Cisneros y Camero, no son gafos, con Maduro se anotaron a ganador

Después vendrán los otros tipos de medios. Cobra vigencia la acción “educativa “de las televisoras nacionales cuando observamos como un grupo de artistas audiovisuales se cuadran con el Majunche al mismo tiempo que califican de tarifados a los aristas que se sumaron a la causa de Maduro.

La mayoría de los que trabajaron y trabajan en medios audiovisuales no terminan de entender que una televisora no es una empresa cualquiera. Una televisora es una madre sustituta. Una fábrica de mentalidades, de usos y de costumbres. Su programación tiene como única finalidad sembrar falsos valores en la ciudadanía, transculturizar a los pueblos, destrozar los valores de identidad y de pertenencias. Lo de las televisoras es lo fatuo, lo vanidoso, el implante de lolas como pasaporte al éxito y a la felicidad de las mujeres. “Hazte las lolas y triunfa en la vida”. La televisión vende los autos como un piropo para conquistar mujeres bellas. Un carro es el camino a la cama acompañado de una linda chica. Tengo un pana que dice que el mejor piropo es un auto nuevo, de paquete.

Antes la televisión, según la Constitución era recreativa. Pero con La Bicha y la ley Resorte es educativa y su programación de debe atentar contra la educación y la formación de los niños.

Cuando Chávez entra en el escenario del poder comienzan los canales de televisión venezolanos a enculebrarse con él. Y lo hacen porque con Chávez las cosas serían muy distintas. Al final algunos doraron la píldora, otros se hicieron los locos y otros metieron chola a fondo en su guerra mediática con Chávez, como es el caso de RCTV y Globovisión. El primero pasó a la historia, y el segundo dicen que lo vendieron y que después de abril vendrá con otra parrilla y otros moderadores.

Cisneros recogió los cables y conversó con el Presidente Chávez. Dicen que fue Carter quien le tendió la cama con el Arañero de Sabaneta. Después de eso Napoleón salió como corcho de limonada. Venevisión bajó un pelo la guardia aunque a veces la carreta soltaba una rueda. En cuanto a Televén aunque se tongonea siempre se le ve el bojote.

Una muestra de nuevos tiempos, ojalá y Dios quiere que sea así, de Venevisión y Televisión, se asoma débilmente en el horizonte cuando observamos como Cisneros y Camero le ordenan a sus moderadores estrellas que entrevisten a Nicolás Maduro en el cierre de campaña y no a Radonski, quien se ve obligado a refugiarse en Globovisión entrevistado por Kiko, Angola y Rolan. Nada que ver con las luminarias periodísticas de Venevisión y Televen, y de Tania Díaz como periodista invitada por Venevisión.

Los dueños de Venevisión (Cisneros) y de Televen (Camero) no tienen un pelo de gafo. Ellos saben que Gana Maduro y por eso se anotan a ganador. Ambas televisoras guardando un sano equilibrio informativo y editorialista funcionarían perfectamente informando y opinando de lo bueno y de lo malo de la Revolución y el Chavismo. Nada de la Ley del Tubo y de Le Ley del Embudo.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 7014 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Medios de Comunicación

Oposición y golpismo