nosotros no podemos decir ni actuar bajo el criterio  “el pueblo no está preparado para el socialismo”

, y seguir aplicando en el trabajo la cultura capitalista: individualismo, egoísmo, explotación humana, consumismo, dependencia obrero patronal, sumisión al jefe, valoración del tener y no del ser, al capitalismo hay que combatirlo siempre, hay que desenmascararlo desde lo más simple a lo más complejo, exponer con claridad las teorías de Carlos Marx y Federico Engels sobre la explotación que ejercen los capitalistas en perjuicio de los trabajadores en su doble rol de productores y consumidores.

La Revolución Bolivariana del pueblo venezolano, está en plena actividad democrática, participativa y protagónica, diseñando junto con el Comandante Hugo Chávez y el Gobierno Revolucionario, la “Gran Misión Saber y Trabajo” que tendrá el objetivo de dinamizar e integrar la inteligencia, el conocimiento y el musculo de los ciudadanos y ciudadanas del país en el trabajo creador y hermanándose con la “Gran Misión Agroalimentaria” para producir los alimentos necesarios, en calidad y cantidad con el objeto de lograr el gran objetivo del HAMBRE “0”, así como con la “Gran Misión Vivienda” para construir las viviendas necesarias y de calidad, fortalecer el hábitat y las áreas socio productivas comunales que permitan el desarrollo integral de las comunidades organizadas en Unidades (Empresas) de Propiedad Social Directa Comunal. Siendo las Empresas Estratégicas Socialistas de Propiedad Social Patria otro espacio de participación productiva del pueblo para el desarrollo humano en Venezuela.

La clase trabajadora debe resolver en forma integral los problemas relacionados con las condiciones de trabajo y las condiciones de vida, esto es posible solo en socialismo.

Viviremos y triunfaremos.

Brigadas Voluntarias de Economistas Comunales

   [email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2520 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /misiones/a134689.htmlCUS