Aymara Lorenzo se pasó de "ilustrada"

¡El riesgo que se corre cuando se vé televisión y uno cree que lo están educando en vez de embruteciendo!...

Resulta que la bellísima Aymara Josefina Lorenzo Zuloaga dijo hace una semana en su programa de cada día en Globovisión, que (sic) “Una persona fue a inscribir su candidatura al CNE y la encargada de ese trámite le dijo que no podía hacerlo porque estaba dentro de la lista de los inhabilitados políticos, con lo que se demuestra la falsedad de un régimen que niega que sea por razones políticas y no administrativas, como hipócritamente lo alega el gobierno, que se haya inhabilitado a ese grupo de gente…”.

Y siguió diciendo Aymara, como si se la estuviese comiendo: “¡Fíjate, José Vicente (dirigiéndose a su compañero Antonetti)…, que le dijeron abiertamente que era un inhabilitado político, con lo que se cae la máscara de este gobierno de que haya sido por razones de malos manejos administrativos...; ¡qué bárbaros!...”. 

Y lo peor es que Antonetti, que para más vainas es abogado, le secundó aquella burrada y le agregó más “picantíco”, en vez de darle un regaño y mandarla muy al zipote, por tener la osadía de atreverse (y valga la redundancia) a comentar una vaina para lo cual no tenía ni p… idea. Definitivamente la ignorancia es atrevida.

Ella entendió que lo de inhabilitado “político” era por razones “políticas”, y así lo “escupió”, y aquel esperpento de comentario quedó en el ambiente como si fuera cierto; y, más aún, “científico”, por tratarse de que lo dijo una imponente mujer de inconmensurables saberes y credibilidad asfixiante.

Yo no me voy a poner en la estulticia de explicarle a Aymara la excrementada que puso, porque ni eso se merece. Yo voy a dejarle al abogado José Vicente Antonetti la dura tarea de enfrentarse a su homóloga y restregarla en la cara: “Dijiste una barbaridad, y yo para no humillarte en pantalla, te seguí la corriente, quizás presumiendo que nadie lo iba a notar; pero ¡ya ves!..., esa vaina salió hasta en Aporrea, por lo que ahora te lo voy a decir en privado, sin que nos oiga Alberto Federrico: ¡Eres una cácora!...”.

Pero Alberto Federrico, que parecerá “mongolo” pero no lo es, y que no se queda con una, fue más grosero y se lo gritó frente al gentío: “¡No fue tanta la patada sino la burra que la metió!....”. (Esto tiene muy molesta a Aymara, quien hasta lloró de la rabia y le dijo a Gladys Rodríguez, esposa del arrepentido golpista Otto Neustald (¿Y qué será de la vida de Otto Neustald?...) que quería renunciar.

Ello corrobora una cosa: La Derecha siempre es voraz, y cree que cuando tiene un bocado en los dientes su deber es engullir, sin saber si es un picante. Aymara pretendió iluminarnos con una brutalidad (decía Cantinflas, cuando le espetaban que su falta de escritura y de lectura lo convertían en un analfabeta, que él no era tal, sino un “analfabestia”), porque ella de verdad creía que lo de inhabilitado político era “político”, y no “politicum”.

Pero yo digo una vaina: Para qué carrizo se está en un medio tan poderoso como la televisión, y penetrándole a tanta gente por la pantalla, si al final de cuentas ignoramos hasta la “o” por lo redondo. (¡Yo pido auxilio, Teodoro!...)

([email protected])


Esta nota ha sido leída aproximadamente 12442 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /medios/a62376.htmlCUS