Por ahí también ataca el capitalismo

"Momentum" y "Sexopolis"

Desde un tiempo a esta parte hemos observado como nuestra televisión comercial promociona y transmite programas como “momentum”, “sexópolis” y otros que, bajo el pretexto “y que” de la educación sexual, lo que propician es la destrucción y abolición de todos los valores involucrados en la relación de pareja.

El formato de estos programas pareciera perseguir principalmente la degradación moral de la mujer, lo que en lenguaje coloquial pudiéramos decir putearla, pues. Colateralmente también se persigue un efecto ablandador sobre la mentalidad del hombre, aquellos hombres que por estar bien centrados dentro de principios y límites moralmente sanos, se les denigra con el cognomento de “machistas”.

Me impresionó muchos como en una de estas noches recientes una supuesta psicóloga llamada Amor y otra supuesta “educadora sexual” llamada Michela , nos brindaron una magistral y detallada demostración de lo que ellas llaman pícaramente un “juguete” sexual pero que siempre lo hemos conocido como consolador o vibrador, en este caso el “cursillo” trató sobre uno de “triple propósito”, llamado así porque puede estimular, simultáneamente, el clítoris, la vagina y el ano de la mujer. Luego pasaron a tratar con insólita ligereza rochelera el tema de la infidelidad conyugal o de pareja en general. Ellas no la llamaron por su nombre, infidelidad, quizá hasta por vergüenza con la audiencia, sino que lo matizaron con la popular expresión de “montar cachos”.

De los comentarios y consejos de estas “especialistas” pareciera desprenderse que no sólo no tiene nada de malo ni de patológico ni de morboso, que la mujer le chupe la polla al vecino que “está bien bueno” y con quien casualmente coincidió en el ascensor, sino que el marido, quien pacientemente la espera con la canilla de pan calientito para cenar, debe recibirla con un apasionado beso tipo Clark Gable en lo “que el viento se llevó”, para queella no se lo vuelva a hacer.

También se ofrecen en estos “programas educativos” las más refinadas técnicas para ocultar los cachos que se le montan a la pareja. Desde la más antigua y simple que es la de “negarlo todo” hasta las más complejas manipulaciones con el celular.

El amor es el sentimiento más noble que puede prodigar un ser humano y la fidelidad y lealtad de quien lo recibe es la que lo mantiene vivo, productivo y trascendente. La gente decente no podemos permitir que seudoespecialistas gozonas nos inculquen contravalores como el adulterio, la traición y la doblez.

Pero no se crea usted ingenuamente que las producciones “momentum” y “sexópolis” (la primera de Globovisión y la segunad de Canal “i”) son meros accidentes casuales de unos cuantos guionistas y moderadores pervertidos. Estos espacios son apenas una parte de la estrategia global de la televisión comercial del mundo capitalista. Estos programas, estos formatos, tienen origen foráneo, transnacional.

La estrategia que nos aplica el gran capital internacional para capturar sus presas, es desmoralizarnos y corrompernos primero para después dominarnos. Comienzan por putear a la mujer, que en casi todo el mundo pero especialmente en el nuestro subdesarrollado, es el eje y sostén principal de la célula familiar, para que una vez se haya generalizado la carencia de valores, hacer transigir al hombre para que acepte pragmáticamente la realidad y colabore también en el desplome moral de toda una sociedad.

¿Por qué se escoge primeramente a la mujer para esta soterrada campaña de desmoralización?

A mi juicio son tres (3) las razones que lo motivan:

1º Porque la mujer es mucho más consumista que el hombre y en consecuencia es el primer objetivo del capitalismo al que sólo le importa el mercado, el número de consumidores;

2º Porque la mujer, por su propia naturaleza, siempre ha sentido una irresistible tentación por explorar el lado oculto de la luna, es decir, lo desconocido. lo no expuesto, lo prohibido o lo no convencional; y,

3º La mujer, como eje central de la familia, tiene la primera responsabilidad en la educación y formación de los hijos.

Eso sucedió en Cuba cuya condición de isla turística tan cercana a los Estados Unidos propició un precoz desarrollo de la televisión comercial, permisiva y hedonista. El resultado fue que la isla fue convertida en el gran burdel de los norteamericanos hasta que el triunfo de la revolución los paró en seco. Anteriormente, cuando todavía no habías desembarcado del avión en Rancho Boyeros, ya la tripulación de los aviones, los taxistas y los oficiales de inmigración, te estaban vendiendo a sus propias mujeres e hijas, muchas de estas en edades tan tiernas como los 14 ó 15 años. Un pueblo así tiene que ser pasto fácil para la dominación imperialista.

La referencia anterior corresponde a la Cuba de los años 50. Imaginemos lo que hasta ahora ha avanzado el mundo, la tecnología, la manipulación y el arsenal de técnicas psicológicas subliminales de que se dispone actualmente. Para no llegar tan lejos, en la misma música, tenemos un ejemplo.

No hay letra más humillante para la mujer que la que le ponen a esa música llamada “reaggeton” y sin embargo, usted ve a las mujeres, jóvenes y no tan jóvenes, delirando, bailando, celebrando y hasta coreando una música que las denigra, que las regresa a un primitivismo sexual repugnante. De vaina no se ponen en cuatro patas para que las penetren los jamaiquinos y demás negritos del Caribe que nos han traído esta contracultura.

¿Quiénes imponen esta y otras modas y costumbres vejatorias de la mujer? Sencillamente lo que llamamos en su conjunto la industria publicitaria capitalista que incluye medios de comunicación, agencias publicitarias, promotores de eventos y concursos, academias de modelaje, en fin todo un complejo comercial capitalista.

Pero no se ven protestar ni criticar ni denunciar por ningún medio a estas habladoras de “güevonadas” que ostentan cargos públicos para la defensa de los derechos de la mujer, entre ellos el de una vida libre de violencia .

¿Qué mayor violencia y desprecio hacia la mujer que la difusión de este tipo de música? Y, sin embargo, ¿cuándo escucha usted a la que nombraron ministra para la mujer, protestar esta basura importada? Muy revolucionaria, muy comprometida, muy patria o muerte aunque no rodilla en tierra por razones obvias, pero todo el tiempo se le va en adular a Chávez.

Soy consciente de que estos comentarios resultarán muy polémicos y dividirán las opiniones, principalmente de las féminas. Muchas me supondrán un “viejo pajúo” por mis referencias a la Cuba de los años 50. Otra cantidad importante defenderán a capa y espada los programas televisivos que se aluden aquí así como defendieron los “pornos” de RCTV cuando no le renovaron la concesión. Pero, mayoritariamente diría yo, se pondrán inmediatamente a navegar por Internet para buscar una “sex-shop” donde vendan el bendito juguete ese de triple propósito. Por ahora, los hombres parecemos destinados al cesto de las cosas inútiles a menos que una mutación genética traiga al mundo los nuevos hombres con “tres paticas” como traen los enchufes de ciertos electrodomésticos como aspiradoras, lámparas y computadores.

(*) Economista

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 9506 veces.

Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

Medios de Comunicación

¡Palo al Tiburón! Contra el Imperialismo en Defensa de la Soberanía

Ideología y Socialismo del Siglo XXI